Bridge for billions: Emprendedores en 90 días

Si tienes la idea y la determinación suficiente para ponerla en marcha pero careces de recursos y de un entorno propicio al emprendimiento, el programa Bridge for billions te ofrece la oportunidad de formarte y validar tu modelo de negocio en 90 días.

 
Getty images

El proyecto lo arrancó Pablo Santaeufemia, a los 26 años, junto a su socia, Jessica Kou, en una apuesta por los emprendedores como motor de desarrollo económico. Antes de poner en marcha Bridge for billions habían observado que, pese a la existencia de miles de programas de apoyo al emprendimiento en todo el mundo, millones de emprendedores potenciales no eran capaces de poner en marcha sus proyectos. Las causas eran múltiples, desde carecer de recursos suficientes hasta habitar en una zona del mundo dejada de la mano de dios, ser mujer o pertenecer a una minoría racial. Así es como este emprendedor, Forbes Under 30 y también premio Ashoka, se propuso como meta democratizar el acceso al emprendimiento a todo el mundo dentro del concepto de la economía de impacto.

Un ecosistema con mucho valor

Bridge for billions es una incubadora 100% online global que te ayuda a desarrollar y validar tu modelo de negocio en 3 meses. El programa que han desarrollado para conseguirlo se llama The Leap (el salto). Se estructura en 8 módulos que van guiando al emprendedor a crear, paso a paso, su plan de empresa de la mano de un mentor especializado en su área de actuación. El precio único que pagan los beneficiarios del programa es de 450€, cantidad suficiente para cubrir los gastos de mantenimiento de la plataforma.

A través de él los emprendedores en cualquier sector cubren el aprendizaje de la fase inicial: la conceptualización, la validación de la idea o el desarrollo del producto mínimo viable. Para ello ponen a tu disposición mentorías especializas que ofrecen de manera voluntaria otros emprendedores de todo el mundo. En total son más de 18 horas de mentoría personalizada siguiendo la metodología ‘learning by doing’ además de sesiones grupales cada semana. Proporcionan, además, a los alumnos 8 herramientas de desarrollo de negocio (propuesta de valor; mapa de socios estratégicos; mapa de competidores; modelo de negocio y estrategia de precio; proyecciones financieras; actividades clave y ventas; plan de crecimiento e impacto social).

Una vez superados los 8 módulos el emprendedor puede descargarse el documento para “presentar su idea al mundo” (inversores, competiciones, reuniones…). Las otras grandes ventajas del programa son la de integrarse en una comunidad global emprendedora así como en una red de inversores y concurrir al premio seed capital. Y todo a cambio de nada porque ni siquiera tienen intención de pedirte participación de tu empresa.

En cada convocatoria mensual de The Leap, entran una media de 30 emprendedores, previa selección de la organización. Obsérvese que la media de proyectos admitidos por las incubadoras o aceleradoras es, en el mejor de los casos, de 30 al año. Los mentores eligen los proyectos, aunque también los emprendedores tienen que aceptar al mentor, motivo por el cual algunos lo han bautizado como "El tinder del emprendimiento". El mentor va trabajando con su equipo paso a paso cada una de las herramientas, un trabajo al que dedican cerca de 8 horas a la semana por cada uno de los módulos. Los mentores validan cada vez que se termina una herramienta a la vez que el equipo evalúa al mentor. Posteriormente, ambos evalúan a la organización. "De esa manera sabemos cómo va funcionando todo desde arriba y qué proyectos tienen problemas. Eso es lo que nos hace escalables, porque podemos monitorizar muchos proyectos sin perder la calidad".

Al margen del B2C, abierto a los emprendedores de todo el mundo, cuentan también con un B2B que funciona mediante licencias, donde cuentan con clientes de la talla de Coca-Cola, Accenture, Iberdrola o la Escuela de Organización Industrial, entre otros. "A estos -dice Pablo Santaeufemia- les cobramos el precio de verdad". Normal que así sea teniendo en cuenta que consiguen reducir de forma notable los costes de sus programas de emprendimiento a la vez que garantizan altos cánones de calidad. Estos programas se convocan a demanda de los clientes. "La magia de bridge es que no hay que renunciar a la cantidad por la calidad".

Una comunidad de por vida

La metodología que aplican en Bridge for Billions integra lo mejor de los programas de formación para emprendedores de las universidades de Stanford, el MIT y Carnegie Mellon. Los puentes se establecen tanto en la oferta B2B como en B2C de manera, el programa no concluye con la graduación sino que luego tienen acceso a una comunidad global de todos los emprendedores de por vida muy útil cuando se persigue la escalabilidad de un proyecto.

Bridge for billions con 56 países adscritos, cuentan con 520 mentores que han incubado, por ahora, cerca de 600 negocios. En cuanto a las estadísticas que barajan, un 20% de los emprendedores que superan el programa deciden no continuar, evitando así un fuerte desembolso para darte cuenta de que esto no es lo tuyo. Sin embargo, el 80% sigue adelante después de completar el programa y, de estos, el 73% continúan activos. Otro dato del que se enorgullece Pablo Santaeufemia es que el 45% de las fundadoras de empresas son mujeres, un porcentaje muy elevado si tenemos en cuenta que el ratio mundial de fundadoras no llega al 9%. Asimismo, el 96% de los emprendedores que han pasado por Bridge, consideran que este hecho ha sido determinante para el éxito de su organización, incluidos de los 5 o 6 Forbes Under 30 que han salido ya de sus filas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo