Tres casos de ‘transformación sistémica’ que impulsa EIT Climate-KIC

Un modelo de innovación para paliar los efectos del cambio climático requiere de algo más que tecnología. Exige un cambio de paradigma para erradicar problemas antiguos con soluciones nuevas. Estas tres startups aceleradas en EIT Climate-KIC España son ejemplo de ello.

image
Guillermo Jiménez/ HEARST

Tanto vale la aparición de nuevos productos y servicios como arrancar de raíz otros que están dañando el planeta. De lo que se trata es de potenciar el desarrollo de una economía baja en carbono y facilitar acciones de mitigación del cambio climático. Esa es la misión que se proponen desde su nacimiento en EIT Climate-KIC , una iniciativa europea impulsadas por el Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT) y que ha dado lugar a una de las más importantes comunidades de conocimiento e innovación por la acción climática

También en EIT Climate-KIC Spain se persigue esa innovación que catalice una transformación sistémica a través de sus tres pilares principales de actuación: la innovación, el emprendimiento y la formación. Hablamos con tres startups que, con proyectos muy distintos, demuestran que se pueden hacer las cosas de otra forma sin dañar al planeta.

image
Guillermo Jiménez/ HEARST

Aerox: la transición energética

Aerox es una startup especializada en polímeros para la energía eólica. La empresa surge en 2014 con el propósito de suplir de materiales avanzados al sector eólico. Una de sus observaciones fue que, con el paso de los años, las palas de los aerogeneradores empezaban a sufrir problemas debido a la erosión, acortando de forma notable su ciclo de vida. Para combatir el problema de esta industria, Aerox lanzó un novedoso recubrimiento de polímero para las palas que alarga vida hasta los 25 años además de mejorar su rendimiento.

Aerox surge como una spin-off de otra empresa valenciana que ya venía haciendo recubrimientos y adhesivos para otros sectores, QMC. Como startup, Aerox se incorpora al programa de la aceleradora de EIT Climate-KIC Spain, en Valencia, al poco de su nacimiento. “Entramos en Climate-KIC poco después de constituir la empresa- cuenta Raúl Cortés, CEO-. Entonces todavía no facturábamos nada pero, tras pasar por la aceleradora, empezados a hacerlo: 10.000 euros el primer año, 100.00 el segundo, 1.000.000 de euros en 2017 y así hasta 2019 que cerraremos con 7 millones facturados”. No está mal la progresión, pero entiende Cortés que ésta no habría sido tan rápida de no haber definido bien el modelo de negocio y mejorado la propuesta de valor, dos factores que agradece a la mentorización recibida en Climate.

Otro de los beneficios que atribuye esta startup a la aceleradora es el de haberla hecho atractiva de cara a los inversores. “Entre financiación pública y privada hemos levantado 1.800.000 euros, un capital que nos ha permitido crecer y expandir nuestra presencia internacional”. Aerox cuenta con una filial en Estados Unidos y confía en estrenar pronto otra en Asia.

Aerox fue una de las startups españolas que logró pasar a la final del concurso de ideas de negocio Clean Launchpad, la mayor competición de startups en cambio climático de la Unión Europea. En cuanto a su contribución al cambio climático, el CEO lo resume así: “Está claro que nosotros no hemos inventado el sector eólico, pero empresas como la nuestra contribuyen a hacerlo viable económicamente, sostenible y competitivo de cara a los combustibles fósiles. Ahora mismo una turbina de las que nosotros estamos pintando es capaz de abastecer la necesidad de una ciudad de 40.000 personas. Comparado con lo que se hacía hasta ahora, la eficiencia era mucho más pequeña y el coste mucho mayor, por lo que no era una alternativa viable a los combustibles fósiles. Ahora sí lo es gracias a empresas como la nuestra que ayudamos a que la transición energética sea posible, sostenible y con costes más bajos”.

image
Guillermo Jiménez / HEARST

Zeleros: nuevo modelo de transporte

El hyperloop representa un nuevo modelo de transporte. A grandes rasgos, se puede definir como un vehículo que levita magnéticamente y que se desplaza dentro de un tubo del que se extrae el aire previamente para bajar la presión y facilitar el movimiento. De esta forma podemos desplazarnos en viajes de larga distancia a una velocidad superior a 1.000km/h en un vehículo con un consumo energético muy bajo.

