Buscador
cerrar

Director de escena y miembro fundador de La Fura dels Baus

“La Fura creará 5.000 puestos de trabajo”

Se dedica al teatro como remedio contra la timidez. Su mayor extravagancia, las zapatillas de suela curva. Es madrugador, ambidiestro, optimista, siente fascinación por Nietzsche y espera morir, algún día, abrazado a su mujer.

Joana Uribe | 21/03/2012
Linkedin Whatsapp

Su ficha
Quién es: Miembro fundador, en 1979, de La Fura dels Baus y director de escena.
Datos de interés: Prepara la ópera Babilonia. En 2011, fue a Oviedo para recoger el premio a la mejor dirección de escena por Des Ring des Nibelung. 

¿Qué proyecto tienes ahora entre manos?
Preparo, como director de escena, una ópera que se llama Babilonia. Para ello, cuento con la colaboración del filósofo alemán Peter Sloterdijk. La obra cuenta la historia del conflicto que nace del choque de civilizaciones. La estrenaremos en octubre, 50 días antes del fin del mundo que pronosticaron los mayas.

¿Qué es La Fura dels Baus?
Ahora mismo se trata de una compañía artística con seis socios accionistas a partes iguales. Cada uno de nosotros se encarga de aquellos proyectos que mejor se adaptan a sus preferencias. Por ejemplo, yo me decanto por las óperas, pero tengo compañeros que apuestan más por el teatro de texto o el teatro furero, es decir, ese tipo de espectáculo callejero, participativo con el público, que nos lanzó a la fama. Algunos miembros de La Fura han logrado, incluso, sus propios clientes. Como se puede comprobar, existe un funcionamiento interno bastante autónomo.

¿El mejor negocio de La Fura?
Pues el barco que nos dejó en la ruina en 2004. Me explicaré. Con motivo del 25 aniversario de la compañía, nos salieron varios proyectos por todo el Mediterráneo. Íbamos a actuar en Barcelona, en las Olimpiadas de Atenas, en Líbano, en Génova con motivo de su capitalidad cultural. Aquello nos permitía montar espectáculos en el agua, por eso compramos el barco. Nos gastamos dos millones de euros en ponerlo a punto. Luego los griegos, en el momento de firmar el contrato, se echaron atrás argumentando que temían ataques terroristas. Aquello nos hundió. Pero salimos adelante reestructurando la compañía, de tal manera, que no sufrimos la crisis actual. Mejor aún, estamos preparados para crecer.

¿Qué papel interpretas cuando te reúnes con tu equipo y buscas que fluya la creatividad?
Soy el que suma esfuerzos, el optimista. Me gusta articular el talento de los demás. Como soy ambidiestro, me gusta coger un poco de aquí y otro poquito de allá. Yo fui el que tuvo la idea de comprar el barco, eso me define como una persona arriesgada, la gente valora el riesgo. Ahora, te aseguro que tengo poco de suicida. Valiente, sí; temerario, no. El barco lo tenemos atracado al norte del Rin, en la frontera entre Alemania y Holanda. Allí lo cuidan las sirenas. En 2014 lo convertiremos en un cabaré flotante.

¿Eres un hombre trágico o cómico?
Más bien tragicómico. Yo necesito la alegría y la tristeza, la amistad y los enemigos. Un buen Gobierno pide siempre tener enfrente una oposición organizada y efectiva. Hasta las Olimpiadas del 92 se consideraba a La Fura un grupo de culto. ¿Cómo puede concebirse un espectáculo para 3.500 millones de personas? Pues gracias a la ayuda de profesionales en espectáculos de masas. Aprendí mucho de ellos. Nuestra propuesta Mediterráneo, mar olímpico, que duró 20 minutos sobre el escenario, precisó de un gran trabajo en equipo. Sólo mover la figura del hombre del milenio implicó a más de 100 personas. El resultado final mereció la pena.

¿Eres consciente de que has pasado a la historia?
Bueno, en todo caso a la pequeña historia del teatro, de las crónicas de los periódicos. Hacemos un arte efímero, físico, sin texto, que se irá diluyendo con nuestro último suspiro. Difícilmente lo podemos almacenar en una botella para que lo disfruten las generaciones futuras. Es lo que tiene el teatro, que muere con sus artistas.

¿Qué cualidades se necesitan para trabajar contigo?
Actitud creativa y físico atlético, agraciado, esbelto. Con esto no me refiero a la simple belleza física. Precisamente ahora, para la obra Babilonia, busco a cuatro mujeres gordas, con los pechos muy grandes, que representen a Inanna, la diosa sumeria del amor libre. En cuanto las encuentre, las contrato.

Tu vocación frustrada.
La arquitectura. Yo siempre quise hacer casas y me moriré sin haberlo intentado. A los 18 años, suspendí matemáticas en COU por culpa de una profesora durísima. Desistí seguir adelante y empezar la carrera universitaria. Entonces preferí graduarme en teatro actuando en la calle. Luego viajamos por todo el mundo y aquí sigo como director de escena.

Dime algo que has imaginado que aún te ha resultado imposible volcar sobre el escenario.
Quiero montar un espectáculo con gravedad cero, dejando a los actores flotando en el aire. Esta idea y otras futuras nos permitirán crear 5.000 puestos de trabajo. Ese es mi empeño. Veo a muchos amigos y familiares desesperados, en paro. No puede ser. Ahora toca usar la creatividad para crear empleo. Si el Cirque du Soleil lo ha conseguido, consolidándose como una gran empresa y cotizando en bolsa, La Fura también lo logrará.

¿Cómo motivas a tu equipo?
Les agradezco el esfuerzo que hacen. Les animo, busco la manera de obtener de ellos lo mejor estimulando sus cualidades. Evito las broncas. Sólo provocan malestar y que la gente se bloquee. Eso no me interesa.

¿Llevas contigo algún amuleto cuando estrenas una obra?
Sí, suelo ponerme una camiseta de la imagen de la Virgen de Guadalupe. La primera que tuve fue la que me regaló un socio mío después de casarse con una mexicana.

 
Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.


Encuentra tu franquicia

Ver más articulos