Emprendedores.es

Acorta la distancia entre esfuerzo y premio

15/07/2015

El título de este Peldaño es la fórmula de la motivación, la misma que usamos en 8Belts para conseguir que los alumnos nos dieran la piedra sobre la que poder esculpir nuestra escultura.

Si consigues reducir la distancia entre el momento en que te esforzaste por algo y el momento en que le sacas partido directo a ese esfuerzo, le estarás diciendo a tu cerebro cuando disfrute del premio: «tu sacrificio ha valido la pena. Mantén el ánimo y sigue esforzándote para que pronto puedas obtener el siguiente premio». Si te gusta el pan y ves que introducir más masa en la cinta transportadora del horno se traduce en más barras unos minutos después, tendrás toda la motivación de poner más masa en el horno. Pero si primero tuvieras que descongelar la masa durante veinticuatro horas, seguramente no lo harías. ¿Por qué? Porque esperar desmotiva.

Si en el sistema tradicional de enseñanza se entendiera el secreto de este Peldaño, se podría hacer un par de ajustes que revolucionarían el aprendizaje académico. En vez de fomentar el sistema actual en el que empiezas a estudiar a los seis años y en muchos casos no le sacas partido hasta los veinticinco o treinta cuando encuentras trabajo, se le daría un vuelco para que en lugar de estudiar para almacenar información, se estudiase para utilizar la información. No se te enseñaría álgebra sin más, sino que se te darían cinco casos concretos donde en los próximos cinco días puedas hacer uso de lo aprendido en tu vida real. No se darían disertaciones sobre el Imperio romano alejadas de la realidad del alumno, sino que se proporcionaría cinco casos en los que a día de hoy vivimos como vivimos precisamente porque un día existió un Imperio romano que vivió como vivió, haciendo palpable el efecto de la historia sobre el presente. Todos aprenderíamos más cosas si se invirtiera más tiempo en explicar para qué valen y menos en qué consisten. Algo tan simple como aplicar lo que se aprende a tu realidad equivale a alentar el esfuerzo, ya que le otorga sentido. Observas tu propio esfuerzo y acto seguido entiendes por qué vale la pena seguirse esforzando.

Si se enseñara mejor, estudiar y aprender serían sinónimos

Esto aplica a todo en la vida. La enseñanza y muchas otras áreas están necesitadas de las ventajas del Peldaño. ¿Cuánto mejoraría tu bienestar laboral si tu jefe te reconociese un trabajo bien hecho el día que lo hiciste y no un tiempo después? ¿Cómo sería tu empresa si el premio no lo definiese el día que ésta da beneficios, sino cada logro a lo largo del camino? ¿Qué sucedería con tu motivación al aprender un nuevo idioma si lo que aprendiste por la mañana te escuchas a ti mismo usándolo por la tarde? ¿Cuánto aumentaría el número de personas que aprendería a tocar un instrumento si te pudieran garantizar que en la fiesta de este sábado podrás tocar tu primera canción ante tus amigos? ¿Si se enseñara la práctica y luego la teoría, en lugar de al revés?

La clave está en dividir el objetivo global en pequeños objetivos, la comilona en bocados, y celebrar cada uno de ellos. Convertirlos en premios te permitirá unir cada esfuerzo con su premio y acortar la distancia existente entre ambos. Será fácil empezar la carrera y todavía más mantenerse en ella.

#88peldaños
No me enseña el mapa. Me enseña el camino.
@ANXO

Del libro “Los 88 Peldaños del Éxito”
Anxo Pérez, CEO 8Belts.com (Habla un idioma en meses)
www.anxoperez.com

Publicidad
Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • ¿Quieres recibir lo mejor de Emprendedores en tu correo? Date de alta en nuestra Newsletter y descárgate gratis la ‘Guía Quién te ayuda a Emprender 2016’.


Encuentra tu Franquicia