Buscador
cerrar

Empresas de nueva creación

¿Por qué emprenden más los ingenieros que los ADE?

El 45% de los actuales emprendedores que crean nuevas empresas en nuestro país son titulados superiores en alguna de las ingenierías. Aunque los hay, llama la atención la diferencia de perfiles formados en ADE o Ciencias Económicas en el impulso del ecosistema. ¿A qué se debe?

Ana Delgado | 10/08/2017
Linkedin Whatsapp

El mapa del emprendimiento en España presentado el año pasado por María Benjumea, fundadora y CEO de Spain Startup-South Summit , describía el perfil del nuevo emprendedor nacional como “mayoritariamente un hombre, de 34 años, con formación universitaria en el 97% de los casos, preferentemente ingeniero (45%)”.  Lo cierto es que podría presuponerse una presencia mayoritaria de estudiantes procedentes de otras disciplinas más relacionadas con el mundo de la empresa, como Ciencias Económicas o Administración y Dirección de Empresas (ADE) algunas de cuyas escuelas argumentan, como reclamo publicitario, además de las numerosas salidas profesionales que “los egresados de este sector son los más dados a emprender negocios propios”. Casos de éxito hay, algunos tan notables como el de Iñaki Arrola, fundador de coches.com, K Fund o Vitamina K, o el de José del Barrio (Económicas y ADE) y cofundador de La Nevera Roja y Samaipata, pero, en el el cómputo general, parecen estar en desventaja.

Como no hemos encontrado estudios que justifiquen la diferencia, hemos requerido la opinión de algunos emprendedores, procedentes tanto de ingenierías como de ADE, para que ofreciesen una explicación. Las voces más críticas se alzan en los antiguos alumnos ADE muchos de los cuales completaron su formación cursando algún MBA de prestigio, una circunstancia que también se da en numerosos emprendedores ingenieriles.

“Estudié ADE en la Universidad, pero de no haber estudiando luego un buen MBA, creo que no me habría servido para que me contratasen en Londres. Fue en el MBA donde me enseñaron a pensar, analizando casos prácticos y no tanta teoría”, dice Juan Vilarrasa, CEO y cofundador de Minimfit. Cuenta también que la mayoría de los compañeros de su promoción ocupan actualmente algún puesto de director financiero o llevando la contabilidad de otras empresas.

Tampoco tiene un buen recuerdo de su paso por la facultad Javier Reyero fundador del taller de reparación para bicicletas BicisConAlas quien afirma que al terminar los estudios de ADE “apenas tenía claro lo que era el Registro Mercantil así que, a la hora de elegir qué tipo de empresa montar, me guié más por mi afición y conocimientos mecánicos adquiridos de forma autodidacta que por mis conocimientos académicos”.

Más rotundo se expresa en un video subido en You Tub el ex estudiante de ADE y actualmente emprendedor Euge Oller donde afirma: “ADE a mí me mató el espíritu empresarial”. Una insatisfacción que fue luego saciando a base de másters internacionales. 

Cualidades que impulsan el emprendimiento

Pero, ¿de verdad es tan determinante la formación a la hora de emprender? “Claro que es importante la formación, pero en esto de emprender, donde más se aprende es estando en el barro”, dice Tomás Santoro, fundador de Suma CRM e ingeniero informático de formación. Cuenta que, tras acabar en la Facultad, tuvo intención de realizar en MBA en la Universidad de Stanford, "que era el más tecnológico, pero me lié con Bocetos y ya no pudo ser. Ojalá lo hubiera hecho”. Ahora que ha montado ya cuatro empresas ha aprendido que es imposible saberlo todo, aunque se declara en formación permanente. “Tal vez esa sea una de las razones que empuja a los ingenieros a emprender, la curiosidad por ver qué hay detrás de las cosas, la tendencia a cacharrear y a crear cosas nuevas, pero es una opinión personal”.

Carlos Gil Escartín, también ingeniero informático, decidió dejar el mundo de la consultoría donde trabajada y dedicarse a emprender. Su último proyecto es una plataforma digital para organizar cumpleaños de los niños, aeioyou, de la que es cofundador. Él sí se animó a hacer antes un MBA para adquirir conocimientos de empresa. “Creo que ambas formaciones son necesarias porque también me parece complicado montar una empresa ahora sin una base técnica. Si no la tiene el emprendedor, tendrá que contratar a alguien con ese perfil, pero mejor si sabes algo para controlar el desarrollo del proyecto”. Otra ventaja que observa Gil Escartín en su formación técnica es “que me sirve para sistematizar todo lo que puedo, a tener en cuenta los datos y aplicar una metodología en el trabajo. Puedes tener una idea de negocio buena, pero si no la ejecutas bien es como si no tuvieses nada”.

También un artículo publicado en Estudiar y emprender ingeniería titulado 4 razones por las que los ingenieros son grandes emprendedores, refiere la curiosidad como “una gran aliada” y “la capacidad de análisis”, cualidades, ambas, que atribuyen a los ingeniero, pero muy útiles para el emprendimiento en general.

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • ¿Quieres recibir todas las semanas lo mejor de Emprendedores en tu correo? Solo tiene que darte de alta en nuestra Newsletter.



Ver más articulos