Buscador
cerrar

Entrena tu mente para el éxito

10/05/2018
Linkedin Whatsapp

Si no eres alumno de 8Belts, el contenido de este Peldaño te vendrá genial. Si lo eres, te vendrá aún mejor. El aprendizaje de idiomas en 8Belts, como sabes, se produce de manera online. No contamos con academias físicas para un estudio presencial, por lo que nuestros Belters (alumnos) sólo estudian cuando están conectados a internet o a la aplicación. Esto es el aprendizaje online, pero, además, existe otro que yo denomino aprendizaje offline. Este es el aprendizaje que tiene lugar cuando no estás llevando a cabo el estudio de forma directa. Ese es el tipo de aprendizaje en el que se va a centrar este Peldaño, en todo lo que puedes aprender cuando no estás estudiando.



  Tras años investigando sobre cómo aprende el cerebro humano, y en especial cómo aprende idiomas, he observado que para conseguir pronunciar una frase en el idioma que se esté aprendiendo y hacerlo con fluidez y de forma totalmente correcta, es necesario haber repetido y ensayado esa frase 23 veces dentro de un periodo de unos siete días. Lo interesante de esto es que todo ese entrenamiento mental puede llevarse a cabo durante la fase offline. Cada repetición de esa frase que realices por tu cuenta mentalmente a lo largo del día contabilizará de cara a tus 23 repeticiones igual que si la hicieras cuando estás estudiando. ¿Qué significa esto? Que puedes estar ejercitando tu cerebro durante el día sin necesidad de tener ningún tipo de material de estudio: mientras estés en la ducha, montando en bicicleta, paseando, tumbado en la cama o nadando. Y lo que es mejor, hacerlo extraerá el poder de tu mente, acelerará tu aprendizaje y disparará tus resultados. Si yo he aprendido varios idiomas, no ha sido porque haya estudiado una década cada uno, sino por haber condensado el estudio con esta práctica.

Multiplica el tiempo de reflexión y multiplicarás las horas de aprendizaje

  Ahora bien, si consideras que esta técnica solo es aplicable a alumnos de 8Belts o incluso solamente a los idiomas, te estarías quedando con un grano de arena en lugar de con la playa entera. Para demostrarte que va mucho más allá, te daré otro truco de memorización, aplicación de lo anterior, que es incluso más práctico y que espero que te acompañe durante el resto de tu vida.
                    
  ¿Sabes cuál es la palabra más bonita para cualquier persona del mundo?
                    
  Su nombre.
                    
  Y, sin embargo, lamentablemente, suele ser la palabra más olvidada. Este truco va a permitirte extraer el oro de la mina que llevas en tu mente y que de no ser por este Peldaño quedaría desaprovechado.
                    
  Imagínate que un colaborador tuyo te presenta a su jefa, María, en un cóctel de trabajo. Te dice su nombre y te cuenta un par de cosas sobre ella. Esos minutos en los que te proporciona esa información equivalen a la parte online y obviamente son muy importantes, ya que sin ellos, no tendrías los datos que necesitas. Es crucial que prestes atención a esa información, especialmente el nombre. Pero lo interesante viene justo después. En cuanto la conversación se termina, comienza la parte offline, aquella en la que tu cerebro trabaja por su cuenta y empieza a explotar el po- tencial que no aprovechamos. Mientras te diriges a la mesa de las bebidas y tienes unos minutos sin contacto con nadie, pon en marcha el siguiente truco. Toma el nombre de tu nuevo contacto, María, y piensa en la primera persona que venga a tu mente con ese mismo nombre. Puede ser una persona de tu familia, de tu infancia, de tu círculo de contactos o incluso alguien conocido o famoso. Usa tu imaginación para volver a la situación anterior y situar a la persona imaginaria al lado de la real. Siempre de forma imaginaria, haz que ambas personas interactúen entre sí. Quizás tu mente decida que se den un abrazo, un apretón de manos o algo menos realista, como que una se agache y limpie los zapatos a la otra. Curiosamente, si eliges una acción menos habitual, tu mente la recordará mejor, puesto que los pensamientos normales se diluyen y se olvidan, y los absurdos resaltan y se recuerdan. Ahora cada vez que quieras recordar a la María real, tan soolo reproduce la película que has creado en tu mente. En cuanto visualices a la María imaginaria, sabrás el nombre de la persona real.
                    
Entrena esta técnica desde hoy mismo y te demostraré que no tenías mala memoria para los nombres. Es que no usabas el poder de tu mente.
                
#LaInteligenciadelÉxito
No digas que eres malo en algo. Mejor di
 que desconocías las técnica para dejar de serlo.
@Anxo

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.


Encuentra tu franquicia

Ver más articulos