La ‘jam session’ emprendedora que orquestan desde Sacyr

Un ecosistema mucho más amplio, capaz de aglutinar el talento diseminado por todas las partes para resolver grandes retos que afectan al conjunto de la sociedad. Este es el modelo de innovación que defiende Diego Rocha, director de Innovación en Sacyr.

image
Sacyr

Más que una cuestión entre startups y corporaciones, Diego Rocha, director de Innovación en Sacyr, apuesta por un ecosistema emprendedor en el que interactúen todos los agentes. Corporaciones y startups, sí, pero muchas más de las que se unen ahora sumando, también, el esfuerzo de universidades, centros tecnológicos, instituciones públicas y privadas…Es decir, aunar todo ese talento diseminado para resolver grandes retos que afectan al conjunto de la sociedad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La metáfora a la que recurre Diego Rocha ilustra muy bien cuál es su visión sobre el camino que debería seguir el ecosistema emprendedor. “Me gusta la imagen de las jam session de jazz. Múltiples agentes trabajando que, a veces, van todos a una y suenan como una banda mientras que, otras veces, la mayoría se orillan y ceden el protagonismo a otros para que hagan un solo que, de alguna manera, aporta más y enriquece la actuación del conjunto”.

La imagen enlaza también con su concepto de innovación abierta , sin frenos al talento innovador que puede florecer en cualquier lugar, tanto dentro como fuera de una organización. Ello no quiere decir que el departamento de Innovación de Sacyr aplique una política de café para todos. “Nosotros no tenemos una aceleradora ni una incubadora ni corporate venture…Nosotros centramos toda nuestra estrategia en retos a resolver. Identificamos un reto partiendo de dónde nos aprieta el zapato y ese reto lo ponemos encima de la mesa para que agentes del mercado nos ayuden a resolverlo. En esta lógica del ecosistema al que me refería entran también los empleados a través de programas que lanzamos internamente”.

Intraemprendimiento

En este sentido, afirma Diego Rocha que “Sacyr es una una compañía plagada de innovadores naturales”. Se refiere a esas personas que, entre los más de 30.000 empleados que integran la plantilla, se proponen hacer las cosas de manera diferente. “Tenemos identificado a estos innovadores naturales de la compañía. Les reconocemos, damos voz a las iniciativas que ellos lanzan e intentamos que el resto de la organización les emule”.

Al margen de esta línea natural de innovación, estarían los programas de intraemprendimemiento que, en función de la naturaleza del reto, lanzan periódicamente a la participación de toda la compañía o a determinados departamentos. Estudian las propuestas de resolución recibidas y, en caso de que alguna les parezca viable y atractiva, la dotan de presupuesto y equipo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En cuanto a la manera que tiene Sacyr de retribuir a esos agentes externos que participan en la resolución de un reto, afirma Rocha: “Si se crea valor, vemos cómo lo repartimos partiendo siempre de la base de que tiene que haber muchísima generosidad y una lógica de win-win para todas las partes. Sin ese espíritu, la innovación abierta no funciona”.

Retos ante un punto de inflexión relevante

Por otro lado, aunque Sacyr lleva años como empresa referente dentro y fuera de nuestras fronteras en el sector de las infraestructuras y servicios urbanos, observa Diego Rocha que es el momento propicio para que ese amplio ecosistema afronte con fuerza los nuevos desafíos que plantea el cambio de las reglas del juego. Es a lo que se refiere cuando habla de “un momento a punto de caramelo” en el sentido de que las nuevas tecnologías disruptivas afectan ya a los entornos físicos en los que nosotros trabajamos”.

En cuanto a los principales retos que el nuevo escenario plantea al sector en general, y a Sacyr en particular, destaca:

-Conectar más con los ciudadanos. “Tradicionalmente hemos sido un sector muy B2B y ahora tenemos que orientarnos más al B2C si queremos entender mejor cómo se comportan los ciudadanos, su relación con las infraestructuras o sus nuevas necesidades”.

-Mejorar el core de negocio. El uso de tecnologías como la robótica o la inteligencia artificial aporta un sinfín de información relevante acerca de los ciudadanos. El reto, en este sentido, es saber aprovechar toda la información recabada para automatizar y optimizar el core business a la vez que se mejora el mundo físico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

-Nuevos modelos de negocio. Diego Rocha es consciente de que las fronteras sectoriales tienden a desaparecer debido a la interconexión que procuran las nuevas tecnologías. Ya no se trata solo de construir autopistas con alta tecnología sino de tener también en cuenta la irrupción del coche eléctrico o el autónomo. “Se trata de ir migrando conforme cambian los estadíos de la cadena de valor en los que estamos ahora para anticiparnos a los que habrá en 10 o 15 años”.

Por otro lado, en cuanto a la posibilidad de que la compañía se abra a nuevos sectores, aclara Rocha que “Sacyr continuamente está planteándose la diversificación relacionada, es decir entrar en negocios donde nosotros tenemos capacidades diferenciales como son saber gestionar el ciclo de vida de las infraestructuras en su conjunto o saber gestionar grandes colectivos de trabajadores”.

-Atraer el nuevo talento. Si el core business cambia, también lo hace el perfil de los profesionales que requiere la empresa. En consecuencia, al talento ingenieril predominante hasta ahora, Sacyr deberá también ahora ganarse la simpatía de matemáticos, programadores, científicos de datos..

-Tecnologías. En cuanto a las tecnologías que, en opinión de Rocha, más van a cambiar las reglas del juego en el sector se encuentran: el Internet de las Cosas (IoT), el mundo del modelado 3D, la realidad virtual/ aumentada, robótica y analítica compleja big data que aporta la inteligencia artificial.

Dónde está ahora la competencia

De la victoria en cada uno de los retos señalados dependerá, en gran medida, la capacidad de Sacyr para hacer frente a su actual competencia que Rocha reparte entre:

-La tradicional, que corresponde las grandes empresas de infraestructuras y servicios en general, con compañías de origen español a la cabeza, algunas europeas y medianas empresas de infraestructuras en los países donde operan, como Chile, México, Colombia o EE.UU

Publicidad - Sigue leyendo debajo

-Los nuevos entrantes, que están llegando con alto valor añadido y que “principalmente son empresas tecnológicas de todos los tamaños.

-La asiática. Aunque con menor valor añadido, el sector está cada vez más atento a lo que se hace en el mundo asiático, especialmente China, “con mucha capacidad financiera y bajos costes productivos y que están siendo muy agresivos en precios”.

El radar puesto en la innovación

Para abordar con éxito todos los desafíos referidos, la alta dirección de Sacyr redactó a finales de 2014 un plan estratégico al objeto de reforzar determinadas funciones transversales. En un primer momento fueron reforzadas principalmente áreas como la gestión del talento, la gestión de riesgos y la estrategia de innovación. A esta última es a la que se incorporó Diego Rocha hace menos de 4 años con la misión de “dinamizar ideas sobre nuevas maneras de hacer las cosas en nuestros negocios que, aplicados a la realidad, generen valor en los ciudadanos, sus intermediarios y las Administraciones Públicas y que, de alguna manera también, nos permita generar algún tipo de ventaja competitiva y sostenibilidad financiera de todo ese ejercicio”.

Entre las principales iniciativas acometidas por Rocha en el nuevo cargo menciona la definición de la estrategia de innovación, iniciativas de corte cultural, articular el ‘open innovation’ y , por último, la ejecución de dicha innovación con proyectos que ponen esas ideas a trabajar.

En ningún caso el mérito es atribuible en exclusiva a la figura del responsable del departamento. En el recorrido le acompañan un total de 30 personas, un equipo que se ha convertido en principal motivo de orgullo de Diego Rocha por su capacidad de "cohesión, motivación, mezclarse muy bien con el talento de fuera y porque creo que este equipo está dando resultados de implantación de proyectos de alto impacto”, concluye.

Publicidad - Sigue leyendo debajo