Buscador
cerrar

Brava Fabrics

Cómo crear una marca de moda sostenible

Cuatro cosas se propusieron desde el principio: crear una marca de moda, hacerlo por el canal online, moverse dentro del comercio justo y la sostenibilidad y hacerlo ajustándose a los niveles de riesgo económico que pudieran asumir personalmente.

Ana Delgado | 20/05/2017
Linkedin Whatsapp
Iván Monells y Ramón Barbero

Los chicos de Brava Fabrics, Iván Monells y Ramón Barbero, se decantaron finalmente por un nombre que evocara sus raíces mediterráneas (la Costa Brava) y aludiera a su valentía. Bautizaban así estos compañeros de MBA en Esade una marca de moda que querían sostenible.

Los primeros 50.000€ los reunieron de sus propios recursos destinados a lo que, inicialmente, iba a ser un marketplace para la venta de moda multimarca. Se dieron cuenta de que esta vía requería un importante volumen de ventas para que los márgenes obtenidos fuesen holgados y se decidieron a crear su propia marca. Dice Iván Monells que el mérito del marketing digital radica en la democratización del mismo y es que ellos pronto destacaron en el panorama de la moda nacional gracias a sus publicaciones en las redes, preferentemente Facebook e Instagram, y afinando muy bien el target.

Camisas estampadas de estilo hipster fueron el producto estrella utilizado para el lanzamiento. A un diseño original sumaron los tejidos naturales, la confección en pequeños talleres locales y la venta exclusiva online a través de su e-commerce. El lanzamiento se hizo en marzo del 2015 y, casi de forma inmediata, empezaron a vender cerrando ese primer año con una facturación de 150.000 euros, cifra que estuvieron cerca de cuadruplicar el año pasado mientras que las previsiones para el cierre del ejercicio actual apuntan a 1.5 millones de euros. Así es como se han financiado, vendiendo a diario, además de un Enisa, una pequeña ayuda del Instituto Catalán de Finanzas y un apoyo bancario que obtuvieron en condiciones ventajosas -sin avales- en atención a la curva de la empresa.

La aceptación de sus diseños, les ha animado a adentrarse ya en el sector de la moda femenina y a engrosar la oferta con bermudas, pañuelos, pajaritas, jerséis…todos ellos con su particular estampado del que ahora, ya consolidados como marca, se atreven a prescindir. Algo más del 50% de las ventas las realizan en España, mientras que el resto procede de mercados de la Unión Europea. Alemania, Holanda y Bélgica son los fuertes, aunque también distribuyen en Reino Unido e Italia, un mercado, este último que les parece muy interesante para ganar posiciones.

Asimismo, la evolución natural de la empresa les ha llevado a dar el salto del entorno digital al físico, con una tienda propia y vendiendo, ahora ellos, en puntos multimarca sin esfuerzos añadidos. “Cierto que nacimos como marca digital y un modelo B2C, pero cuanto empezamos a recibir solicitudes de tiendas interesadas en vender nuestros artículos no vimos motivo para perder ese tren”, dice Iván Monells.

Aunque hasta el momento hayan logrado la sostenibilidad económica, no descartan la posibilidad de que algún día tengan que recurrir a inversores externos para afrontar nuevas etapas. “Claro que depende de la actividad y del modelo de negocio. Nosotros, lo único que decimos, es que si se quiere crear una empresa sostenible con pocos recursos, se puede”.

Suscríbete
  • Suscríbete a la revista y consigue 12 números por solo 28,80 € (un 20% menos).

  • Emprendedores en un iPad

    Accede a nuestro Quiosco Digital y disfruta de la revista en tu tableta, estés donde estés.

  • ¿Quieres recibir todas las semanas lo mejor de Emprendedores en tu correo? Solo tiene que darte de alta en nuestra Newsletter.


Encuentra tu franquicia