Buscador
cerrar

Emilio Butragueño Director general de la Escuela de Estudios Universitarios Real Madrid-Universidad Europea de Madrid.

“Con la llegada de Florentino al Real Madrid hubo una nueva manera de entender la gestión del fútbol y de los deportes”

Los años le han dado madurez y ya no parece el chico tímido de su etapa de futbolista. Se muestra ilusionado con su actual proyecto universiario que forma profesionales para la empresa que genera el deporte.

Ruth Pereiro | 24/11/2011
Linkedin Whatsapp

Su ficha:

Quién: Leyenda del fútbol, jugador del Real Madrid en los 80 y actualmente, director de relaciones institucionales del Real Madrid y de la Escuela de Estudios Universitarios Real Madrid.
Dónde y cuándo: Madrid, 22 de julio de 1963. 48 años.

Ya de futbolista parecía tener claro que esto no iba a durar para siempre.
¿Por eso siguió estudiando?
La verdad es que fui futbolista por casualidad, sin que siquiera fuera mi sueño, porque me parecía inaccesible. Por eso, cuando llegue a jugar en primera división, yo había empezado mi carrera. También pasó algo significativo cuando Vicente del Bosque, que fue compañero mío durante cuatro meses, se retiró después de 13 temporadas. Obviamente, pensé que también me iba a llegar a mí y esto fortaleció mi convicción de que tenía que estudiar mi carrera.

Entonces, la fama no se le subió a la cabeza.
Incluso cuando debuté en el Real Madrid no pensé que sería un profesional. Venía de jugar en un colegio y cuando llegué al club entendía el juego de la misma manera. Me divertía, y esa inconsciencia me ayudó a soportar la presión que había alrededor del Real Madrid. Por un lado, he convivido con un personaje, el que da la popularidad. Pero, por otro, había un planteamiento humano, que era el que yo tenía para la persona y que era más importante que el otro.

¿Y a qué soñaba dedicarse después?
Curiosamente, igual que de joven no tenía pensado ser futbolista, cuando estaba terminando mi carrera en el Real Madrid sí tenía como objetivo volver al club como ejecutivo. Ha sido la única meta que he tenido en mi vida. La vida ha sido generosa conmigo. Tras mi paso por México y Estados Unidos, volví a España, fui asesor del secretario de Estado para el Deporte hasta que me llamó Florentino (Pérez) para volver al Real Madrid. Ahí comienzo mi etapa de corbata.

¿Sigue metiendo goles en su tiempo libre o prefiere dedicarlo a otras aficiones?
Sí, voy a entrenar con los veteranos cuando puedo. Lógicamente, el cuerpo ya no responde igual. Es curioso que uno entiende el juego mejor que antes, tengo la jugada en la cabeza, pero las piernas no ejecutan igual. Ahora disfruto de otra manera.

¿Y qué tiene que ver el Real Madrid, un club de fútbol, con la formación y la educación?
Somos un club de fútbol, es verdad, pero con la llegada de Florentino hubo una nueva manera de entender la gestión del fútbol. Fue una auténtica inflexión en el mundo de las organizaciones deportivas en Europa. Supuso la aparición de nuevas disciplinas empresariales, muy habituales en el mundo empresarial, pero no del deporte, como la comunicación, el marketing y la propia gestión de empresas deportivas. Y pensamos en trasladar la experiencia y el conocimiento del club a través de másters. Un requisito imprescindible era que la universidad nos permitiese presencia en el ámbito internacional. Tenemos aficionados en todas las partes del mundo y queríamos relacionarnos con ellos. Y la Universidad Europea de Madrid pertenece a un grupo, Laureate, presente en muchos países. Ahora estamos en 12 países y pronto en tres más: Japón, Malaisia y Estados Unidos. Queremos garantizar la calidad, pero seguir con la expansión. Ellos son los expertos en el ámbito académico y nosotros intentamos hacer felices a nuestros aficionados a través de una gestión eficiente y equipos que consiguen títulos.

 
Para los estudiantes debe ser significativo tener a una leyenda del fútbol como director. ¿Está en contacto con ellos?
Si, lo estoy. Es cierto que el Real Madrid provoca cierta magia. Es un reclamo y una responsabilidad. Ellos esperan aprender mucho de uno de los clubes más reconocidos en el mundo. Muchos ejecutivos del club pertenecen al claustro de profesores, los alumnos también reciben clases aquí (estadio Bernabéu) y en las instalaciones de Valdebebas. Esos días tienen la posibilidad de conocer cómo funciona el club, su espíritu y la naturaleza del Real Madrid.

¿Conocen ellos su trayectoria? ¿Recuerdan ellos al Buitre?
No lo sé. Yo tampoco se lo digo. Es algo que pertenece al pasado.

¿Es un buen negocio todo lo que rodea a los deportes?
El deporte en sí tiene un gran impacto en el PIB. Imagina quitar el fútbol de la sociedad española durante unos meses… Para la economía es un elemento activador: consumiciones, hoteles, restaurantes, las camisetas que regalamos a nuestros hijos…  Yo creo que interviene en el bienestar emocional de los aficionados.

¿Qué negocio emprendería usted o cree que tiene más posibilidades de éxito?
Admiro a los emprendedores porque para serlo hay que tener una idea y coraje. Me gustaría, pero no se me ocurre nada, reconozco mi limitación. Cuando jugaba al fútbol era bastante creativo. Seguramente se terminó mi creatividad en el campo.

 
Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.


Encuentra tu franquicia

Ver más articulos