Buscador
cerrar

Muy práctico

Cómo conseguir vuestros primeros clientes antes de invertir dinero en marketing

Ya sabes lo que reza el dicho: hasta que no consigues esos cinco primeros clientes, realmente no tienes un negocio. La clave está en cómo conseguirlos. 

Rafa Galán | 25/12/2016
Linkedin Whatsapp

Cuando Amazon levantó su cierre virtual (cuando todavía se llamaba Relentless.com), durante sus dos primeras semanas de vida la pequeña plantilla que trabajaba en el garaje de Jeff Bezos hacía sonar una campana cada vez que hacían una venta. Lo hacían para juntarse todos en ese mágico momento... y ver si conocían al comprador: sus primeros contactos comerciales eran familiares, amigos y conocidos. En tres semanas tuvieron que tirar la campana a la basura: tenían demasiadas ventas como para conocer a los clientes. De hecho, los servidores comenzaron a tirar tanto de la energía de la casa de Bezos que no podían ni encender un secador de pelo sin que saltaran los fusibles. Con lo que te tienes que quedar es con la primera parte. Muchos emprendedores se muestran perdidos a la hora de conseguir sus primeros cinco clientes.

Las primeras semanas de tu negocio son siempre de prueba y de pedir al círculo más cercano que empiece a probar el producto y que comience a generar un boca a boca y poco a poco empiezas a tocar los canales tradicionales de marketing para comenzar a crecer de forma equilibrada. Ahí van cinco consejos para conseguir a tus primeros cinco clientes sin tener que pagar a nadie para que haga este trabajo por ti.

1. Empieza por tus contactos más cercanos. Es la casilla de salida. Tu familia, tus conocidos del máster en dirección de empresas, tus antiguos compañeros del colegio (sí, esos que ahora te han contactado a través de Facebook), más recientes compañeros de la universidad (y no sólo compañeros, sino también profesores, asociaciones a las que pertenecieses durante tus años de formación), tus contactos empresariales (antiguos clientes, antiguos jefes, colaboradores, también a tus antiguos compañeros), contactos de tiempo libre, vecinos y conocidos del barrio, contactos a raíz de tus asuntos domésticos (desde el jardinero de tu comunidad, hasta el dependiente del colmado donde bajas los domingos...). Llámales por teléfono, visítales o envíales un correo electrónico. Eso sí, tienen que pagar por tu producto o tu servicio. Si no, siempre te van a decir que les interesa y si se lo ofreces gratis no lo van a evaluar de forma objetiva.

2. Aprovecha tu red de proveedores. Tus proveedores pueden conocer a clientes potenciales de tus productos y en algunos casos pueden ser hasta clientes potenciales con los que comenzar a medir tu propuesta de valor. En muchos sectores los emprendedores no saben donde encontrar a sus primeros proveedores: empieza por preguntar en las asociaciones del sector en el que entras. 

3. Puerta fría. Sí, no hay otra. Es la vieja técnica de ir puerta a puerta fría para ofrecer nuestros productos tanto si es al canal que nos va a distribuir como si es al cliente final. Los expertos aseguran que esta técnica está bien para aprovechar que haces una visita a un polígono o a un centro empresarial. Tómatelo como si hicieses una prospección del mercado y si no consigues concretar nada, por lo menos obtienes información , nombres... Una vez seleccionas a quién te quieres dirigir, conviene enviar primero un correo electrónico, con algo de información, o llamar por teléfono. No te presentas de improviso. Una nueva marca de moda que arranca y que va a distribuir a través de tiendas ya establecidas tiene la opción de recurrir a un distribuidor profesional o hacerlo con sus propios medios. Con la segunda opción aprende, evalúa su propuesta de valor, convierte a la tienda en prescriptora y tiene más opciones de cerrar una venta.

4. Mailing tradicional. A una pequeña guardería le puede funcionar una pequeña campaña de buzoneo tradicional. Sin una gran inversión llegan a comunidades de vecinos de la zona a los que les puede interesar y que pueden comenzar a hablar del negocio. Algunos expertos sugieren envíar un folleto en el que se avisa de que va a ocurrir algo a partir de una fecha, y en esa fecha comunicas otro dato y así... se trata de generar expectativas en tus clientes y de esta manera captar su atención.

5. Aparecer en listados de empresas. Existen listados profesionales no comerciales en los que no está de más aparecer: a través de asociaciones sectoriales, antiguos alumnos de escuelas de negocios y entidades públicas (como ayuntamientos). Volviendo al ejemplo de una guardería, todos los ayuntamientos incluyen un listado de centros en su página web, un contenido que, por lo general, está bien posicionado en buscadores...

 
Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.


Encuentra tu franquicia

Ver más articulos