Buscador
cerrar

El modisto y empresario Roberto Verino nos descubre su método

Para un roto y para un descosido

Este empresario tiene dos caras cuya combinación explican la buena marcha de su negocio: la de diseñador de moda, “es lo que más me gusta”, y la de gestor empresarial, “lo soy a la fuerza”.

29/12/2008
Linkedin Whatsapp

“Si yo pudiera elegir, sólo sería diseñador de moda. Realmente es lo que me gusta, y disfruto tanto que a veces pierdo el control del tiempo. No me parece un trabajo, es casi un hobby. Pero tengo que ser empresario. Lo soy un poco a la fuerza porque para poner en marcha los sueños del diseñador Roberto Verino, tiene que haber alguien que se ocupe de la parte de los negocios. A mí me hubiese gustado contar con un socio empresarial que me resolviese esa parcela, pero lamentablemente no lo he encontrado y, en consecuencia, tengo que desdoblarme”.

Verino asegura que no queda más remedio que poner toda la carne en el asador. “Hay que hacer un poco de todo y no quedarnos con la idea de que ‘como yo sólo sé hacer esto, pues lo demás lo delego o no lo hago’. A veces delegar significa abdicar y no hacerlo significa renunciar. Por lo tanto, en mi caso yo he estado obligado por las circunstancias, pero lo cierto es que también lo he hecho con gusto. Otra cosa es que pudiera elegir”, dice.

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • ¿Quieres recibir todas las semanas lo mejor de Emprendedores en tu correo? Solo tiene que darte de alta en nuestra Newsletter.


Encuentra tu franquicia

Ver más articulos