Buscador
cerrar

Casos prácticos

4 ejemplos de 'emprendedores por necesidad' que han triunfado en plena crisis

Conocer qué han hecho otros emprendedores puede ser de gran ayuda para los que estén pensando en abrir un nuevo negocio. Aquí te dejamos cuatro casos reales que te servirán de inspiración.

15/01/2016
Linkedin Whatsapp
Buscando la conciliación familiar

Ana Miño, fundadora de Biolandia

La maternidad marca el devenir profesional de muchas mujeres y, en ocasiones, sirve para poner en marcha ese negocio tantas veces soñado.

Ana Miño así lo cree. Tras cerrar una etapa viviendo en Alemania, que le permitió entrar en contacto con el consumo de productos ecológicos, vuelve a España donde dedica los primeros años a la crianza de sus dos hijas.

Concienciada sobre el cuidado de su familia, en 2012 comparte sus experiencias como consumidora en un blog, que un año más tarde evolucionó hasta convertirse en Biolandia: una comunidad que fomenta el consumo responsable a través de un e-commerce con una amplia oferta de alimentación ecológica, cosmética natural, maternidad responsable y otros productos y servicios relacionados. “En estos años, el mercado laboral no ofrece grandes oportunidades, pero, en mi caso, estaba convencida de que Internet me permitiría una labor profesional compatible con mi vida familiar: trabajar cuándo y dónde quiera”, explica.

Menos coste
La decisión también se tomó en términos de inversión: “Abrir una tienda online implica un coste mucho menor que asumir la reforma y costes fijos de un local, además puedes invertir gradualmente a medida que el negocio crece”. Una inversión que en el caso de Biolandia se destina a posicionar la marca en buscadores. Antes hubo un intenso trabajo. “Estuve más de seis meses estudiando y midiendo el mercado, analizando qué faltaba y qué podía ofrecer yo”, añade Miño.

La reinvención del ejecutivo

Jaime Pérez, cofundador de Noelia Nova

“Ejecutivo del sector financiero retail siempre vinculado al cambio”. Así se define Jaime Pérez, que tras haber trabajado para firmas como Banesto, Pelayo o Swiss Life se vio afectado por un ERE. Con 45 años, desde el principio tuvo claro que la coyuntura del mercado laboral no le iba a ser favorable. Su última empresa contrató un servicio de recolocación (outplacement) en MOA-BPI Group, al que él decidió sacar partido: “Empecé a analizar mi perfil y me di cuenta de que siempre había sido como un emprendedor, muy adaptado al cambio en los distintos departamentos que había puesto en marcha”. Tras trabajar durante nueve meses en un proyecto de comparador bancario, decide probar suerte en un terreno hasta ese momento ajeno, pero para el que había encontrado la compañera de viaje ideal. En asociación con una diseñadora decide lanzar Noelia Nova, una firma de moda de lujo centrada en los zapatos tipo bailarina y el vestido de noche. “Habíamos identificado un nicho de mercado que en España tiene un líder internacional”, explica. Conscientes de que el país no vivía su mejor momento para una firma premium, se centraron en el mercado internacional, para lo que se contrató un agente comercial en Dubái, desde donde se trabaja la expansión en toda la región. Tras dos años de preparativos en los que la selección de proveedores fue vital, en 2013, la empresa ve la luz. El plan pasa por crear una selecta red de tiendas, para ello han diseñado dos modelos de tienda que se ofrecen en franquicia. Mientras tanto la venta directa y online mantiene el negocio y va generando branding: “Ahora no me planteo otra posibilidad, no hay plan B”.

Una solución tutelada

María Dolores Prieto y José María Salgueiro, franquiciados de DIA

El desempleo está asociado a muchas de las historias de emprendimiento por obligación. Cuando José María Salgueiro se quedó en el paro pasados los 40 años, él y su mujer, María Dolores Prieto, tuvieron claro que había que tomar una decisión. “Por mucho que busques no hay trabajo, y menos para un profesional de la construcción. Decidimos no dar muchas vueltas”, explica Prieto: “Yo era trabajadora de supermercados DIA y en alguna ocasión me había informado sobre la posibilidad de acceder a una franquicia, así que había llegado el momento”. Con dos hijos y una hipoteca, el matrimonio valoró las facilidades que como empleada Prieto tenía para acceder a una franquicia de la red de supermercados: “Para nosotros era importante no tener que aportar dinero de casa para montar o dar viabilidad al negocio, eso nos preocupaba mucho porque nunca sabes cómo te va a ir”. El proceso de apertura lo recuerda como rápido y sencillo, “nos ayudaron en todo momento y sólo tuvimos que pagar un canon de entrada de 300 euros”. Así, en julio de 2013 en el centro de Vigo se reabría el supermercado en un local que anteriormente había sido gestionado directamente por la empresa de distribución, en el que trabajan los dos socios y tres empleados más.

“Desde el primer día tuvimos clientes, y eso que era verano. El negocio no da para hacerse rico sino para tener dos sueldos, pero estamos satisfechos”, explica Prieto. De hecho la pareja especula sobre abrir un segundo local, “pero todavía es pronto, eso lo valoraremos más adelante”.

Sin experiencia previa

Mar Sierra, cofundadora de Sensahion

Mar Sierra no entiende de límites. Esta joven derrocha entusiasmo, que a buen seguro aportó en la decisión de abrir su propio laboratorio fotográfico apenas graduada en Producción Audiovisual, en el IES Puerta Bonita de Madrid: “No me veía mandando currículos y cruzando los dedos para en el mejor de los casos coger un trabajo temporal. Se dio la casualidad de que conocí al fotógrafo Juan Cabanillas y pensé que montar un estudio era mucho más estable y me permitía crear mi propia marca”. Así recién cumplidos los 21 años, en 2011 nace Sensahion en el centro de Madrid con una inversión inicial de 3.000 euros, que muy pronto se especializó en ofertar books fotográficos para profesionales o particulares interesados en la foto de estudio. “Nos hemos adaptado a la demanda recuperando el gusto por la fotografía bien hecha”, añade. Para ello han desestructurado el book tradicional para adaptarse a los cambios de ropa o maquillajes, lo que permite ofrecer su trabajo desde 49 euros e ir sumando complementos según las necesidades. Y el negocio funciona cada vez mejor. En el camino muchos nervios, cursos de formación en marketing online y redes sociales, un área en el que Sierra ya se desenvolvía, pero que tuvo que fortalecer y que se ha convertido en una de las claves en el éxito del negocio. Los planes pasan por seguir acercando el book al público y reforzar sus servicios para e-commerce, pero tres años después todo se ve con más objetividad.

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • ¿Quieres recibir todas las semanas lo mejor de Emprendedores en tu correo? Solo tiene que darte de alta en nuestra Newsletter.


Encuentra tu franquicia

Ver más articulos