Buscador
cerrar

Financiación bien atada

Los problemas financieros de una startup son distintos de los de una pyme. El principal riesgo al que se enfrenta: entrar en una situación de insolvencia antes de demostrar que su producto funciona.

Por: Rafael Galán | 27/05/2013
Linkedin Whatsapp
financiacion

En los primeros momentos de la vida de una startup, todo gira en torno a la financiación que se consigue, tanto propia como ajena, salvo que sea una empresa de servicios. A poco que tengas que hacer inversiones, o pasar un tiempo sin recibir ingresos, todo se mueve alrededor de cuánto dinero eres capaz de conseguir.

“El líquido que consigues te llega hasta donde te llega y en proyectos como el nuestro asumes que tiene un potencial de crecimiento importante, pero que el punto de equilibrio tarda dos años en alcanzarse. Hay unas rondas previstas que tenemos que ir cerrando a medida que vayamos cumpliendo con los hitos marcados. La pelea está en cómo llegar al siguiente sin quedarnos sin cash”, plantea Arturo Castelló.

En el caso de Alfons Nonell, “nosotros estábamos ante un dilema: éramos una microempresa con colaboradores, veníamos del campo de la investigación pública y no teníamos ni un duro. Nuestra empresa tenía que ofrecer servicios para conseguir liquidez y esto iba a retrasar el desarrollo de productos en el campo del diseño de fármacos. Diseñamos una versión beta el año pasado y estuvo un tiempo funcionando, pero no teníamos músculo para mantenerla. Me sabía mal, quería centrarme en el producto, pero tampoco podía arriesgarme a que no entrara dinero en el negocio”.

Liquidez para atraer fondos

“Gracias a que nos pusimos a prestar servicios para terceros, a finales del año pasado coincidieron dos cosas: comenzamos a ver que podíamos prestar estos mismos servicios científicos más allá de la investigación farmacéutica, lo que nos daba un retorno rápido de dinero, y, además, nos dimos cuenta de que en ese campo –cloud computing– no había competencia en España. Así que nos planteamos: por qué no atacamos esta línea de negocio. Y, a raíz de esa decisión, que nos daba liquidez, nos concedieron un préstamo participativo ENISA, contratamos a un programador, una empresa experta en usabilidad y ahora tenemos la oportunidad de hacerlo bien”, nos contaba Nonell.

El plan estratégico es lo que puedes hacer con el dinero que tienes, no lo que tú quieres hacer.

Cuidado con la masa crítica

Antonio Quirós, CEO de Customized Health Technologies, asegura que “nosotros queríamos conseguir dinero generando masa crítica y gamificando el deporte. ¿Con qué nos encontramos? Con que conseguir masa crítica sin un apoyo financiero fuerte es imposible. Nuestro modelo de negocio pasaba por que las marcas pagaran una serie de cuotas para poder ofrecer productos en la página web y anunciarse. Nos dimos cuenta de que eso no nos iba a llevar a ningún sitio, y tuvimos que cambiar el modelo a desarrollar productos para marcas para poder financiarnos”.

“¿Te planteas aprovechar los créditos fiscales a la innovación?”, Jesús Salgado, cofundador de IonIDe

¿Cuánto pides y para qué?

Si no puedes financiarte con fondos propios, prestando servicios o desarrollando productos para terceros, y necesitas una inyección externa, tienes que ser consciente de que cualquier decisión tomada (tamaño de la ronda, timing de la ronda, fuente de la ronda...) tiene una importancia fundamental. “Cuando buscas una ronda tienes que tener claro el modelo de negocio, cuál es tu presupuesto anual y cuánto vas a necesitar para hacer eso que dices que vas a hacer en los diferentes hitos. Si necesitas equis, lo razonable es pedir equis más un 30%, de forma que tengas un margen de maniobra a la hora de ponerte con una segunda ronda de financiación. Siempre se demora, y si llegas a una ronda sin cash, o te quedas sin liquidez o tienes que negociar con poca fuerza la siguiente ronda, tendrás que pedir más dinero del que necesitas”, explica Castelló.

“Nosotros pedimos 250.000-300.000 euros para terminar de desarrollar la web móvil, y conseguir fondos para invertir en marketing. En nuestra primera ronda pedimos dinero exactamente para desarrollo web, la campaña de marketing y ventas para un año, para cubrir nuestro working capital, algo que nos permitiese subsistir, y llegar a cubrir los gastos de un año (de mayo de 2012 a mayo de 2013). Realizamos el cálculo con presupuestos de proveedores y estimando cuál iba a ser el coste de captación de usuario, y luego extrapolando todos estos datos”, desgrana José Carbonell, cofundador de BidAway.

Indicadores para rondas

Para un inversor, que un negocio genere caja ya desde antes no es sólo bueno en si mismo (aunque la caja suele ser pequeña), sino porque demuestra que se va a obtener más dinero después porque se ha conseguido caja. Esto va a permitir más financiación. Las empresas que crecen así, siempre necesitan dinero. Si ya generas caja, da confianza a tus inversores, primero a uno, luego a un segundo, luego a un tercero. Es una cuestión de confianza.
“En seis meses llegamos a break even [punto de equilibrio] en España. Con eso conseguimos hacer una segunda ronda de inversión de un millón de euros para comenzar la internacionalización. A diferencia de otras empresas, que se plantean hacer en España el megaproducto, lo pulen en el mercado y luego ya se plantean sacarlo fuera, teníamos claro que había salir a otros mercados”, recuerda Ander Michelena (TicketBis).

“Ahora acabamos de hacer una nueva ronda, de dos millones de euros de capital y dos millones en deuda. En esta ronda, el objetivo es seguir abriendo nuevos mercados”, continúa Michelena.
 
Otras fuentes
No todas las startups, por la naturaleza de su mercado y producto, tienen acceso a este tipo de financiación cuando lo necesitan. Julián Serrano, de VivaInnova, una startup murciana que ha desarrollado una nueva tecnología para el mercado de la electrónica impresa, ha optado por recurrir al crowsourcing para financiar el desarrollo y lanzamiento de su primer producto con una modesta campaña de 10.000 euros.

“En 2009 comenzamos a trabajar en una nueva tecnología en el campo de la electrónica impresa. Durante tres años la hemos desarrollado y ahora vamos a llevar al mercado. El desarrollo nos ha llevado más tiempo del que esperábamos, y hasta finales de 2012 no validamos industrialmente nuestra tecnología. Durante el proceso, vimos la oportunidad de desarrollar un producto propio que demostrara de qué era capaz nuestra tecnología.Comenzamos a desarrollar el producto, pero necesitábamos músculo para ponernos a venderlo. Hemos buscado financiación en las fuentes habituales para desarrollar un producto propio. Nada. Así que valoramos la posibilidad de hacerlo a través de una campaña de crowdfounding (microaportaciones de dinero a cambio de recompensas, no de intereses). Así matamos dos pájaros de un tiro: es una preventa y el producto está prácticamente ultimado”.

Customized Health Techonologies se ha visto en la misma. “Muchos clientes nos han pedido una versión para Android, y lo que hemos hecho ha sido montar una campaña de crowdfounding para financiar el desarrollo”, cuenta Antonio Quirós.

“Si buscas dinero lo razonable es pedir equis más un 30% adicional”, Arturo Castelló, fundador de Jugo

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • ¿Quieres recibir todas las semanas lo mejor de Emprendedores en tu correo? Solo tiene que darte de alta en nuestra Newsletter.



Ver más articulos