Emprendedores.es

Conocimientos básicos para ponerte a punto

El emprendedor nace, pero también se hace. Tienes la idea, tienes unas buenas dotes como comunicador y estás más que dispuesto a asumir riesgo, pero sin embargo careces de otras habilidades. ¿Eres por ello menos emprendedor? No te preocupes: hay recursos a tu disposición para adquirir las habilidades que te faltan.

14/05/2013

19. ¿Tienes conocimientos de gestión fiscal?

Luis Puchol advierte que “para convertirte en tu propio jefe son imprescindibles cinco cosas: una idea realista; ciertas cualidades específicas; un capital inicial; una disposición a trabajar sin descanso en todo momento, especialmente en la etapa inicial, y una formación, al menos básica, en finanzas, contabilidad, marketing, ventas, recursos humanos, etc”.

Begoña Beviá insiste en la necesidad de que antes de poner en marcha su negocio, un emprendedor, además de todas las habilidades que te contamos en este dossier, tenga conocimientos de gestión, finanzas y recursos humanos. Según Beviá, entre los conocimientos y habilidades que se suelen mencionar para dirigir una empresa, por pequeña que sea ésta, deberías tener nociones de:

- Gestión financiera. Como conocer tu punto de equilibrio.

- Contabilidad. Nociones básicas para gestionar tu circulante.

- Estudio de mercados. Con la intención de conocer qué es lo que debes saber de tu entorno para atinar con tu producto o tu servicio.

- Publicidad, promoción y relaciones públicas. Saber cómo funcionan estas herramientas para saber trasladarles exactamente qué, cuándo y cómo quieres que se comunique tu empresa con los consumidores. También para conocer técnicas de merchandising.

- Calidad de servicio a los clientes. Atención al cliente.

- Fiscalidad. Conocer el marco legal por si tendrás que tener cintura más adelante. No se trata de ser un experto, sino de saber en qué entorno te vas a mover.

“No se trata tanto de que sepas cómo calcular el IVA, sino de cuándo tienes que ingresarlo para que puedas hacer una previsión a tiempo. Cuando hables con tu asesor financiero, además, deberías entender todos los conceptos de los que te habla. Al fin y al cabo eres tú el que vas a tomar las decisiones en la empresa”, apunta Beviá. En este sentido, Koldo Aiestarán, uno de los fundadores de Kukuxumuxu, cita siempre entre las habilidades ideales de un emprendedor “el control de áreas periféricas, como las finanzas, la producción o los recursos humanos”.

20. ¿Y de gestión de Recursos Humanos?

Si te preguntan cuál es el principal elemento que hay que tener en cuenta a la hora de seleccionar a tus primeros empleados, ¿qué responderías? ¿La experiencia laboral? ¿Su expediente académico? ¿Qué comparta tu entusiasmo por tu producto o servicio? ¿O valorarías si ya conocías previamente a ese empleado? La respuesta correcta, según Guy Kawasaki, director general de Garage Technology Ventures, es la tercera: su entusiasmo. “Como ocurre con el resto de capacidades, no se trata de que seas un gran consultor de recursos humanos, sino de que sepas perfectamente del tipo de capital humano del que te quieres rodear”, explica Begoña Beviá.

MITOS QUE CAEN POR SU PROPIO PESO

A la hora de emprender, es cierto que arriesgas dinero, pero la mayor inversión suele ser de tiempo. Cuando arrancas es difícil dar a conocer tu producto, pero la novedad juega a tu favor. No dejes que un mito te impida avanzar.

Jesús Encinar, fundador de Idealista.com, propone una inyección de optimismo para paliar uno de los principales obstáculos para emprender: las dificultades para financiar tu proyecto. “Si tienes compromisos que te impiden dedicarte a montar tu negocio a tiempo completo lo primero que tienes que hacer, antes de montar nada, es solucionarlos. ¿Tienes una hipoteca? Vende tu casa, comparte piso o vuelve con tus padres. ¿Demasiados gastos fijos? Que no se te caigan los anillos, baja tu nivel de vida al máximo. ¿Poco conocimiento del sector? Búscate un socio que sepa del negocio antes de empezar nada. ¿No tienes nada de dinero? Busca quien te lo preste para empezar”, relata.

1. “Un buen planificador”. La planificación es una habilidad que, a la hora de la verdad, no es decisiva para emprender. Si no eres buen planificador no tienes por qué ser un mal emprendedor. “Se suele decir que un buen emprendedor tiene que ser una persona muy orientada al detalle, pero puede que tú no lo seas y que sí lo sea alguien en tu equipo. También se suele decir que tienen que ser personas con capacidad de planificar, y hay muchos emprendedores que no tienen capacidad de planificar. Un buen emprendedor si no es un buen planificador, lo que tiene que tener es la capacidad de poner un buen director gerente”, explica Begoña Beviá.

2. “O tienes mucho dinero o no emprendes”. “Mucha gente piensa sólo en el dinero. Puedes tener mucho dinero, pero si no tienes habilidades no llegas a ningún sitio”, indica Mikel Urmeneta. “El dinero es importante, pero en segundo término”, dice. “A la hora de emprender con éxito juega más a tu favor tener conocimientos de gestión”, añade.

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue un 20% de descuento: 12 números por solo 28,80 € (ahorro 7,20 €).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • Lo mejor de Emprendedores en tu correo. ¿Te vas a resistir? Date de alta en nuestra Newsletter, y descárgate gratis el ‘Manual práctico del emprendedor’.


Encuentra tu Franquicia