Extraer agua potable del aire y otras 39 ideas frente a la escasez de agua

El reto era aportar soluciones innovadoras a la escasez de agua en Europa. El resultado: 40 pymes y startups europeas –11 españolas– seleccionadas por el Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT) para participar en la iniciativa EIT Community Water Scarcity. Conoce algunas de estas grandes ideas. ¿Cuáles de ellas triunfarán?

Tecnología para obtener agua a partir de la humedad del aire podrían aplicarse en la producción de agua potable en áreas remotas. Evitar el despilfarro de agua en el regadío o en otras acciones humanas; y reducir la contaminación de ríos y otras fuentes… Son algunos de los retos planteados por EIT Community Water Scarcity, una iniciativa del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT) para buscar soluciones urgentes al problema de escasez de agua en el sur de Europa, que afecta a toda la cadena de valor de la industria agroalimentaria

Esta iniciativa se ha organizado gracias a la colaboración entre diferentes comunidades de conocimiento (KICs, en inglés) del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT). Está coordinada por EIT Food, y participan también EIT Climate-KIC, EIT Digital y EIT Manufacturing, además de otros socios como Athena Research Centre, Bioazul y TU Delft.

Más soluciones españolas que de otros países

El objetivo es facilitar la transición a una economía que ahorre agua y contribuir, a largo plazo, a reducir el consumo, el despilfarro y la contaminación del agua en Europa. La convocatoria, que se lanzó el pasado mes de marzo, se enmarca en las actividades de InnoWise Scale, la rama de apoyo a emprendedores de EIT Community Water Scarcity. 

El resultado ha sido un total de 40 startups y pymes seleccionadas, que provienen de 15 países: España, Italia, Grecia, Países Bajos, Polonia, Austria, Portugal, Francia, Finlandia, Irlanda, Hungría, Suecia, Bulgaria, Alemania e Israel. De hecho, España es el país del que más candidatas se han seleccionado, un total de 11. 

Replicar la lluvia y un tornado de arena fluidiza

Las tecnologías desarrolladas por las startups seleccionadas pueden clasificarse en diferentes tipos:

El primero comprende aquellas que obtienen agua a partir de la humedad del aire, que pueden tener aplicación en la producción de agua potable en áreas remotas, rurales, islas… dos compañías españolas han sido seleccionadas por su solución. En primer lugar, la cordobesa Genaq ha desarrollado un generador atmosférico de agua que replica el proceso natural de la lluvia y puede operar en zonas con hasta un 20% de humedad relativa. 

En este ámbito, la española AeroH2O ha creado una tecnología que extrae el agua de la humedad del aire para beber o cocinar gracias a un tornado de arena fluidizada. Esto supone un ahorro de energía y costes en zonas de alta montaña o desertificadas, y no precisa de tuberías para proveer de agua al usuario final.

Riego con microalgas y electricidad para limpiar el agua

Por otro lado, se han seleccionado tecnologías basadas en la naturaleza, que son aquellas que usan o simulan los procesos naturales. Es el ámbito en el que The Blue Future ha desarrollado su tecnología. Esta empresa canaria trabaja en la regeneración de los suelos y en ahorrar agua con un sistema patentado de riego con microalgas. 

Otro de los tipos de tecnología es el de tratamiento de aguas residuales, que puede tener aplicación en sectores como instalaciones privadas o públicas, industria manufacturera, municipios, plantas de energía… Tres empresas han desarrollado innovaciones en este ámbito, una de ellas la madrileña Innosuns. Su tecnología consiste en el tratamiento mediante un proceso electroquímico, llamado electrocoagulación, que separa simultáneamente metales pesados, sólidos, compuestos orgánicos emulsionados y muchos otros contaminantes del agua, utilizando electricidad en lugar de reactivos químicos. 

Detectar fraudes en el uso de agua

Otra empresa de España ha sido seleccionada por su tecnología en el ámbito de gestión de infraestructuras de agua y de aguas residuales, que puede tener aplicación en instalaciones públicas y privadas, municipios o grandes industrias. La malagueña Cartometrics ha desarrollado una plataforma basada en satélite y aprendizaje automático. La plataforma también utiliza datos estadísticos sobre patrones de consumo, detectando posibles fraudes en el uso del agua, entre otras utilidades.

