La franquicia amuebla su recuperación

El mercado se rearma, tas unos años convulsos. Y parece que lo hace sobre cimientos sólidos. Según DBK, las ventas de muebles de hogar crecieron en el 2017 al 4,6 %, hasta alcanzar los 1.465 millones de euros, “impulsadas por la reactivación de la demanda inmobiliaria y la fortaleza del gasto de los hogares en bienes de consumo duradero”. Mención aparte merece el segmento de muebles de cocinas, donde se concentra un buen puñado de operadores -casi todos foráneos- con propuestas ya consolidadas.