Buscador
cerrar

Las tres críticas

29/07/2015
Linkedin Whatsapp

Existen tres tipos de críticas. Las altruistas, las egoístas y las envenenadas. A medida que vas creciendo en tu ruta hacia el éxito, mucha gente, que te quiere bien, te dará una serie de consejos que tienen como única finalidad ayudarte. Ésos son los altruistas. Al mismo tiempo te verás abocado a escuchar un conjunto de consejos que ayudan más a quien los da que a quien los recibe. Ésos son los egoístas. Pero de ambos puedes aprender.

Cuando te hagan una crítica constructiva, no busques los motivos que la desmientan, sino aquellos que pudieran confirmarla

     Las críticas altruistas son perlas para el crecimiento. Abrázalas como un tesoro, ya que con ellas crecerás y de ellas aprenderás.

     Las críticas egoístas, aunque solo buscan liberar la frustración del que las da, suelen tener una parte de razón. Si las aceptas y encuentras esa razón, serán el viento sobre el que se sustenten tus alas. Deshecha la piel y quédate con el limón. Aunque su sabor sea amargo, su fruto te nutre.

     Y por último, están las críticas envenenadas. Son críticas cuya única finalidad es destruir. Son injustificadas, infundadas e irrazonables. No deberían surgir, pero ten por seguro que surgirán.

Si estás a tiro de todos... alguno disparará seguro

     En el mundo existen dos grupos, los que hacen que el mundo sea un poco mejor y los que hacen que el mundo sea un poco peor. Este segundo es el grupo de los grises, gente que está descontenta con su vida y que lo único que está dispuesta a hacer para cambiar ese hecho no es mejorar su entorno, sino empeorar el tuyo.

     Con esta información es muy importante que hagas dos cosas. La primera, evitar siempre realizar una crítica envenenada a fin de que nadie pueda clasificarte por ello como parte del grupo de los grises. La segunda, entender que las críticas envenenadas son el precio del éxito. A más éxito, más críticas destructivas. Blíndate ante ellas haciendo el esfuerzo deliberado de que no lleguen a tus oídos. Pero dado que algunas escaparán todos tus filtros, aprende a ponerlas en contexto: desacredita a tu oponente y limita al máximo el número de segundos que concedes a ponderar sus palabras. Es en estos momentos cuando debes anclarte aún más en tu misión a fin de pensar menos en el veneno. Cada segundo que le das a él se lo retiras a tu misión y alimentas su propósito. Pero por encima de todo evita entrar en un debate mental de por qué tu atacante no tienen razón, ya que sus críticas no son hijas de la razón, sino del desprecio. Tiene tanto sentido hacerlo como enfadarse con la lluvia.

     Reflexiona sobre el mensaje de este Peldaño a fin de conocer cuándo se trata de una crítica del primer, del segundo o del tercer grupo, y gestionar su asimilación o rechazo adecuadamente. Apóyate en las constructivas para crecer como persona y toma las destructivas como lo que son: el precio del éxito. Si no te están criticando, lo más probable es que no estés creciendo.

#88peldaños
Si las adversidades son viento, conviértete en fuego. En lugar de extinguirte, te harán más grande.
@ANXO

Ser conocedor de las barreras hacia el éxito es el primer paso para superarlas.

Del libro “Los 88 Peldaños del Éxito”
Anxo Pérez, CEO 8Belts.com (Habla un idioma en meses)
www.anxoperez.com

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • ¿Quieres recibir todas las semanas lo mejor de Emprendedores en tu correo? Solo tiene que darte de alta en nuestra Newsletter.


Encuentra tu franquicia

Ver más articulos