Buscador
cerrar

Cesa de la presidencia de Tesla

Los errores de Elon Musk que le conducen a los infiernos

Ya lo anunciaba la Revista Emprendedores en su portada del pasado mes de julio: “el difícil futuro de Elon Musk”, era el título. Un futuro que estaba a la vuelta de la esquina.

Ana Delgado | 01/10/2018
Linkedin Whatsapp

Nos comentaba hace unos días Samuel García, fundador y CEO de Heetee baby que “una vez construido el puente, todos somos ingenieros”. Observaba también que “la línea divisoria entre la genialidad y la locura la marca el éxito”. Ahora que Elon Musk parece haber caído en desgracia nadie mejor que el CEO de Tesla para ejemplarizar las palabras de Samuel García. Estas son algunas de las cosas que hasta hace poco veíamos con admiración y ahora parecen enturbiar la imagen de Elon Musk:

Un líder muy mediático vs incontinencia en las redes

El origen de la destitución de Elon Musk hay que buscarlo en twitter, donde cuenta con 22,8M de seguidores. Aquí publicó el pasado 7 de agosto un tuit en el que anunciaba: “Am considering taking Tesla private at $420”, es decir, que estaba considerando hacer de Tesla una empresa privada al precio de 420 dólares por acción. De esta manera garantizaba la financiación de la compañía. El comunicado provocó que las acciones de la empresa se disparasen un 11 %.

El comentario en Twitter alertó a la Comisión de Bolsa y Valores estadounidense (SEC) que consideró “falsas y engañosas” las declaraciones de Musk y le acusó de no haber notificado a los reguladores el posible cambio dentro de Tesla. Esto acabó con la denuncia interpuesta la semana pasada contra Musk por fraude y la obligación a renunciar al cargo de consejero delegado al frente de Tesla -mantiene el caso de CEO- por el plazo mínimo de 3 años. Asume, además, el pago de 40 millones de dólares (20 la compañía y otros 20 Elon Musk). Si el tuit publicado por Musk en agisto disparó las acciones y su patrimonio personal, el anuncio de los reguladores estadounidenses hizo que se desplomaran en cerca de un 14% el viernes pasado.

Marca personal vs riesgo empresarial

La de la semana pasada corresponde a la segunda caída en bolsa de las acciones de Tesla en el mes de septiembre. La primera llegó vinculada a una entrevista que concedió Musk para el podcast del comediante Joe Rogan. Aquí trascendió que, en el transcurso de la misma e invitado por el entrevistador, Musk había dado unas ‘caladitas’ a un porro de marihuana e ingerido unos ‘sorbitos’ de wisky. El inmediato azote de la bolsa sirvió para poner de manifiesto la estrecha ligazón de la marca automovilística a la imagen de su líder. Sin embargo, también la imagen personal ha contribuido al crecimiento de la compañía. “La empresa está sobrevalorada y es porque tiene detrás a Musk. Si Elon se va, Tesla se derrumba porque no hay nadie que transmita ese positivimos que transmite él”, declaraba Antonio Nieto Rodríguez, profesor y asesor de Thinker50 a la revista Emprendedores.

El hombre del Renacimiento vs “quien mucho abarca, poco…”

A veces se habla del hombre del Renacimiento cuando en realidad estamos pensando en un único hombre llamado Leonardo Da Vinci (pintor, escultor, ingeniero, anatomista, filósofo, arquitecto…). También a Elon Musk se le ha presentado en reiteradas ocasiones como “el Da Vinci del siglo XXI” o “El hombre del futuro” debido a su carácter polifacético. El CEO de Tesla es también director ejecutivo y CTO de SpaceX, con la que pretende colonizar Marte, y presidente de Solar City, el mayor proveedor de paneles solares en EE.UU. Ahora los expertos se preguntan si no estará abarcando demasiado, motivo por el cual pierde el foco del negocio con demasiada facilidad. “Está metido en 4 o 5 temas que exigen dedicarles el 100% o más. Y eso en líderes como Steve Jobs o Jeff Bezos no lo he visto nunca. Se centraban muchísimo más en un tema y lo desarrollaban hasta el final”, decía Antonio Nieto.

Visionario vs ‘flipado’

En más de una ocasión Musk ha referido quiénes eran los héroes de su infancia, emplazándonos a la lectura de ‘El señor de los anillos’ o la saga ‘Fundación’. De ellos admiraba su misión de querer salvar el mundo. También él señala el propósito de sus proyectos con la visión de cambiar el mundo y la humanidad de forma drástica. Acabar con el cambio climático o solucionar el problema mundial de la superpoblación son algunas de esas promesas que algunos ven hoy entre humo. En el caso de Tesla ahora resulta que muchos tampoco ven disrupción alguna. “Razones por las que Tesla no es una empresa disruptiva, aunque lo parezca”, era el título del artículo de Harvard Business Review publicado por la Revista Emprendedores el pasado mes de julio.

Marca aspiracional vs fiasco

En abril de 2016 numerosos medios se hacían eco del lanzamiento del Tesla Model 3 con el que Elon Musk se proponía poner en el mercado de masas su exclusiva marca con un coche eléctrico a un precio asequible. La noticia desencadenó numerosas reservas de candidatos para su futura adquisición quienes anticiparon la cantidad de 1.000 dólares o euros (según la reserva procediera de EE.UU. o Europa). Entonces se habló de 276.000 reservas, una cifra que habría sorprendido hasta a la misma compañía. El compromiso adquirido era fabricar 5.000 unidades semanales de Tesla Model 3, pero la promesa tardó en llegar. No fue hasta el pasado mes de julio cuando algunos medios anunciaron que Tesla había alcanzado ya el ritmo de fabricación referido. En ese lapsus de tiempo, la expectativas de muchos consumidores se han ido desinflando hasta el punto de que hay quien calcula en un 23% la cantidad de reembolsos solicitados. Los retrasos en la producción, noticias sobre algunos defectos en la fabricación o la supresión de determinados extras serían algunas de las causas.

Rodéate de talento vs ausencia de socios

El mismo Musk suele decir en sus conferencias que una de las claves del éxito radica en saber rodearte de personas geniales. Sin embargo, parece que a él le cuesta encontrar talento suficiente que le ayude a hacer sostenible la empresa. Los resultados de la compañía del primer trimestre de este año hablaban de pérdidas netas de 785 millones de dólares, un 97,5% más que en el mismo periodo del año anterior.  “O amplía más la deuda y respira un poquito más en el caso de que esté en el buen camino, que casi lo tenga al alcance de la mano, o intenta hacer más sostenible la empresa a nivel financiero, buscando un socio o un comprador”, comentaba Pere Rosales, CEO de Inusual.

 
Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.


Encuentra tu franquicia

Ver más articulos