Las tecnologías de monitorización de la calidad del agua pueden tener aplicación en infraestructuras públicas y privadas, municipios, industrias y agencias o autoridades del agua. En este ámbito, la compañía vasca Aquadat ha desarrollado Aquaradar, un sistema de alerta temprana para una gestión sostenible del agua, que genera datos a través de sensores y fuentes externas, recopila en su nube toda la información y la transforma en información útil para la toma de decisiones.

IoT y big data para gestionar los cultivos

En el campo de la agricultura de precisión, que puede ser útil tanto para cultivos como para ciudades o municipios, cuatro empresas españolas han aportado sus soluciones. La primera, la granadina Graniot, que consiste en una plataforma web para la gestión del riego, basada en datos satelitales, climáticos y de entrada de los agricultores, y puede programar el riego y gestionar las redes de regadío a través del monitoreo de la humedad del suelo. La segunda, la catalana Aonchip, ha desarrollado sensores IoT para monitorizar y controlar el uso del agua, que permite el control de riego del paisaje en ciudades y el seguimiento del estrés hídrico y programación del riego en cultivos.

También Spherag ha desarrollado una innovadora plataforma que combina cloud e IoT para el control de explotaciones. Combina sensores inalámbricos impulsados por energía solar y una plataforma gemela digital (utilizando datos satelitales y meteorológicos). Permite hacer un monitoreo del caudal y seguir el consumo de agua en tiempo real. Incluye calibración y alertas, manejo del riego, monitoreo de campo y teledetección de cultivos.

Por su parte, UTW ha desarrollado un modelo, llamado CropSense, integrado en una plataforma que, gracias a la tecnología Hybrid Remote Sensing (HRS), brinda a los agricultores recomendaciones personalizadas sobre los requisitos de agua, ahorrando hasta un 30% de regadío. Incrementa el rendimiento de los cultivos a través de servicios de datos basados en ‘machine learning’ e incluye la digitalización de la parcela, la gestión del agua de riego y el seguimiento del estrés hídrico a la producción y el seguimiento del cultivo.

Por último, Agualytics, ha desarrollado una plataforma digital para el monitoreo y la gestión de activos mediante IoT. Obtiene datos que se almacenan en la nube y se procesan mediante big data para transformarlos en información útil en la toma de decisiones, una solución asequible y versátil que garantiza el acceso a agua de calidad al sector agrario.

Una oportunidad para clientes potenciales

El organismo europeo no solo quiere impulsar a estos proveedores de soluciones, sino también ponerlos en contacto con quienes requieren de esas tecnologías. Así, ofrece a las empresas o instituciones que tengan margen de mejora en el uso de recursos hídricos la oportunidad de implementar alguna de las soluciones desarrolladas por las startups a modo de demo.

Entre septiembre y noviembre se organizarán una serie de encuentros, de modo que las compañías seleccionadas podrán presentar sus soluciones a esos potenciales usuarios finales y estos, a su vez, expresarán necesidades reales detectadas relacionadas con el agua y explorarán cómo las innovaciones pueden ayudarles a hacerles frente. Aquellas empresas que estén interesadas en participar en esta iniciativa podrán ponerse en contacto con los organizadores a través de correo waterscarcity@eitfood.eu.

Ayuda de expertos y premios en metálico

Hasta entonces, las 40 compañías disfrutarán de un periodo de tutoría y formación, donde trabajarán con un experto en diferentes áreas como el desarrollo de producto, definición del plan comercial, finanzas, internacionalización, etc. 

Finalmente, en noviembre, tendrán lugar las competiciones sectoriales, en las que se estudiarán casos específicos proporcionados por esos usuarios finales. Las pymes y startups participantes también presentarán sus soluciones. Al final de cada competición, optarán a tres premios: el primero está dotado con 12.000€ en metálico; un segundo premio de 10.000€ en metálico; y uno especial de 30.000€ para implementar una demo de su solución, que será otorgado a la empresa que más se adapte a las necesidades del cliente final.