Buscador
cerrar

Psicología emprendedora

¿Por qué tomamos decisiones para justificar errores pasados?

¿Por qué en muchas ocasiones tomamos decisiones que justifican elecciones anteriores, aunque estas hayan sido equivocadas?

Rafa Galán | 14/09/2017
Linkedin Whatsapp

El inversor Warren Buffet recomienda, metafóricamente, claro, que cuando te encuentres en un agujero, "lo mejor que puedes hacer es dejar de cavar".

Por lo general, a la hora de decidir, solemos decantarnos por aquellas opciones que justifican elecciones anteriores, aunque estas hayan sido del todo erróneas. A esas decisiones anteriores se las denomina en Economía como costes irrecuperables. ¿Por qué caemos en esa trampa?

Hacer frente a una decisión errónea en la empresa no es fácil y puede acarrear consecuencias indeseadas.

Pero, ¿por qué caemos en esta trampa? Según explican John Hammond, Ralph Keeney y Howard Raiffa en su bestseller, que cumple ahora una década en el mercado, Decisiones inteligentes (Gestión 2000), “reconocer que se ha adoptado una mala decisión en la vida personal es una cuestión meramente privada, que sólo afecta a la autoestima; sin embargo, en el mundo empresarial, una mala decisión suele ser una cuestión bastante pública, que invita a realizar comentarios de crítica a colegas o a jefes”.

Para esquivar esta trampa, los autores proponen las siguientes estrategias:

1. En primer lugar, localiza y escucha atentamente los puntos de vista de las personas que no participaron en las decisiones anteriores. “No se verán comprometidos por ellas”, advierten Hammond, Keeney y Howard.

2. A continuación, examina los motivos por los cuales te inquieta admitir un error anterior. “Recuerda que una elección inteligente tiene a veces consecuencias negativas, sin que eso sea culpa de la persona que adoptó la decisión inicial, y que ni siquiera los directivos más expertos y cualificados son inmunes a los errores de valoración”. Recuerda las sabias palabras de Warren Buffet: “Cuando se encuentre en un agujero, lo mejor que puede hacer es dejar de cavar”.

3. Mantente también alerta y vigila la predisposición de tus empleados a caer en esta trampa. “Así, cuando sea necesario, redistribuye las responsabilidades”, recomiendan.

4. Por último, no promuevas una cultura de miedo al fracaso. “Analiza en tus empleados la capacidad para decidir, no sólo la calidad de los resultados”, aconsejan.

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • ¿Quieres recibir todas las semanas lo mejor de Emprendedores en tu correo? Solo tiene que darte de alta en nuestra Newsletter.


Encuentra tu franquicia

Ver más articulos