Buscador
cerrar

Muy práctico

Consejos para contratar a tu primera plantilla

El tipo de empresa, tus objetivos y la actividad económica determinarán, en gran medida, el perfil de los profesionales que te conviene contratar al principio.

Ana Delgado | 20/04/2017
Linkedin Whatsapp

No es lo mismo hablar de los comienzos de una startup de base tecnológica que de, por ejemplo, una panadería. La actividad y la proyección marcarán no solamente el perfil de los profesionales que te interesan en el viaje de partida, sino también las fórmulas de captación y de adhesión a tu proyecto. Lo que sí es común, en cualquier caso, es la importancia de acertar con las primeras contrataciones dado que ello sentará los pilares para que tu empresa, en fase temprana todavía, adquiera robustez. Un tema importante es calcular muy bien el coste de tus contrataciones (te interesará leer el artículo Gastos que no suelen tenerse en cuenta al contratar personal).

Añadimos a continuación algunos consejos facilitados por expertos que te ayudarán a conducirte en esta toma de decisiones.

1.- Ten claro el perfil.

“No es lo mismo la captación de talento en una empresa que busque perfiles profesionales con experiencia y que aporten conocimiento y valor a la compañía, que requerir los servicios de un aprendiz que crecerá profesionalmente contigo. En el primer caso hablamos de perfiles especializados en áreas concretas cuya misión es complementar tus lagunas de conocimiento, mientras que, en el segundo supuesto, puede interesarte un perfil polivalente”, dice Carme Castro, responsable de Kainova, consultora para la gestión de personas.

2.- Contrata sólo a los imprescindibles.

 Dependiendo de tu pulmón financiero, podrás asumir o no la interiorización de los distintos departamentos de la empresa. Si el pulmón es escaso, el consejo de Lucas de Mendoza, director de operaciones de LoanBook, es externalizar aquellos servicios que no sean imprescindibles para el desarrollo de la actividad económica. Este podría ser el caso de las funciones de contabilidad o la gestión de los recursos humanos.

3.- Fíjate en la actitud.

Ni el nivel académico, ni el CV de los candidatos deben ser pruebas suficientes para tomar la decisión de contratar. Un factor importante es analizar la actitud del aspirante al puesto y valorar aspectos como sus motivaciones y expectativas. Recuerda Carme Castro que “la tuya puede ser una oferta laboral poco atractiva que corresponde al de una empresa pequeña, que está todavía empezando y, en consecuencia, con un futuro incierto. Probablemente me va a tocar hacer de todo, pensará el candidato”. El argumento contrapuesto es que disfrutará de un trato cercano, sin rigideces burocráticas, en un ambiente cordial donde todos luchan por sacar adelante un nuevo proyecto. Una entrevista personal es la mejor vía para detectar la actitud.

4.-Establecer una forma de reclutamiento.

 “Es importante establecer las distintas pruebas que configuran el proceso de selección, procurando que no se dilaten demasiado en el tiempo y que las personas encargadas sepan interpretar adecuadamente los resultados”, dice Lucas de Mendoza. Establecer un criterio favorecerá una valoración objetiva y te servirá de filtro inicial, máxime si optas por reclutar a través de plataformas.

5.- Alinearlos con tu idea.

Del emprendedor depende entusiasmar a los trabajadores con su proyecto de negocio y obtener la alineación. Para eso tendrá que explicarles cuáles son sus objetivos, la visión a futuros, si la intención es crear una marca o una cadena de establecimientos o montar una tienda sin más. Dependiendo de ello, captarás a candidatos ambiciosos con afán de crecer dentro de la empresa, o perfiles acomodados a un sueldo sin mayores complicaciones. Recuerda también que, si te inclinas por el primer modelo, no interesa coartar en exceso las iniciativas ni su potencial creativo “para mantener siempre viva la llama de la motivación”, aclara De Mendoza.

6.-Tirar de amigos o conocidos.

En función de lo que busques, puede ser, en opinión de Carme Castro, un buen recurso por la confianza que inspira contratar a una persona de la que tienes conocimiento y referencias fiables. Tirar de contactos puede ser también de utilidad si lo que buscas es cubrir vacantes de fin de semana o reclutar empleados para aumentos puntuales de producción. Si careces de estos contactos, una opción muy socorrida es consultar en portales y plataformas especializadas en solucionar necesidades laborales urgentes. Sin embargo, la opción de tirar de agenda no sería tan recomendable para puestos especializados y de relevancia en la empresa. Recuerda también De Mendoza las servidumbres y compromisos morales que suele acarrear esta vía, sobre todo a la hora de los despidos.

7.-No pienses que va a estar contigo toda la vida.

Este es, según Castro, uno de los mayores errores que suelen cometer los emprendedores principiantes. “Hay que ser realistas y pensar que en los momentos de arranque va a haber rotaciones en la plantilla, abandonos, por mucho que tu empeño sea contemplarlo como una pequeña familia”.

8.-Deja las cosas claras desde el principio.

La ambigüedad a la hora de exponer cuáles son tus objetivos y las causas que te mueven a contratar es, para Lucas de Mendoza, el error principal y la peor manera de favorecer el desengaño y las deslealtades. La sinceridad ha de ser siempre la base de una relación laboral.

9.-Las fórmulas de contratación.

La norma que parece haberse impuesto entre las nuevas organizaciones, tipo startup, es “contratar pronto y despedir deprisa” al objeto de no desperdiciar los escasos recursos disponibles en los comienzos. Valga el criterio en este tipo de empresas siempre y cuando se arbitre un contrato por proyecto o una solución que apunte a un modelo de asociación entre las partes. En otra clase de compañías, con una perspectiva más pausada, recomienda Lucas de Mendoza empezar siempre por un contrato temporal que permitirá a ambas partes medir su encaje en la ecuación. “Ya no hay grandes diferencias entre el pago de un despido de un contrato temporal o indefinido pero el significado del primero es hacer ver al empleado que es un periodo de prueba para los dos. Lo que, desde luego, nunca recomiendo es la sucesión de contratos temporales o del tipo fijos-discontinuos".

10.-Igual te interesa pagar el servicio.

En un marco regulatorio tan cambiante y complejo como el de España, entiende Lucas de Mendoza que, en determinados casos, convendría recurrir a agencias o asesores especializados en Recursos Humanos. “La normativa es tan variada que resulta fácil cometer errores en las contrataciones que pueden tener un coste no sólo laboral sino también en forma sanciones para la empresa. A veces compensa pagar desde el principio a un experto que abonar luego el importe de las multas”.

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • ¿Quieres recibir todas las semanas lo mejor de Emprendedores en tu correo? Solo tiene que darte de alta en nuestra Newsletter.


Encuentra tu franquicia