La contribución española a este nuevo modelo de transporte es notable gracias a la aportación de un equipo de trabajo surgido de la Universitat Politècnica de València y que más tarde, en noviembre de 2016, daría lugar al nacimiento de Zeleros , una empresa privada que se propone llevar a cabo su propio sistema de hyperloop a nivel comercial.

EIT Climate-KIC fue una de las primeras instituciones en apoyar la iniciativa de Zeleros, por eso Luis Navarro, director de operaciones de la empresa, estuvo presente en un evento celebrado por EIT Climate-KIC Spain en el entorno de COP25 para hablar de ‘Emprendedores por el clima’.

“Los responsables de Climate en España identificaron al equipo de Zeleros cuando todavía trabajaba en la Universidad -cuenta Navarro- y el paso por las distintas fases de la aceleradora ha sido clave para la empresa. El equipo fundador tenía un perfil muy técnic y la organización de Climate puso a su disposición mentores muy especializados que entienden de modelos de negocio, de metodologías ágiles, de comercialización y hasta de asuntos legales. El acompañamiento de Climate ha sido muy estrecho y nos ha permitido ganar varios galardones, entre otros el premio a la empresa más innovadora de Europa de la comunidad EIT hace poco más de mes”.

Asimismo, el paso por Climate también ha abierto a Zeleros las puertas a otras aceleradoras, como la de Renfe, Trenlab , en cuyo programa acaban de participar.

image
Guillermo Jiménez / HEARST

PlenEat: otra forma de producir lo alimentos y de comer

La misión de PlenEat es proveer de comida 100% ecológica y certificada a las empresas. La idea es de Carlota Mateos, fundadora de Rusticae , y Juan Vila, uno de los fundadores de Meta4 . Posteriormente se sumaron al proyecto personas como Elena Biurrun, directora adjunta de la empresa y antigua alcaldesa de Torrelodones. Ella es quien nos habla del proyecto de PlenEat.

Define la comida ecológica como aquella en cuya producción no interviene ningún tipo de químico ni de acelerador de maduración. PlenEat nace en 2017 con el propósito de animar la demanda de este tipo de alimentos en el mercado, empezando por los comedores de empresas y centros de negocios. Ellos mismos elaboran los menús en una cocina central con alimentos que aportan productores nacionales. Cuentan también con un productor propio que es el club ecológico Cuesta de Patas y otros de la zona de la Manchuela (Cuenca), con productores ecológicos certificados.

Con esta idea de negocio Pleneat satisface tres objetivos: generar demanda de productos ‘bio’ en las ciudades, activar la economía de los productores locales y procurar una alimentación sana que, además, frena el impacto del sector agrícola en el cambio climático.

En la aceleradora de Climate KIC se integraron en septiembre de 2019 y han percibido una ayuda de 30.000 euros. “Con este dinero hemos podido meternos ya en un programa de evaluación de impacto de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), y nos ha permitido invertir en una campaña de comunicación de residuos cero en la que estamos trabajando. Asimismo, parte de la ayuda la hemos destinado a contratar a una consultora que nos ayudara a cambiar la oferta gastronómica conforme a las indicaciones que recibimos de los mentores de Climate. Gracias a ellos estamos corrigiendo el modelo de negocio y, en lugar de ofrecer un menú con primer y segundo plato ya elaborados, será: te damos estos ingredientes para que prepares tu plato combinado, siguiendo los nuevos patrones de consumo”.

La otra gran ventaja que señala Biurrun del paso de la startup por Climate es la visibilidad que han ganado de cara al mercado. “Nosotros solo podemos hablar en positivo de Climate, no solo porque compartimos sus valores sino también por el compromiso que asumen con las startups. De no ser por ellos no sé cómo, por ejemplo, podría estar hoy hablando de mi empresa en el foro de COP25, o movernos en una red público-privada muy enriquecedora y que se extiende por toda Europa. Desde mi punto de vista es una gran prescriptora”.

Actualmente PlenEat opera solo en Madrid donde cuenta con, aproximadamente, una veintena de clientes, entre corners y empresas. La facturación ronda los 3 millones de euros y han generado, por el momento, 90 puestos de trabajo directos. Una vez consolidados aquí, la idea es seguir creciendo por otras ciudades.

Publicidad - Sigue leyendo debajo