Emprendedores.es

Anboto, la mejor Startup del Mundo en 2010, explota el filón de los asistentes virtuales enfocados a la atención al cliente a través de la nube o cloud

Máquinas que hablan, responden… y ahorran costes

Ha sido el visto y no visto. A Anboto, una empresa especializada en diseño y producción de asistentes virtuales, esos ordenadores que hablan con los clientes de cualquier compañía a través de Internet, le bastó unos meses para pasar de mero proyecto empresarial a empresa hecha y derecha.

Fernando Barciela 24/11/2011

Xabier Uribe-Etxebarria lidera una tecnología capaz de cambiar el mercado de modo significativo.

Una startup que tiene brillantes perspectivas a la vista. Fundada a finales de 2009, se alzaba en diciembre del año siguiente con el puesto de la mejor startup del mundo (entre 1.000 analizadas y 100 finalistas) del ranking Innovate100!, dirigido por Chris Shipley, una de las mujeres más influyentes de la industria mundial del software, fundadora de exitosas empresas en la Red como  Salesforce.com o VMware.

Por si ese galardón no fuera ya el no va más para una recién llegada, en abril de este año la consultora Gartner la incluía entre las tres compañías de Internet calificadas de cool vendors en 2011, es decir empresas “capaces de cambiar o afectar el mercado de modo significativo“. Esto porque, según Gartner, el asistente virtual de Anboto, suministrado a través del cloud o nube, es “un salto cualitativo de una generación, revolucionando el comercio electrónico”.
No extraña que ante este aluvión de recomendaciones, hayan empezado a afluir los contratos a la sede de la empresa, en Erandio, Vizcaya. “Entre los clientes que acaban de adquirir nuestros productos, se encuentran el BBVA, Eroski, Vueling o Ipar Kutxa”, explica Xabier Uribe-Etxebarria, su fundador y CEO. Se espera que otras grandes empresas se apunten en los próximos meses.

Más importante aún que el presente, son las expectativas de Anboto, que además de la sede en el País Vasco, cuenta con oficinas dentro del MIT (Massachussets Institute of Technology) y en Redwood, en el Silicon Valley. “Estamos recibiendo llamadas y teniendo reuniones con firmas de capital riesgo europeas y de Estados Unidos que quieren invertir en nuestra empresa, incluso rechazamos una oferta millonaria de una empresa norteamericana para comprar nuestra compañía”, prosigue Uribe-Etxebarria.
¿Cuál ha sido el secreto? Pues que Anboto se ha posicionado en el llamado lenguaje computacional, una tecnología enfocada al web costumer service (atención al cliente a través de Internet), en franca expansión estos días. Y con soluciones más avanzadas que las de sus rivales. Según su fundador, “hemos logrado desarrollar agentes virtuales de venta que logran una relación total entre persona y máquina: el usuario se puede expresar igual que lo haría con un intermediario humano ya que son máquinas que entienden el lenguaje humano y lo hablan“.

Más allá de la vanguardia
Algo que han conseguido, explica Uribe-Etxebarria, “porque nuestros agentes virtuales se basan en una tecnología de desambigüación de información de las frases, que realiza cinco análisis: morfológico, sintáctico, semántico, pragmático y funcional”. La clave, parece ser, que en lugar de trabajar con palabras lo hacen con conceptos (significados). Para facilitar la eficacia de estas máquinas, Anboto ha creado productos específicos para banca, aerolíneas, salud o tiendas online. “Pero podemos adaptarnos a lo que quiera cada empresa“, dice el CEO.

Todo empezó después de que Uribe-Etxebarria, que ya llevaba ocho años trabajando en el área de lingüística computacional, decidiera completar sus estudios en Estados Unidos en 2009. Entonces inició el desarrollo del sistema de diálogo entre humanos y ordenadores y empezó a adquirir reputación en ese campo, lo que le valió una invitación para unirse como experto al consorcio World Wide Web, en el que trabaja en la definición del futuro de la web junto a otros especialistas y a su creador, Sir Tim Berners-Lee.
De lo que no cabe duda es que el fundador de Anboto ha hecho un auténtico carrerón en poco tiempo. Nacido en 1981 en Algorta, ha tenido tiempo, antes de crear la empresa, de hacer dos carreras de ingeniería en Deusto (Electrónica Industrial y Organización) y diversos cursos en el MIT, Chicago o la Harvard Business School, además de haber sido gerente de Interlan System.   

Su pasión por las tecnologías de entendimiento del lenguaje no fue fruto de una repentina afición sino que, como él explica, las heredó en parte de su padre, Gregorio, ingeniero de profesión, “que ha dedicado su vida al estudio de temas relacionados con el ámbito de la lingüística computacional y la traducción automática“.

Lo cierto es que cuando Uribe-Etxebarria empezó a tener resultados concretos en su sistema de lenguaje computacional, inició una ronda de contactos con algunos de los gurús mundiales en ese campo, que, según él, le alentaron a avanzar. “A finales de 2009, decidí crear una empresa para aplicar los conocimientos adquiridos a las necesidades de mercado, apenas con 3.100 euros de inversión inicial”, señala. Después completó dos ampliaciones de capital.

A Uribe-Etxebarria le gusta también pensar a lo grande. “Mi propósito ha sido crear una empresa líder mundial en sistemas de eService basados en el motor semántico más potente el mundo“. Afirma que Anboto nació desde el principio con una clara perspectiva internacional, lo que explica las delegaciones con que cuenta en Estados Unidos. “Pese a que el desarrollo de la tecnología lo hacemos en Bilbao, siempre hemos pensado que si quieres triunfar en lo que haces, no te puedes poner fronteras. Nadie suele ser profeta en su tierra por lo que es fundamental salir fuera”, añade. Por eso, además, de las delegaciones que ya tiene en Norteamérica, Anboto tiene previsto abrir oficinas en México, Chile y Londres.

Sin embargo, y pese a tener entre manos un producto singular, no le resultó fácil lograr sus primeros clientes. “Los conseguí llamando a la puerta”, recuerda. Uno de los primeros es Vueling, con el que firmó en enero. “Me fui a Barcelona, me presenté en sus oficinas y pregunté por el director de marketing, me atendieron y ahora es uno de nuestros mejores clientes“.
Anboto no vende ordenadores ni siquiera software, sino que distribuye su servicio en la nube y en modo SaaS, “que es un pago por uso del servicio“. Además de que el SaaS le permite al cliente controlar en todo momento la efectividad del servicio (a la hora de reducir costes o aumentar ventas), resulta más rápido de instalar.  E
fernando barciela

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista, te ahorrarás un 20% y recibirás 12 números por sólo 28,80 euros.

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • Lo mejor de Emprendedores en tu correo. ¿Te vas a resistir? Date de alta en nuestra Newsletter, y descárgate gratis el ‘Manual práctico del emprendedor’.