Emprendedores.es

Diferénciate ofreciendo tus servicios en lugares distintos, internacionalízate...

Diversifica tu oferta

Pilar Alcázar 20/07/2011

clinica aquiles tragora cascajares
Arriba: La fisioterapeuta Isabel Delgado, fundadora de la Clínica Aquiles. En el centro: La socias de Trágora, Elena Fernández (izqda), Ana Martín y Pilar Puig. Abajo: Cascajares organiza cada año una subasta benéfica de capones que pueden superar el precio de 6.000 euros.
Clínica Aquiles. Saca tu actividad del local

La mayoría de las clínicas de fisioterapia, podología y similares intentan captar nuevos clientes diversificando su oferta con todo tipo de servicios: psicología, logopedia, nutrición y dietética, incluso estética y venta de productos cosméticos y parafarmacia, como hizo en su día la fisioterapeuta Isabel Delgado con su Clínica Aquiles para hacer frente a la crisis. Pero ¿cómo seguir creciendo si tienes todas las actividades posibles en tu cartera y no dispones de capital para abrir más centros?

De la clínica a pie de calle

“Decidí buscar formas de trabajar fuera del centro”, explica esta emprendedora que para reinterpretar su negocio ha pasado primero por ampliar su formación en campos que tienen poco que ver con la fisioterapia, como el marketing, la publicidad y las relaciones públicas. Esa estrategia le ha ayudado a crear  dos nuevas líneas de negocio que ofrece fuera de la clínica: Aquiles Events, servicios de fisioterapia, relajación y terapias manuales en eventos deportivos y corporativos; y Aquiles Vita, las mismas actividades pero aplicadas en viajes.

Delgado advierte que no debemos confundir este tipo de servicios con otros muchos que ofrecen las agencias de viajes con un componente mucho más lúdico. El suyo consiste en realizar terapias para quitar lesiones, dar formación para aprender formas correctas de descanso, estiramientos, tablas de ejercicios para lesiones concretas. “Si estamos en un evento, somos una clínica a pie de pista para todos”, asegura.

Trágora Traducciones. Diversifica tu oferta de servicios

Ésta es una de las formas de reinvención que más estáis siguiendo para afrontar la crisis. Pero muchos se van por el camino más sencillo, pensando en lo que saben hacer, y se pierden buenas oportunidades. Un ejemplo: piensa cómo puede diversificar una empresa de traducción. Obvio: ampliando a más lenguas, ¿verdad? Las socias de Trágora Traducciones y Comunicaciones buscaron otro camino, más largo pero menos explotado. Se hicieron profesoras online de traducción, para lo que tuvieron que pasar por un curso de formación de formadores online y marketing en redes sociales. 

Nuevos clientes

Se embarcaron en el proceso de cambio hace dos años, creando tres líneas de negocio: traducciones, formación sobre traducción y seminarios sobre comunicación. Si antes se limitaban a clientes corporativos, ahora también ofrecen su experiencia como traductores y comunicadores a profesionales de los dos campos (traductores, periodistas, locutores, etc.), muchos de ellos profesionales freelance que trabajan de forma autónoma, lo que a su vez les ha llevado a detectar otra vía de negocio nueva que ya están ultimando: cursos online sobre cómo darse de alta como autónomo, cómo promocionar el negocio en redes sociales, cómo crear una web con poca inversión... “No hemos abandonado el sector inicial de traducción, que es nuestra principal fuente de ingresos, pero la formación online para traductores nos está yendo muy bien. Se ha hecho totalmente internacional, ya que en Internet existe poca formación de calidad para ellos y hay muchos españoles en otros países interesados en estos contenidos”, comenta Elena Fernández, una de las socias.

Cascajares. Reinventarse para crecer fuera

Alfonso Jiménez es un emprendedor de raza. De los que están continuamente creando cosas nuevas. Dejó de estudiar al acabar COU para emprender y pocos años después creó Cascajares (1994) como una firma que fabricaba capones para su distribución en hostelería. Ni siquiera tenían una fábrica propia, la alquilaban los fines de semana. Cuatro años después montan su propia fábrica. La empresa va bien, pero deciden reinventarse: “La crisis de las vacas locas nos hizo pensar que si algo así ocurría con las aves nos habría afectado muchísimo y decidimos diversificar hacia otros productos de calidad, además del capón”. La gripe aviar les cogió con los deberes hechos.

La boda real

En el 2003 les eligen como proveedores de la boda de los Príncipes de Asturias, “porque postulé sin tener contactos ni una marca conocida”. Su  popularidad se dispara y aprovechan para reinventarse de nuevo, en plena resaca real: lanzan su primera línea de productos para el consumidor final, que hoy supone el 45% de su facturación.

Un castellano en América

Ahora se encuentran inmersos en un ambicioso plan de internacionalización para llegar al mercado americano y han tenido que reinventar su marca porque allí era muy difícil de pronunciar. Su nueva seña de identidad es Chef Brigade (la brigada del chef) para el canal horeca y Chef et moi (chef y  yo) para el consumidor final. Alfonso Jiménez considera una prioridad la salida a los mercados exteriores en el momento actual: “Tenemos capacidad para conquistar países y lo debemos hacer porque España va a estar cuatro años muy complicada. Pero es importante buscar alianzas con gente local donde cueste más vender como marca española. Y hay que elegir bien el destino. Nosotros empezamos exportando a Japón y nos salió mal, porque resultaba muy costoso enviar allí nuestros productos. Ahora lo haremos desde Canadá para quitarnos esa espinita”.

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue un 20% de descuento: 12 números por solo 28,80 € (ahorro 7,20 €).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • Lo mejor de Emprendedores en tu correo. ¿Te vas a resistir? Date de alta en nuestra Newsletter, y descárgate gratis el ‘Manual práctico del emprendedor’.