Buscador
cerrar

Muy práctico

¿Qué errores te arriesgas a cometer si tu negocio necesita una licencia... y no la tienes todavía?

No puedes arriesgarte a constituir la sociedad sin haber preguntado primero a la Administración que las concede. No toda la información está en Internet.

21/10/2017
Linkedin Whatsapp

Los emprendedores se ven obligados a elegir entre paralizar la apertura de la actividad hasta tenerlo todo bien atado (pagando el alquiler y sin ingresos) o empezar a trabajar sin autorización y esperar a que, finalmente, les aprueben el proyecto. La mayoría elige lo segundo.

¿Qué es lo primero que tienes que hacer?

Si bien es cierto que gran parte de estas situaciones tiene que ver con los retrasos administrativos en la concesión de las licencias, la imprudencia o la falta de información de muchos emprendedores antes de iniciar la actividad suele agravar el problema. Nadie que haya obtenido una licencia se aventura a decirte que vas a conseguir la aprobación de un proyecto a la primera, pero todos coinciden en que existen pequeñas precauciones que pueden ahorrar mucho tiempo y dinero. Como por ejemplo...

Primer paso: Preguntar a la administración competente los requisitos. Parece una obviedad, pero muchas veces se quiere encontrar en Internet la información que sólo vas a conseguir cara a cara. Lo primero que hay que hacer es acudir a la junta de distrito o al ayuntamiento correspondiente y hablar con el técnico que tramite el expediente. Pregunta qué requisitos se piden para el tipo de negocio que quieres abrir, explicar el proyecto, si vas a hacer obra, que catalogue si ésta es ‘menor’ o ‘mayor’. Eso es lo primero, sin embargo, muchísima gente empieza con las obras antes de iniciar los trámites. O constituye la sociedad sin pedir información y se encuentra con sorpresas como no poder abrir el tipo de negocio que tiene pensado en esa ubicación. Y pongo un ejemplo sencillo y real. Si quiero abrir un restaurante en un barrio concreto y busco el local sin haber consultado previamente, me voy a encontrar con que en este barrio ya no se conceden licencias de apertura para esta actividad.

Segundo paso: Analizar bien el local. Otro error habitual es alquilar un local que ya está reformado creyendo equívocamente que así no se tiene que hacer obra y, cuando tramita la licencia de apertura, el ayuntamiento le exige cambios porque el anterior propietario no había realizado ningún trámite. Y, además, en el ayuntamiento no hay constancia de que ese local tuviera un uso anterior.

Acudir al registro de licencias del ayuntamiento correspondiente antes de alquilar el local para ver en qué condiciones está y comprobar si ha tenido alguna sanción. Por ejemplo, puede ocurrir en un local de hostelería en el que la inspección haya detectado problemas de cucarachas debido a que la pared está muy carcomida. En ese caso, igual la obra que tienes que realizar encarece el presupuesto previsto. O si es un lugar de copas, una sala de fiestas... ver si ha habido algún incidente, como una agresión a algún cliente, porque es seguro que la inspección estará siempre encima de ti, aunque el local haya cambiado de dueño. Acudir al registro municipal te va a permitir conocer cuál es la situación real del local y calcular si te compensa o no el dinero que tienes que invertir.

En teoría, una actividad no se puede desarrollar sin licencia de apertura, pero muchos emprendedores no pueden esperar y se lanzan a la piscina. ¿A qué te estás arriesgando?

1. Responsabilidad administrativa. La mayoría de los problemas que surgen durante la tramitación de la licencia se pueden subsanar con dinero. O sacrificando parte de la superficie destinada a los clientes. El mayor conflicto que puede aparecer es que los cambios necesarios impliquen perder tanto espacio que termines por marcharte a otro local.

2. Responsabilidad penal. Es cierto que para que te cierren un local los técnicos del ayuntamiento se tienen que ver en una tesitura muy seria: denuncias de terceros y con reiteraciones de incumplimientos, entre otras. Normalmente las consecuencias de no tener la licencia pasan por un procedimiento disciplinario, multas, un juicio... pero hay casos que se pueden complicar mucho. Si provocas un incendio que afecta a terceros, por ejemplo, podrías llegar a la vía penal. Hemos tenido algún caso de este tipo.

¿Estás teniendo problemas para conseguir una licencia de apertura? ¿Tuviste problemas en el pasado? Si quieres contárnoslo y compartir tu historia con otros emprendedores, escribe a rgalan@hearst.es y prepararemos un artículo con vuestras experiencias.

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • ¿Quieres recibir todas las semanas lo mejor de Emprendedores en tu correo? Solo tiene que darte de alta en nuestra Newsletter.



Ver más articulos