Emprendedores.es

Tendencia

¿Qué es un emprendedor nómada?

Existen algunos emprendedores que deciden olvidarse de los límites geográficos. Internet y las nuevas tecnologías se lo ponen un poquito más fácil para gestionar su empresa desde Madagascar o Tailandia. Son los nómadas del emprendimiento. 

Isabel García Méndez 01/03/2017

Knowmad, e-nomad, startupnomad, nomad-entrepeneur,nómadas digitales, emprendedor nómada... Los términos que podemos aplicar son muy variados, pero el fenómeno al que hace referencia es único o casi. En su sentido más literal, aludiría a la posibilidad de desarrollar tu empresa en cualquier rincón del mundo sin base fija o, en palabras de Gabriel Pazos, profesor de EAE Business School y CEO de Milingual.com, “trabajar desde múltiples localizaciones: casa, oficina compartida, viajando... Sin necesidad de un espacio físico fijo porque su negocio o idea están en la nube, en su ordenador o en su teléfono móvil.

Es un fenómeno en pleno crecimiento”.
 Para Stuart Jones, fundador de Coworkation y emprendedor nómada, es necesario diferenciar entre los nómadas digitales en sentido estricto y los profesionales con libertad de movimientos (el llamado movimiento LIM o Location Independent Movement). “Esta última categoría englobaría a aquellos emprendedores que tienen libertad para elegir desde dónde quieren trabajar (desde su casa, desde espacios decoworking,desde un hotel) y que a lo mejor viajan durante dos o tres meses mientras trabajan, pero que en general tienen una base fija para la empresa.

Los nómadas digitales en sentido estricto son aquellos que están constantemente en movimiento, que cambian de ubicación cada mes o cada dos o tres meses, pero que no tienen un sitio fijo.”

Aceptada esta doble definición, el fenómeno de los emprendedores nómadas, nómadas del conocimiento o nómadas digitales es relativamente reciente y ha venido auspiciado por el desarrollo de las nuevas tecnologías, por la crisis y por un cambio de cultura y mentalidad que traen las nuevas generaciones, que ponen en valor la primacía del talento y el conocimiento sobre otras capacidades y que resulta determinante a la hora de afrontar las nuevas formas de trabajo.

Como señala Jan Brinckmann, director del máster en Innovación y Emprendimiento y profesor de ESADE, “el crecimiento de negocios basados en Internet ha permitido a los emprendedores vivir con flexibilidad en cualquier lugar en el que quieran vivir y tener a su equipo en remoto y su negocio online”. Así pues, dirigir las riendas de tu negocio desde la casita del pueblo, mientras practicas surf o de ruta por Tailandia es hoy por hoy una opción real, pero sólo si se cumplen al menos las siguientes condiciones:

Un modelo de negocio de base tecnológica

Y por base tecnológica no nos estamos refiriendo a modelos que desarrollen tecnologías excepcionales o complejas, sino a todo proyecto que pueda gestionarse en un 80% a través de las nuevas tecnologías, la nube e Internet. Es decir, aunque tenga una parte física (que necesites un almacén, un proveedor logístico o demás), pueda resolverse el máximo de tu negocio en remoto sin que se resienta la operatividad ni la productividad. 

Entre los modelos más habituales encontramos el desarrollo de apps, plataformas online o blogs, como es el caso de 8Fits, plataforma de viajes para estar en forma. Pero también es aplicable a otros más físicos como la firma de gafas Hawkers, donde la cúpula directiva es totalmente nómada. Además de la base tecnológica, “suele coincidir que todos ellos son modelos disruptivos y novedosos”, incide Pazos, CEO de Milingual.com.

Una buena conexión a Internet y unas herramientas adecuadas

Este aspecto es fundamental. Ahondando en el punto anterior, debes tener a tu alcance unas herramientas y aplicaciones que te permitan conectarte a tu servidor o al de tus clientes, comunicarte con tu equipo desde cualquier rincón del mundo y ser operativo las 24 horas del día. Brinckmann enumera algunas de las facilidades existentes actualmente: “La mayoría de los servicios de alojamiento de webs se ofrece en la nube y de forma muy económica; los clientes están acostumbrados a comprar online, se pueden realizar comunicaciones de venta vía Skype o Google Hangout, hay muchos soportes para los freelance que facilitan el trabajo y la comunicación en remoto con los equipos y los proveedores...”.

