Buscador
cerrar

Muhammad Yunus, premio Nobel e inventor de los microcréditos

"La motivación llega cuando muestras a la gente la efectividad de lo que hacen"

A su paso por Madrid para la presentación de su nuevo libro, el banquero de los pobres, uno de los emprendedores más admirados, con 25 empresas a sus espaldas, anima a emprender desde el ámbito de lo social. “Todos ganamos”.

08/08/2008
Linkedin Whatsapp

lgual que sus dos grandes modelos, Martin Luther King y Nelson Mandela, Yunus ha hecho oídos sordos a quienes le tachaban de loco o de idealista. “En EEUU coincidí con todo el movimiento pro derechos civiles de Luther King, un carácter fuerte que demostró que nada en la vida es imposible. Su lucha ha hecho posible que hoy haya un candidato negro a la Casa Blanca”. El caso de Mandela es similar: “Cuando propuso la igualdad entre negros y blancos parecía una locura y, sin embargo, ahí está. Ni la cárcel ni las penurias le apartaron de su objetivo y, al final, fue el primer negro en gobernar el país más racista del planeta. Cómo no admirar a alguien que es capaz de seguir luchando por sus ideales en las condiciones más adversas”.

Y cómo no admirarle a él, el economista que consiguió enfrentarse al sistema económico más tradicional y que ya es conocido como el banquero de los pobres, porque ha demostrado al mundo que los más desfavorecidos son tan dignos de confianza, o más, que el más poderoso.

Usted siempre ha dicho que toda persona sólo necesita que se crea en ellos. Esta confianza ¿es pura filantropía o la clave de su éxito?

Para tener éxito debes creer en tu negocio y ser capaz de persuadir a los demás de las bondades de tu producto. El éxito en una empresa tradicional normalmente no tiene nada que ver con creer en las personas. Eso sólo se hace cuando quieres cambiar el mundo, cuando lo que buscas es una empresa social. Entonces es cuando sí crees en la gente y tu éxito radica precisamente en eso, en confiar en las personas.

¿Qué hace un emprendedor por accidente, como reconoce en su último libro, revolucionando el mundo de la empresa?

La verdad es que yo nunca me había planteado ser empresario, como tampoco nunca me había propuesto ser banquero. Son un poco las circunstancias las que me han empujado. Como emprendedor lo que trato es de ver oportunidades de negocio, ver oportunidades de empresa social, planes de negocio que funcionen y tratar de reconocer hasta donde se puede conseguir el éxito. En términos de no perder dinero y de que el negocio pueda autofinanciarse. Si el plan no funciona, hay que cambiarlo y seguir buscando la manera de conseguir que esa oportunidad se convierta verdaderamente en una realidad. Si eso supone un cambio en la forma de hacer las cosas es una casualidad, no una revolución.

¿Qué lecciones prácticas ha aprendido a lo largo de estos 30 años?

Si hay algo que he aprendido es la necesidad de concentrarse en un tema, empezar en pequeño y desarrollar un prototipo que funcione, cuando creas el prototipo que funciona y que te gusta es cuando puedes crecer y aplicar ese prototipo a otros proyectos. A partir de ahí es cuando necesitas crear una estructura de gestión que te permita crecer, incluso en entornos corruptos, como nos ocurrió a nosotros.

¿Y cuáles son las claves de esa estructura de gestión?

La primera clave es conseguir que la gente entienda su responsabilidad, que conozcan exactamente cuál es su papel dentro de la organización y cuál es el fin y el objetivo de la empresa. No debe existir ningún tipo de confusión. La visión de la empresa debe quedar perfectamente clara. Pero, además, deben percibir que son evaluados por su desempeño, para que se sientan motivados y reconfortados en su trabajo.

Las personas ocupan en el vocabulario de Yunus un hueco constante. Algo lógico si tenemos en cuenta que preside un conglomerado de empresas que da trabajo a más de 22.000 personas: gente que está tan involucrada y entregada a la causa como los dos estudiantes con los que empezó esta peculiar aventura hace 30 años. El secreto, saber motivarles.

¿Y cómo consigue hacerlo?

En realidad la motivación llega cuando muestras a la gente la efectividad de lo que hacen, cuando ven los resultados y cuando comprueban que lo que hacen tiene efecto directo en la vida de las personas. Pero, además, esa eficacia tiene que ser reconocida por la dirección. En el banco están muy bien definidos los objetivos y el reconocimiento llega a partir de un sistema de cinco estrellas: si una sucursal tiene una tasa de recuperación del 100% ganan la estrella verde; si genera utilidad, gana una estrella azul; si tiene más depósitos que préstamos, gana la estrella violeta; si todos los hijos de las prestatarias/os asisten a la escuela, ganan la estrella marrón y si todos los prestatarios/as superan la línea de la pobreza obtienen la estrella roja. Este reconocimiento es tanto para la sucursal como a título individual, si un trabajador consigue alguno de los objetivos obtiene su estrella aunque la sucursal todavía no la haya alcanzado. Las estrellas permiten a la gente conseguir el reconocimiento directo e inmediato a su tarea. Cada vez que reciben una estrella pueden demostrarlo, porque son objetos físicos que pueden llevar encima. De alguna manera es la forma más concreta de lograr el reconocimiento directo a su tarea. Comprenden que el alcanzar los objetivos no es algo abstracto, sino algo concreto, transparente y además ayuda al país.

En su libro Un mundo sin pobreza al comentar cómo surge el acuerdo con Danone para crear Graneen Danone –una empresa social para fabricar yogures enriquecidos para los niños desfavorecidos-, reconoce que la decisión responde a un impulso y que muchos de sus mejores proyectos han nacido precisamente de esta forma ¿es la intuición su mejor arma empresarial?

La intuición es muy importante, pero tiene que ir acompañada de un conocimiento y de un background, de una experiencia. Es decir, tiene que haber una tierra fértil que esté lista cuando caiga la semilla para que ésta pueda crecer. Pero si la tierra está baldía, por mucho que siembres no crecerá nada. Cuando hay una base, de conocimiento, de formación, de experiencia, cualquier chispa puede hacer crecer la idea fundamental de un negocio.

¿Se aprende más de los fracasos o de los éxitos?

De los dos. Todas las experiencias te ayudan a crecer, a avanzar. La vida es una mezcla de ambas cosas, de éxitos y de fracasos. Los errores te permiten aprender a hacerlo mejor en la siguiente ocasión, pero de los éxitos también se aprende, porque te demuestran que vas bien encaminado y te dan el estímulo para seguir. Todo depende también de los objetivos que te hayas marcado, en función de ellos tendrás que mirar hacia uno u otro lado.

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • ¿Quieres recibir todas las semanas lo mejor de Emprendedores en tu correo? Solo tiene que darte de alta en nuestra Newsletter.


Encuentra tu franquicia

Ver más articulos