Buscador
cerrar

Bootstrapping

Montar una empresa con 1.000 € y vender a los tres meses

Está claro que con ese presupuesto solo podemos hablar de negocios digitales, nada que requiera un local ni reserva de materiales. Franck Scipion, fundador de Lifestyle al Cuadrado te cuenta cómo hacerlo.

Ana Delgado | 01/12/2017
Linkedin Whatsapp

Pongamos que escasea el presupuesto, tanto que lo máximo de que dispones es de 1.000 euros y que no quieres tampoco recurrir a los bancos. Aún partiendo de condiciones tan limitadas, entiende Franck Scipion que es perfectamente viable montar un negocio en el entorno digital. A los 1.000€ habrá que sumar otros requisitos imprescindibles para que funcione: aprendizaje previo en el manejo del entorno digital y el tiempo. “Si no tienes dinero, tendrás que trabajar más y sacar un mínimo de 20 horas semanales para ponerlo en marcha”, dice.
 
Aclarado esto, lo primero que tienes que hacer es saber a qué quieres dedicarte y dónde puedes aportar valor. Puede ser un servicio de consultoría, venta de conocimientos o, incluso, el paso previo a montar tu ecommerce. Luego ya, puedes montar un blog. No es necesario entretenerse mucho en el diseño ni dotarlo de contenidos, basta con un pdf donde expongas de forma clara a lo que te dedicas y lo que ofreces. Hasta ahora son 0 los recursos invertidos.

Los primeros 300€ tendrías que invertirlos en publicidad en redes sociales, eligiendo aquellas que se aproximan más a tu target potencial, tampoco hacen falta todas. En facebook, por ejemplo, puedes gastarte entre 5-6 euros al día durante todo un mes. Con esto se supone que es suficiente para atraer las primeras visitas a tu página, pero el trabajo no acaba ahí. Tu respuesta inmediata debe ser intentar captar sus correos electrónicos y contactar directamente con cada uno de ellos explicándoles cómo les puedes ayudar. “La mayoría de los negocios digitales fallan porque no tienen prescriptores”, afirma Escipion, es decir, personas que te recomiendan y esto se obtiene después de ganarte la confianza. “Déjales que hablen a través del correo, que te cuenten lo que buscan y así sabrás cómo enfocar tu negocio y ganarte su confianza”. Una métrica razonable al principio es que conseguir un correo requiera una inversión de 1€.

En el segundo mes deberíamos tener ya varios indicativos. Número de visitas, respuestas a tus correos y, con una poca de suerte, algún cliente“ no los que te visitan sino esos que sacan la tarjeta y pagan por lo que les estás vendiendo”, aclara. De ser así tendrías ya pruebas suficientes de que el negocio gusta y puede funcionar así que lo siguiente sería automatizar procesos. En lugar de contactar uno a uno, ahora puedes invertir otros 300€ en una campaña de email marketing para compartir contenido con muchas más personas y destinar lo que te sobre a seguir invirtiendo en las redes. Llegado este punto tendrás que fijar las tarifas.

Ahora ya solo te quedan 400€ en la cartera y con ello nos ponemos en el tercer mes. Ha llegado el momento de salir con una oferta en firme y marcarse un primer hito claro. Por ejemplo, anunciar 1 hora de servicio de consultoría por 100€ y, con esto, tengo que conseguir 5 clientes. De nuevo son las redes sociales y los contactos los que absorben la partida presupuestaria para que todos se enteren de que estás vendiendo y alcanzar el objetivo propuesto. Este tercer mes será, según Escipion, la fecha clave para validar el negocio y constatar que lo que haces tiene sentido. De no ser así, igual es que no ha cuajado y te tienes que replantear las cosas y seguir por otro camino. Lo peor que puedes hacer es empezinarte y dilatar plazos innecesarios.

Se ha hecho también referencia a la posibilidad de montar bajo ésta misma estrategia un ecommerce. En este caso, no habría que esperar a disponer de todo un catálogo de artículos para empezar a montar el negocio. Sería suficiente con disponer de un producto estrella y utilizarlo como referencia de lo que vendrá después. Puede parecer que lo que vendes es humo, pero ya tendrás tiempo de demostrar que no es así. No hay que olvidar que la clave de estos negocios está en formularlos de manera modular y escalable.
De lo que se trata es de conseguir bootstrapping, esto es, empezar algo con muy pocos recursos e ir generando ingresos poco a poco que deberán reinvertirse en el negocio si es que quieres verlo crecer. Pero, de momento, la facturación inmediata es el objetivo y si no la consigues, no busques muchas más pruebas.

Pero si necesitas más pistas, puedes consultar este artículo de Guy Kawasaki con once tácticas para conseguir bootstrapping.

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • ¿Quieres recibir todas las semanas lo mejor de Emprendedores en tu correo? Solo tiene que darte de alta en nuestra Newsletter.


Encuentra tu franquicia

Ver más articulos