Buscador
cerrar

Muy útil

Cómo se construye una marca en tan sólo tres horas, según Google

El fondo de inversión de Google GV ha diseñado un proceso de tres horas para construir un primer boceto de marca.

Rafa Galán | 05/03/2018
Linkedin Whatsapp

¿Se te había olvidado que además de diseñar un producto excelente tienes que construir una marca? Muchas startups se centran de forma casi exclusiva en la captación de usuarios, y se olvidan de que también tienen que comunicarse con ellos, que es, en definitiva, lo que fideliza. Han diseñado un producto excelente, pero han dejado de lado crear un marca pensando que el producto se vende por sí solo.

GV (antes Google Ventures), el fondo de capital riesgo de Alphabet, ha diseñado un proceso de tres horas para construir un primer boceto de marca. Se basa en su popular método Sprint, que obtiene información rápida sobre prototipos en lugar de sobre productos mínimos viables. Hemos echado un vistazo a su blog corporativo, donde explican su método de diseño en 3 horas y nos hemos quedado con las principales ideas.

Este sencillo ejercicio te ayuda a dar una primera forma a tu marca, para que pase de algo abstracto a algo concreto con lo que poder trabajar.

¿Dónde os véis dentro de 5, 10, 15 y 20 años?

Según explica Jake Knapp, socio de GV y autor del bestseller Sprint, "el primer paso es pensar en el largo plazo". Para ello proponen dedicar quince minutos a trazar una hoja de ruta a 20 años vista. El ejercicio consiste en preguntar al equipo dónde creen que estará la empresa dentro de cinco años, donde podría estar dentro de diez años, dónde la ven en quince años y cuál será la situación del negocio cuando pasen veinte años. 

Cada persona escribe su propia predicción para las cuatro fechas. Cuando todo el mundo ha acabado, cada persona lee sus respuestas en voz alta y una persona las escribe en una pizarra.

A continuación, cada miembro del equipo analiza la lista y anota cuáles son sus respuestas favoritas. Acto seguido, se hacen públicos los votos y durante los siguientes cinco minutos se debaten los resultados y se elige la mejor idea para cada escenario temporal.

¿Qué? ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Para quién?

El siguiente paso del ejercicio, explica Knapp, es saber para qué montas la empresa (y no hay respuesta incorrecta). Para ello proponen utilizar el modelo ¿Qué? ¿Cómo? ¿Por qué?, un ejercicio construido a partir de las conferencias y teorías del escritor y conferenciante Simon Sinek. sobre el círculo dorado.

Para explicar la teoría del círculo dorado Sinek dibuja en una pantalla tres círculos concéntricos equivalentes, cada uno de ellos, a otras tres preguntas. El de fuera corresponde al qué, el segundo al cómo y el del dentro al por qué. La forma habitual que tiene una empresa normal de comunicar es hacerlo de afuera adentro. Es decir, empiezan explicando qué hacen, algo que saben el 100%, continúan con el cómo, en un porcentaje mucho más bajo porque no siempre saben cuál es su valor diferencial, y sólo algunos pocos pueden hablar de por qué lo hacen.

El orden, para ser una empresa inspiradora, debería ser el inverso, de lo difuso a lo definido, de dentro afuera.  Es decir, que lo primero que debes plantearte es el motivo, “y no me refiero a ganar dinero-aclara Sinek en una conferencia que puede verse en internet- Eso es un resultado. Me refiero a explicar cuál es el propósito, la causa, la creencia, por qué existe la compañía y por qué debería importarle a alguien…”continúa. El Cómo y el qué van a continuación.

Según Knapp se trata de recoger respuestas a estas preguntas:

1. ¿Que hace tu compañía? "Una frase o frase que describa el negocio principal para los próximos cinco años. Ejemplos: "Hacer pasta de dientes", "arreglar coches", etc", explica el socio de GV en su blog.

2. ¿Cómo lo haces? "¿Cuál es tu salsa secreta? ¿Qué tecnología o enfoque te diferencia de la competencia? Ejemplos: "Hecho con ingredientes naturales", "el mejor servicio post-venta", etc.", continúa.

3. ¿Por qué? "Podéis pensar en el porqué como la razón por la que vais a trabajar en vuestra empresa. El negocio podrá pivotar, podréis lanzar nuevos productos, podréis abordar nuevos mercados, pero el porqué no varía. Ejemplo: "Promover una vida saludable", concluye Knapp.

Cada persona escribe sus respuestas. Cuando todo el mundo ha acabado, cada persona lee lo que ha escrito en voz alta y una persona escribe todas las respuestas en una pizarra.

A continuación, cada persona mira la lista y escribe en silencio sus respuestas favoritas. Acto seguido, cada persona lee sus votos en voz alta y un miembro del equipo marca los votos en la pizarra. Durante los siguientes diez minutos se debaten los resultados.

Tras el debate, Knapp propone realizar una lista de valores con los que se vincula la empresa. El método es el mismo: se anota, se comparte y se vota.

Y todo esto... ¿para quién?

"Los valores son útiles, pero no tienen ningún sentido si no sabéis a quién os dirigís", alerta Knapp. A continuación hay que enumerar todas las audiencias posibles y averiguar quién es más importante.

La idea es responder a esta pregunta: ¿Con quién te vas a relacionar?

¿Y qué pasa con las otras marcas?

El último paso consiste en posicionar la marca en relación con otras en el mercado (no tienen por qué ser de vuestro mismo sector).

Knapp propone dibujar un diagrama en un papel con cuatro rangos: De "Amistoso" a "Autoridad"; de "Joven e innovador" a "Maduro y clásico"; de "Juguetón" a "Serio", y de "Mercado masivo" a "Elitista". A continuación se ofrece a todos los participantes una impresión de este diagrama

"Cada persona marca su impresión para indicar dónde piensa que la compañía se sienta en cada rango", explica.

¿La clave? "Debatid sólo cuando haya un diagrama en el que la gente esté en desacuerdo acerca de dónde debería estar la compañía. Por ejemplo, si alguien coloca un punto justo por "Mercado de Masas" y otro coloca un punto justo por "Elite", deben explicar sus posiciones", matiza.

Por último, el método de GV propone trazar un paisaje competitivo para comparar su marca con otras compañías utilizando una sencilla matriz 2x2. El eje x va de "Clásico" a "Moderno" y el eje y de "Expresivo" a "Reservado". Cada miembro del equipo debe situar primero en esta matriz a las empresas de la competencia. Cuando ya se ha trazado el mapa de la competencia se sitúa a vuestro propio proyecto en ese eje.

Después de este ejercicio, asegura Knapp, ya tenéis una fotografía de vuestra marca.

Te recomendamos que si te ha gustado este pequeño resumen, leas el ejercicio original diseñado por GV.

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • ¿Quieres recibir todas las semanas lo mejor de Emprendedores en tu correo? Solo tiene que darte de alta en nuestra Newsletter.


Encuentra tu franquicia

Ver más articulos