Advertisement
+

Fortaleciendo el emprendimiento femenino: los activos clave que hacen a las mujeres excelentes líderes

La autora asegura que todavía queda mucho por hacer para que se reconozca la fuerza empresarial de las mujeres. Las líderes tienen mucho que ofrecer al mundo empresarial y subraya los aspectos clave que hacen que las mujeres sean más que aptas para el liderazgo y el espíritu empresarial.

El pasado sábado 19 de noviembre se celebró el Día de la Mujer Emprendedora, un reconocimiento para las mujeres de todo el mundo y para todas las mujeres intrépidas que las precedieron; un día que finalmente reconoce la fuerza empresarial de un género que, a menudo, se ha dejado fuera de las salas de juntas.

Desafortunadamente, este día está algo opacado por el hecho de que las mujeres de hoy todavía luchan por obtener su parte justa en el mundo de los negocios. Esto se ejemplifica con las mujeres empresarias que solo constituyen alrededor del 8% de las mujeres en la fuerza laboral activa en la UE y se ve agravado aún más por la parte insignificante del pastel de financiación que obtienen las mujeres. Las startups fundadas por mujeres recaudaron solo el 1,8% de la inversión en Europa en comparación con el 89% recaudado por equipos fundadores masculinos.

Sin embargo, esto solo hace que las mujeres que han logrado atravesar el patriarcado sean aún más impresionantes. Las mujeres líderes tienen mucho que ofrecer al mundo empresarial y, en celebración del reciente Día de la Mujer Emprendedora, decidimos que era un buen momento para delinear los aspectos clave que hacen que las mujeres sean más que aptas para el liderazgo y el espíritu empresarial.

Cualidades poderosas

Según un informe del Pew Research Center sobre lo que hace a un buen líder, características como la honestidad, la inteligencia, la compasión y la innovación ocupan un lugar destacado en la escala, algo en lo que las mujeres obtuvieron una puntuación más alta que la mayoría de sus homólogos masculinos. Sin embargo, paradójicamente, los estudios han demostrado que las mujeres también tienden a clasificarse más abajo en las autoevaluaciones, lo que demuestra que incluso las mujeres necesitan aprender a reconocer sus propias fortalezas.

“Solía enseñar en preescolar y leí un artículo sobre cómo los maestros tienden a hacer callar a las niñas más que a los niños. Debido a que me crié en un hogar donde las mujeres eran valoradas por igual que los hombres, pensé que nunca podría encajar en esa estadística”, dice Emily Carroll, Head of Public Innovation Programs de ISDI Accelerator, una aceleradora de startups que hace parte de ISDI, la escuela de negocios digital más grande de España. “Pero resultó que al día siguiente en la escuela hice callar a una niña y dejé que un niño hablara cuando no era su turno. Esto demuestra que las mujeres deben ser conscientes de cómo actúan y de sus propias creencias y prejuicios que podrían estar frenándolas”.

Las cualidades de las mujeres no solo deben reconocerse, sino que también deben celebrarse por lo que contribuyen al mundo de los negocios y a la sociedad en su conjunto. Aunque sabemos que son muchos más, aquí hay algunos aspectos que se destacan en lo que respecta al liderazgo y el espíritu empresarial femenino.

Gestión multitarea

Por un lado, el arte de la multitarea es un talento en el que las mujeres están especialmente versadas. Gracias a que están programadas genéticamente para hacer malabarismos con la miríada de factores que vienen con la maternidad, las mujeres son expertas en navegar por los matices, algo que incluso fue probado por un estudio en la BBC.

Se reunió un grupo de 120 hombres y 120 mujeres para la prueba, y ambos grupos de género se desempeñaron por igual cuando las tareas se abordaron una a la vez. Pero cuando se mezclaron las tareas, los hombres fueron significativamente más lentos: tardaron un 77% más en responder, mientras que las mujeres tardaron un 69% más.

Ser capaz de equilibrar múltiples tareas al mismo tiempo es esencial para cualquier líder empresarial de hoy, porque, en 2022, las necesidades y prioridades de una empresa pueden fluctuar cada hora y, a menudo, parece que se acumulan todas a la vez.

Inteligencia emocional para un liderazgo efectivo

Este panorama digital dispar es uno de los mayores desafíos que enfrentan las empresas, haciendo que los trabajadores se sientan desconectados y desmotivados, lo que lleva a tasas de deserción históricamente altas. Con muchos estudios que demuestran que las mujeres son más empáticas que los hombres, una mayor inteligencia emocional puede ser fundamental para un líder en 2022.

“Para que el sistema cambie, debemos comenzar a apreciar las diferentes cualidades de las mujeres. Hay varias cosas en las que las mujeres sobresalen, como ser mejores mentoras y es más probable que sean justas y éticas”, continuó Carroll.

De hecho, los empleados muy comprometidos tienen tres veces más probabilidades de decir que se sienten escuchados en su lugar de trabajo que los empleados no comprometidos y el 74% de los empleados informan que son más efectivos en su trabajo cuando se sienten escuchados. Con más mujeres en roles de liderazgo, las organizaciones pueden crear un liderazgo más efectivo al ayudar a que más empleados se sientan escuchados, comprendidos y valorados.

Flexibilidad y agilidad

En el mundo actual, el panorama empresarial cambia, evoluciona y se actualiza constantemente, y los principales factores pueden cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Esto hace que sea vital para las empresas contar con una persona que no solo pueda planificar con anticipación, sino que también sepa cómo planificar para circunstancias imprevistas y crear estrategias con un margen de error.

Las mujeres tienen el doble de probabilidades de trabajar de manera flexible en comparación con los hombres, lo que significa que las mujeres son una buena apuesta para mantenerse ágiles y flexibles frente a la adversidad. Esta capacidad de mente fría es clave, ya que una multitud de estudios han demostrado que las mujeres tienen una calificación consistente y significativamente más alta que los hombres cuando se trata de manejar una crisis.

“A veces encuentro útil observar a otras personas a las que admiro para ayudarme a recordar de lo que soy capaz. Mirar a las figuras masculinas y cómo interactúan en el lugar de trabajo me recuerda que puedo tener más confianza para tomar proyectos, asumir riesgos, pedir aumentos, etc. Esto ayuda a proporcionar un marco para que las mujeres intervengan y dejen que brillen en el lugar de trabajo», dice Carroll.

‘Feminizando’ el ‘status quo’

Las mareas están comenzando a cambiar lentamente, con mujeres en posiciones de liderazgo aumentando al 36,9% en 2022. Pero todavía queda mucho camino por recorrer para construir un mundo empresarial donde las mujeres estén representadas por igual.

A través de cambios de mentalidad críticos, las mujeres pueden recordarse a sí mismas y a los demás la gran cantidad de beneficios que aportan a la empresa, ayudando a las mujeres a empoderarse a sí mismas y a otras personas en el liderazgo.

A medida que las mujeres continúan despejando barreras en la sociedad y los negocios, continúan sobresaliendo en lo que se ha denominado un ‘mundo de hombres’, ayudando a comenzar una nueva era de emprendimiento femenino.


Emily Senkosky es redactora sénior para Publicize & Co.