Buscador
cerrar

¡Que no te avasallen! Aprende a tratar a tus peores clientes

Hay clientes que uno no desearía ni siquiera para su competencia. Si tienes alguno de este perfil, más vale que aprendas a manejarlos.

28/06/2018
Linkedin Whatsapp

De acuerdo con la importancia que tienen para la empresa –y en función de parámetros económicos–, podemos clasificar a los clientes en tres grupos claramente diferenciados: los escasamente relevantes, 
los medianamente relevantes y los altamente relevantes.
 Los clientes ‘no deseados’ pertenecen a la primera de estas categorías. Por lo que podremos intentar reciclarlos hacia los grupos superiores o, directamente, deshacernos de ellos por ser manifiestamente irrecuperables.

A continuación, ofrecemos unas normas de actuación para conocer cómo son estas personas y cuáles son las técnicas más adecuadas para tratarlos:

1. Agresivos.

Suelen tener reacciones rápidas e impacientes, sintiéndose a menudo interrumpidos, y se consideran siempre en posesión de la verdad. Las relaciones serán difíciles ya que su agresividad afectará el trato y la conversación con ellos .

Forma adecuada de tratarles. No dejes que hagan comentarios que no sean ciertos y que puedan comprometerte. A veces, conviene desafiar esas expresiones, pero sin perder el control ni hacer promesas que luego no puedan cumplirse.


Soluciones. Háblales con seguridad y sin mostrar ningún tipo de temor. Permanece impasible a todos sus argumentos y no utilices sus mismas armas. Al contrario, a través de un trato afable reducirás su agresividad.

2. Altivos.

Son individuos astutos y listos, pero no siempre inteligentes. Mantienen un aire de superioridad, criticando y despreciando. Piensan que tienen un altísimo valor para las empresas, de ahí que las menosprecien a la menor oportunidad.

Forma adecuada de tratarles. Trátales con el mismo respeto que a cualquier otro cliente, pero no accedas a sus demandas. Una fórmula para conseguirlo es centrarse en sus necesidades y no en sus modos.

Soluciones. Sé firme en las conversaciones que mantengas con ellos. Enfócalas como si no fuesen los elegidos y recuérdales que hay otras personas con derecho a tener una atención preferente.

3. Desconfiados.

Son escépticos y ponen en duda todos los argumentos desconfiando de todo. Incluso llevan la desconfianza al terreno personal, lo que repercute negativamente en las relaciones comerciales. Están continuamente en guardia sobre lo que hacemos, sobre lo que proponemos...

Forma adecuada de tratarles. Debes dirigirte a ellos con mucha profesionalidad, de forma que vayan adquiriendo mayor seguridad, tanto en sí mismos como en nosotros. Actúa con paciencia, proporciónales información detallada sobre el producto o servicio que ofreces, y dales todas las garantías y seguridades que estén a tu alcance.

Soluciones. Intenta crear un ambiente sincero y relajado que les haga abandonar la desconfianza en que están instalados. Junto con la transparencia en la gestión, podemos conseguir el milagro: vencer su desconfianza.

4. Especuladores.

Sólo quieren cerrar acuerdos con el máximo provecho posible, olvidándose de que en las relaciones comerciales intervienen dos partes. Por eso, recuerdan continuamente los beneficios y ventajas obtenidos con otras empresas. Sus relaciones no son duraderas ya que su mira no va más allá del corto plazo.

Forma adecuada de tratarles. Ten con ellos el mismo trato que mantienes con otros clientes, pero sin acceder a sus exigencias. Puedes lograrlo concentrándote en sus necesidades. Piensa en ellos como si fuesen unos clientes para toda la vida.

Soluciones. Conduce su relación como si fueran clientes a largo plazo, sin una exigencia mutua inmediata. Para conseguirlo no hables en exceso de los posibles beneficios o ventajas que obtendrán.

5. Exigentes. 


Son los típicos clientes que interrumpen cuando estás en medio de una conversación con otros clientes. Demandan atención inmediata y suelen tener un carácter inseguro. Lo peor: roban mucho tiempo.

