‘Operación morriña’ para traer de vuelta el talento técnico gallego

Se trata de una iniciativa puesta en marcha por la empresa tecnológica Corunet en colaboración con Manfred con la que se pretende rescatar el talento técnico gallego que emigró en busca de una mejor oportunidad laboral y captar talento nuevo.

image
Corunet

En Corunet se dedican al desarrollo de software para terceros con distribución internacional. No la mencionan pero, teniendo en cuenta que tienen la sede en A Coruña, solo hay una gran empresa “con distribución internacional” que te viene a la cabeza en primer lugar. Proyectos interesantes con proyección global para desarrollar una carrera profesional es uno de los ganchos que utiliza esta empresa para atraer talento tecnológico. Los otros dos son: unos salarios dignos y transparentes que pueden consultarse directamente en la web y una cultura de empresa en la misma línea que queda también muy bien reflejada en la página corporativa con valores como diversidad, formación continua, flexibilidad horaria, conciliación familiar y “viernes de cañas”.

Fundada en el año 2000 por Daniel Ramos (biólogo) y David Pardo (ingeniero de caminos) como una empresa orientada al desarrollo web, poco tiene que ver el Corunet embrionario con el actual. No sólo han pivotado hacia el desarrollo software sino también han ensanchando la plantilla hasta las más de 50 personas que actualmente forman parte de ella, en su mayoría programadores y, preferentemente, gallegos. No por un problema de endogamia o patriotismo, que con que te gusten las filloas y sepas programar tienen suficiente, sino porque el mensaje que quieren transmitir al mundo es que A Coruña se han convertido en un polo tecnológico importante donde poder trabajar con un salario razonable, un buen ambiente laboral e instalaciones “con vistas a la torre de Hércules”, que es lo que Daniel Ramos dice estar viendo conforme habla con nosotros.

Ahora se proponen reforzar el equipo y, para ello, solicitaron la ayuda de David Bonilla , activo referente entre los programadores y fundador de Manfred. El resultado de esta colaboración es Operación Morriña, una campaña lanzada el pasado 25 de agosto con la que, según Bonilla, “queríamos construir, ladrillo a ladrillo, un puente de plata para todos esos morriñentos y morriñentas que se planteaban volver al lado de los suyos”. Para ello, ofrecen una oportunidad real que anime a todos aquellos desarrolladores que abandonaron en su día la tierra a “volver a casa sin tener que renunciar a nada profesionalmente”.

Para facilitar el regreso, anuncian un conjunto de ayudas para hacer la mudanza, el pago del primer mes de alquiler o el abono del 50% de la matrícula de los hijos, entre otras. Acompañan la invitación con una serie de imágenes y mensajes cargados de retranca gallega. “Para que podamos ver juntos cómo el Dépor asciende a primera”, es uno de los ejemplos. No obstante, no son los desarrolladores los principales destinatarios de la campaña, sino sus más allegados, familiares, novios/as, amigos…al objeto de hacerla más emotiva. Andrea López, responsable de Comunicación y Cultura en Corunet y el diseñador Óscar Otero, son otros de los artífices principales de la campaña.

Las respuesta a la llamada ha sido inmediata. Daniel Ramos hablaba de ‘pequeño aluvión’ de currículos a las escasas 24 horas de haber puesto la iniciativa en marcha teniendo en cuenta que no hace falta ni ser gallego ni residir allí para postular. Tampoco se tienen en cuenta “ni títulos ni lenguajes. Lo que realmente nos importa es que sepas programar bien y adaptarte al cambio”. Ahora les toca estudiar los CV recibidos y clasificarlos conforme a las distintas categorías acordes a su estándar de calidad en una empresa que dice querer ir más allá de la mera consultora informática y aportar “valor añadido”. Por ahora, han conseguido el retorno de 5-6 programadores gallegos pero quieren incrementar la cifra y retenerlos teniendo en cuenta que el índice de rotación en la empresa no alcanza, según Ramos, al 5%.

Publicidad - Sigue leyendo debajo