Qué puede hacer por tu negocio esta experta en marketing espiritual

Puede que parezca contradictoria la unión entre marketing y espiritualidad, pero ésta experta asegura haber conducido a cientos de mujeres emprendedoras al estrellato con su aplicación.

image
Marielys Avila

Su nombre es Marielys Avila y cuenta que, de haber hecho caso a su abuela, seguiría pasando penurias en Venezuela y esperando la llegada de alguien que la rescatara. No fue así. Antes de cumplir los 20 abandonó casa y continente y ahora lleva ya cerca de 30 años residiendo en Holanda. De la cultura calvinista dice haber aprendido a ser mas independiente y no estar siempre velando, como mujer, por las necesidades de toda la familia.

Con su exmarido montó hasta tres restaurantes. Posteriormente, ya en solitario, creó una agencia de au-pair con la que llegó a posicionarse entre las primeras internacionalmente hasta que, con la crisis, quebró. Lejos quedaba ya “la mentalidad de la escasez” que quiso inculcarle la abuela, de manera que, totalmente arruinada, Marielys Avila aparcó a un lado las limitaciones y, tras formarse para su reinvención, emprendió de nuevo. Empieza aquí su faceta de experta en marketing espiritual.

Asegura que esto del marketing espiritual es algo que, en América, se estila mucho, pero aquí la pregunta que surge de forma espontánea es: ¿eso qué es? Y lo explica. "Partiendo de la Ley de Pareto, los negocios se componen de un 80% de espiritualidad y un 20% de herramientas. La cuenta de resultados es la suma de ambos, pero nunca debe ser el primero ni el único objetivo. Cualquier negocio es el reflejo de lo que eres tu, de cómo te sientes como persona y si vives a la altura de tus capacidades”, sostiene. Así que ella, que se dedica a mentorizar a mujeres emprendedoras, empieza por trabajar su interior, “a desarrollar el ser”.

Entiende que, en líneas generales, “las mujeres son más cautelosas y menos impulsivas. Nosotras medimos mucho los riesgos y eso tiene sus pros y sus contras. La parte positiva es que solemos crear negocios más estables pero, en el lado contrario, está que de tanto calibrar los riesgos y ponernos en lo peor acabamos siendo presas del pánico y caemos en lo que se conoce como parálisis por análisis. No olvidemos que el miedo es el castrador de sueños más poderoso que existe y ningún emprendedor debería guiarse por él”.

Y como, en su opinión, las cosas cambian primero dentro y luego fuera, su trabajo se centra en concienciar a sus pupilas en que vender -esencia final de todo emprendimiento- no implica manipular ni engañar a nadie, sino todo lo contrario, “ayudarles y resolver problemas. Eso es lo que persigue cualquier negocio”. Una vez convencidas de esto, desaparecen los prejuicios para vender a la vez que la emprendedora se abre a la mentalidad de la abundancia, esto es, el dinero te llega porque te lo mereces y porque es el resultado de invertir mucho tiempo, energía y dinero en beneficio de otros.

Insiste, no obstante, en desvincular la mentalidad de la abundancia del dinero. La primera es una actitud que empodera a las personas que han sido capaces de desarrollar todo su potencial. “Si consigues que arraigue en ti, da igual que fracases porque sabes que lo tienes todo para salir de esas. Solo la mente mediocre espera la fórmula mágica y conseguir resultados fantásticos sin hacer nada, mientras que la de la abundancia sabe que el resultado depende de ella”.

Así es como dice Marielys Avila haber llevado a muchas mujeres emprendedoras a lograr facturaciones de cinco dígitos mensuales y seis anuales. Se orienta solo a los negocios online y a mujeres con formación y profesiones liberales que llegan a ella convencidas ya de que quieren emprender. Actualmente afirma que cuenta con un centenar de clientas activas, gran parte de ellas en España, y que alcanza una facturación que ronda el medio millón de euros al año.

Publicidad - Sigue leyendo debajo