Buscador
cerrar

Si quieres aprender mucho...

07/05/2018
Linkedin Whatsapp

               
            
SI QUIERES APRENDER MUCHO... APRENDE MENOS.
                    
APRENDE MENOS... PERO APRÉNDELO MEJOR.
                    
  He dedicado media vida (y me quedo corto) a estudiar y aprender. De momento voy por cinco titulaciones universitarias, nueve idiomas y nueve instrumentos musicales, y por supuesto haré todo lo posible por no detenerme ahí. En este Peldaño no me interesa hablar de todo lo que aprendí, sino de lo que he aprendido sobre cómo aprender, y lo que es aún más importante, sobre cómo no aprender. En el Peldaño anterior hablé de la importancia de las clases para aumentar tus conocimientos y ser más. En este me centraré en cómo aprender adecuadamente.

Invertir en aprender es invertir en crecer.

  Estas son las claves que te vendrá bien tener en cuenta para explotar los resultados de las clases y los cursos comentados en el Peldaño anterior.
                    


  La primera es que, siempre que te lo puedas permitir, deberías dar prioridad a la enseñanza individualizada. Yo defiendo que una clase individual puede enseñarte más que diez de grupo. (Qué curioso que, en una clase de idiomas, el que más habla el idioma no es el alumno, sino el profesor.) Salvo cuando no hay una alter- nativa, yo hace años que no asisto a clases de grupo. Si el objetivo es hacer amigos o encontrar pareja, las clases de grupo suelen ser un éxito. Si el objetivo es aprender, suelen ser un fracaso. Te explico el porqué. Las clases de grupo se basan en un modelo que yo llamo TCS, o teacher-centered-system, en el que si el aprendizaje es un sistema solar, el sol es el profesor. Pero para aprender es necesario un SCS, o student-centered-system, donde el sol es el alumno. ¿Por qué? Por mil motivos: porque no se aprende escuchando, sino haciendo; no se aprende siendo escultura, sino escultor; y no se aprende cuando el profesor se preocupa por lo que él más desea enseñar, sino por lo que tú más necesitas aprender.
                    
  La segunda es que siempre deberías exigir resultados. Y rápidos.
                    
  Una vez estaba en una entrevista de radio hablando del método 8Belts y de hasta qué punto había supuesto una revolución en la industria de los idiomas. La amable periodista, intentando añadir un poco de escepticismo a la entrevista, me preguntó cómo podía la gente saber la diferencia entre los vendedores de humo y un método que vende algo real, ya que hay demasiados métodos y muchos prometen milagros. «La única forma de separar la paja del trigo es exigiendo resultados —le respondí—, sea mi empresa o sea cualquier otra.» Los que vendan humo, no podrán demostrar lo que prometen. Los que vendan resultados, sí.
                    
  Da igual lo que quieras aprender y da igual con quién lo aprendas. Se enseñe lo que se enseñe, si se enseña bien, deberías poder ver resultados rápidos. Exige que así sea. Si vas a clase de baile, llévate un paso de baile completo a casa hoy mismo. Si vas a clase de piano, toca una canción, por básica que sea, para la fiesta del sábado. Si vas a clases para nadar mejor, cronométrate antes de la clase y confirma que lo aprendido mejora tus tiempos. Todos los días deberías poder llevarte alguna píldora de aprendizaje que sea útil, práctica y cuantificable. Siempre que la clase se centre en el valor de las cosas para el mundo real, esto es posible. Si no es así, cambia de profesor o cambia de método.
                    
  La tercera, no te centres en la teoría, sino en la práctica. Si preguntas a un gramático cómo hablar un idioma, es como si preguntas a un mecánico cómo conducir un coche. El gramático te hablará de gramática igual que el mecánico te hablará de mecánica, pero tu objetivo no es ni ser gramático ni ser mecánico, sino hablar un idioma en un caso y conducir un vehículo en el otro. Esto se aplica no solo a los idiomas, sino a cualquier destreza en la que predomine la teoría por encima de la práctica. Céntrate en la parte práctica y esto te permitirá ver resultados rápido, lo cual resultará en un aumento de tu motivación.
                    
  Y la cuarta.

#LaInteligenciadelÉxito

El objetivo del aprendizaje no es cuánta información entra en tu cerebro,
 sino cuánta de la que entra se queda dentro.
@Anxo
                    
El éxito en el aprendizaje está en la retención. Para ello ten presente un conocido dicho en inglés: «Use it or lose it». Aquello que no acabes utilizando, lo terminarás perdiendo. Aquello que acabes empleando, lo terminarás reteniendo.
                    
#LaInteligenciadelÉxito

Lo importante no es cuánto realmente estudias,
 sino cuánto realmente aprendes.
@Anxo

 
Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.


Encuentra tu franquicia

Ver más articulos