Hoy en día, además, hay numerosos espacios de coworking repartidos por todo el mundo y empieza a despuntar la opción del coliving, complejos habitacionales pensados para facilitar la vida al nómada del conocimiento y para compartir experiencias. En definitiva, “existe todo un mundo de herramientas que simplifican y hacen muy eficiente la colaboración en remoto”, concluye Brinckmann.

Una capacidad de trabajo a prueba de perezas

Es importante asumir que no todo el mundo está preparado para trabajar como nómada. Si ya es difícil la gestión del tiempo trabajando por cuenta propia, si añadimos la movilidad geográfica, el problema se agrava mucho más. Entre las cualidades que deben tener los emprendedores nómadas, los expertos destacan estas cinco:

Mucha habilidad social para estar creando constantemente nuevas redes de contacto que te permitan el acceso a más talento, financiación, nuevos clientes, entrar en la cadena de distribución. “Estos son factores que van a determinar que tengas éxito o no. Un local o alguien que se asienta en una ubicación de manera estable lo tiene más fácil que alguien que cambia continuamente”, recuerda Julio Castro, catedrático y director de programas de doctorado del IE Business School.

Dominio del idioma del sitio al que se dirige o por lo menos del inglés. Sin idiomas y sin inglés es muy complicado poder plantearse el nomadismo digital. En el caso de los emprendedores españoles, se quedaría limitado al área latinoamericana.

Un buen entendimiento del mercado global. Qué es lo que quieres hacer y qué es lo que puedes hacer con esa forma de vida empresarial.

Capacidad resolutiva. “Debes buscarte muy bien la vida, porque hay que estar resolviendo nuevos desafíos y eso tienes que hacerlo de forma constante. Cuando llegas de nuevas a Madagascar, Brasil o Tailandia, estás obligado a empezar desde cero todos los trámites y es muy importante ser capaz de solucionar problemas con agilidad”, señala Jones.

Autoconfianza y seguridaden ti mismo y en tu idea, porque no hay que olvidar que estás de forma continua saliendo de tu área de confort. Como insiste Stuart Jones, “eres siempre el nuevo que llega a una comunidad, el que no conoce a nadie y el que debe empezar a relacionarse con los demás. Todo ello te obliga a ser especialmente extrovertido”. 

"
Radiografía de un fenómeno muy en alza

Lamentablemente, no hay estadísticas fiables sobre el fenómeno, aunque es innegable que está creciendo. “Cuando yo empecé con esta vida hace cinco años, éramos muy pocos, no había comunidad. Ahora cada vez hay más profesionales nómadas (en Silicon Valley es ya un fenómeno habitual) y más facilidades en forma de espacios de coworking, herramientas tecnológicas, comunidades específicas”, recuerda Jones.

Según un estudio de Microsoft para América Latina sobre nómadas digitales (cuyos datos son extrapolables 
a Europa), el 48 % de los profesionales prefieren trabajar desde un lugar relajado, como el bosque o la montaña; uno de cada tres considera las oficinas como poco inspiradores, el 46% de las personas son más productivas cuando trabajan fuera de la oficina y el 41% ya realizan alguna tarea de forma remota a través de Internet.

En cuanto a su perfil, aunque es cierto que no es lo mismo un nómada digital que un location independent professional, lo que sí es indudable es que, en ambos casos, lo que subyace es un deseo de vivir una vida más completa, “ser el dueño de tu propio tiempo, hay un cambio de valores que busca anteponer las experiencias a las posesiones o la estabilidad, que preconiza el afán de aventura y el deseo de disfrutar de las cosas”, insiste Stuart Jones.

Es un fenómeno muy ligado a la generación millennial, con una mentalidad absolutamente tech y global y una franja de edad de entre 25 y 35 años. De hecho, a medida que van creciendo y van formando familias tienden a buscar sedes más estables. Y aunque los perfiles son muy diversos, todos ellos tienen en común el ser “flexibles, tecnológicos, creativos, abiertos al cambio, innovadores, colaborativos, ágiles, capaces de trabajar con perfiles multidisciplinares y desde cualquier lugar”, recuerda Pazos. 

"
Publicidad
Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • ¿Quieres recibir lo mejor de Emprendedores en tu correo? Date de alta en nuestra Newsletter y descárgate gratis la ‘Guía Quién te ayuda a Emprender 2016’.