Forma adecuada
 de tratarles. Deberás tratarles como a uno más. Es preciso recordarles que ellos no son nuestros únicos clientes, y que no disponemos de todo el tiempo para solucionar cada uno de sus problemas.

Soluciones. Actuar con esta clase de clientes sin ningún tipo de preferencias. Explicarles correctamente en qué consiste el servicio o producto que le ofrece será el antídoto definitivo a sus exigencias.

6. Groseros. 


Suelen dan la imagen de personas con una fuerte personalidad, pero en realidad lo que hacen es disfrazar su inseguridad. Pertenecen a esa clase de clientes no muy dada al diálogo que a la primera de cambio pie

rden los estribos. Tienen poca o nula educación por lo que son muy difíciles de tratar.

Forma adecuada de
 tratarles. Tu trato será de respeto y educación, de forma que desmontes sus argumentos. Sé firme y prudente en la forma de dirigirte a ellos. Nunca vayas a su terreno ya que tendrás todas las papeletas para perder. Y, sobre todo, no pierdas los papeles.

Soluciones. Aunque en un primer momento nuestra reacción puede ser volverse irónico para ponerles en su lugar, no lo hagas, es mucho más efectivo ser amable. Eso sí, no te dejes nunca amedrentar por ellos.

7. Indecisos.

Suelen acaparar mucho 
tiempo. Tienen mucho
 miedo a tomar decisiones incorrectas por lo
que no creen en sus
propios juicios. Prefieren consultar todo antes de decidirse y tienden a valorar más la seguridad que la rapidez.

Forma adecuada de
 tratarles. Ponte al lado de sus dudas, que vean que les comprendes. Una forma adecuada para abordarles es analizar los hechos desde su punto de vista. Para ello deberás hablarles con seguridad y firmeza, en un tono adecuado.

Soluciones. Ofrecer en las conversaciones una salida a sus deseos de forma que abandonen el estado en el que se encuentran. Para vencer su indecisión y permitir que recobren la seguridad en ellos mismos tendrás que ganarte su confianza a base de amabilidad y atención.

8. Morosos.


Son poco serios con los deberes económicos contraídos. Y la dedicación que requieren produce una importante pérdida de tiempo.

Forma adecuada de tratarles. Hay que abordarles con decisión, negociando una solución a sus problemas. Proponles cómo hacer frente al impago. Y, por supuesto, no concedas más créditos.

Soluciones. Redacta contratos claros y precisos que aseguren los pagos. Utiliza todos los medios de cobros existentes en el mercado que ayuden a evitar la morosidad.

9. Negativos.

Estas personas se complacen en rebatirlo todo. Son agresivos y probablemente no estén de acuerdo o pongan en duda cada cosa que digas. Son conflictivos y nunca estarán a gusto con lo que se les ofrece.

Forma adecuada de tratarles. No seas impasible a sus argumentos pero tampoco asumas culpas que no son de tu responsabilidad. Estos individuos no tienen un problema contigo o con tu empresa, es con todo el mundo en general.

Soluciones. Presenta tus exposiciones con hechos claros y tangibles que les hagan ver que no todo es malo y que no tratamos de engañarles. La sinceridad y la claridad será la mejor receta para volverlos más positivos.

10. Rutinarios.

El principal problema de estos clientes es que acaparan mucho tiempo. Son conservadores por naturaleza, reticentes a los cambios y tienen esquemas organizativos muy rígidos.

Forma adecuada de tratarles. Mantén y respeta las condiciones pactadas. Debes tratarles evitando un trato familiar o demasiado amistoso que pueda poner en peligro tu relación comercial. Sé conservador en tus planteamientos, de forma que no se asusten ante las medidas establecidas.

Soluciones. Una forma de mejorar el trato con ellos es tenerlos informados de cada paso que demos, así podremos ofrecerles nuevos servicios que los hagan romper con sus esquemas establecidos.

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.


Encuentra tu franquicia

Ver más articulos