El consorcio asturiano que formará a los inspectores de barco en la UE

El reto lanzado por la Agencia Europea de Seguridad Marítima buscaba la mejor solución para formar a los inspectores de barco ante un previsto aumento de la demanda de estos profesionales. Se presentaron 16 proyectos y resultó adjudicataria la propuesta de este consorcio asturiano.

image
Web VR training experts

El consorcio lo integran tres empresas: Signal Software, Simbiosystems y Ubiqware. Las tres forman parte de la comunidad de la Milla del Conocimiento de Gijón, trabajando desde su corazón: el Parque Científico Tecnológico. Han logrado ganar, entre 16 candidaturas, la licitación de un proyecto lanzado por la Agencia de Seguridad Marítima Europea, (EMSA) con el que se persigue mejorar y modernizar la formación de los inspectores de barco. El objetivo era contar con una herramienta comunitaria de formación para instruir a este colectivo de profesionales haciendo uso de tecnologías inmersivas y realidad virtual que simularan el entorno de un buque sin necesidad de estar físicamente en él.

El proyecto asturiano obtuvo la mejor valoración técnica de todos los candidatos, “y económicamente no éramos precisamente los más baratos”, apunta Martín Bosque Morán, CEO y fundador de Signal Software, dando a entender que no ha sido una cuestión de tirada de precios.

La necesidad surge a raíz de un envejecimiento de la flota actual y del previsible aumento del transporte marítimo en los próximos años. En cuanto al objetivo final, no es otro que reducir los riesgos de accidente y mejorar la calidad de vida de los marinos en alta mar.

Tras un intenso proceso de elaboración de la oferta, el consorcio de empresas Web VR training experts, formado por las tres compañías ya referidas y con Simbiosys como líder del proyecto, presentó el pasado mes de marzo la propuesta finalmente ganadora: VRESI (Virtual Reality Environment for Ship Inspections).

Bosque Morán cuenta, a grandes rasgos, en qué consiste la solución presentada. “Hemos configurado un sistema de Realidad Virtual (VR) para web con el que intentamos situar a los inspectores ante todas las posibles complicaciones que pueden surgir en el barco. Para enseñarles a resolver dificultades planteamos numerosos ejercicios. Existe también una 'herramienta de autor' para realizar la configuración de los ejercicios de inspección por parte de los instructores”. Así es como se proponen formar a un colectivo de, al menos, 50.000 profesionales en los próximos años.

La inspección de los barcos seguirá llevándose a cabo de 'in situ', pero en lugar de tener que realizar la formación completa en un barco, con este sistema se evitan costes de desplazamiento; del instructor en el barco haciendo y ralentizando la inspección; costes al armador del barco evitando tenerlo parado para la inspección...

El consorcio ha subcontratado los servicios de otra empresas de Gijón especializada en la inspección de buques, Avante Quality Services, y cuentan con el apoyo y asesoramiento del Centro de Seguridad Marítima Integral Jovellanos, referente en materia de formación, y Astilleros Gondan , una constructora naval con sede en Castropol (Asturias).

El proyecto está dotado de una partida presupuestaria de 850.000 euros. En cuanto a su ejecución, se distribuye en tres fases: una primera de 18 meses consiste en el desarrollo del primer sistema, es decir, el prototipo, que deberá estar concluido antes de que finalice 2020. La segunda consiste en un módulo llamado de mejora o implementación del abierto a la participación de los inspectores para comunicar posibles deficiencias que detecten. Este módulo se prolongará por espacio de dos años, hasta finales de 2022, para dar paso a una tercera fase de mantenimiento que arranca con el lanzamiento de la primera versión y se extiende hasta mediados de 2023. Ahí acaba el compromiso salvo renovación del contrato tras nuevas negociaciones.

En lo que respecta al consorcio, no es la primera vez que las empresas en él reunidas suman fuerzas en proyectos compartidos. El de Web VR training experts es específico para esta aplicación, pero las compañías implicadas no descartan mantenerse unidas para trasladar la solución adaptada a otras verticales.

El entorno

Las tres organizaciones que integran el consorcio trabajan desde el corazón de la llamada Milla del Conocimiento, ecosistema local de innovación referente tanto en Gijón como en Asturias, y del que Gijón Impulsa es principal agente dinamizador. Se trata de un espacio de algo más de 1 milla de longitud en el que se alojan ya más de 170 compañías que generan más de 4.000 puestos de trabajo y facturan más de 1700 millones de euros. El acierto principal consiste en las sinergias corporativas que surgen en este entorno, similares a la del consorcio que da origen a este artículo.

Ubicada dentro del distrito este de Gijón, la Milla acoge a empresas e instituciones públicas donde la tecnología y la ciencia conviven con el arte y la cultura. Actualmente se halla inmersa en un proyecto de ampliación de 220.000 m2 en el que se prevé duplicar su espacio actual y transformarlo en uno de los distritos de innovación de referencia en el sur de Europa que dé respuesta al empleado tecnológico del futuro y donde grandes multinacionales puedan desarrollar proyectos de alto impacto. Esta ampliación pretende pasar de la creación de ‘espacios-recinto’ a ‘espacios-tejido’, más flexibles y funcionales, acorde a los nuevos modelos de empresa y su crecimiento.

Todo este caldo de cultivo hace que la Milla sea un sinónimo de éxito, y la innovación, el intercambio de conocimiento y una calidad de vida de la ciudad que favorece la atracción del talento, sean los ingredientes del mismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo