Pros y contras de adquirir un ERP personalizado para el sector servicios

Para que las empresas del sector servicios den con la solución tecnológica adecuada han de tener claro lo que significa trabajar con un ERP (sistema de planificación de recursos empresariales) personalizado frente a un ERP con módulos cerrados o estándar. Descubre la solución tecnológica más adecuada para el sector servicios.

Las empresas del sector de los Servicios Generales, también conocido como Facility Management (FM), han ganado relevancia dentro de las organizaciones. Este creciente protagonismo, explicado en gran parte por la pandemia, ha generado una nueva necesidad para este tipo de empresas: crecer rápido y con inteligencia. Para conseguirlo, el primer paso es valorar si el ERP que van a adquirir para gestionar su negocio ha de ser estándar o personalizado. 

¿Qué es un ERP estándar? Pros y contras para el sector servicios

Los ERP estándar están formados por módulos cerrados. Esta particularidad complica que la empresa se adapte a los cambios que vayan surgiendo, tanto desde el mercado como a lo largo de los procesos internos. Además, puede incluir módulos que la empresa no necesite. 

En otras palabras: sus mejoras son muy básicas, de modo que es la empresa la que se tiene que adaptar al software y no al contrario. Pero también conlleva ventajas:

• Como incluye un diseño estandarizado, estos ERP tienen manuales formativos de lo más completos, de modo que las funcionalidades son más controlables para el usuario.

• Al funcionar como “un todo”, mejora la accesibilidad a los datos de la plataforma. 

• Además, son herramientas tecnológicas de rápida implementación.  

El ERP personalizado: una buena opción para empresas con necesidades específicas

En sentido estricto, un ERP 100% personalizado incluye módulos bajo demanda del cliente. Sin duda, supone una ventaja para empresas de sectores tan específicos como las dedicadas al mantenimiento de edificios. 

Sin embargo, a la hora de elegir un software de gestión, no solo hay que tener en cuenta lo que se necesita hoy. Es importante prever cómo se adaptará la herramienta a las necesidades del futuro de la compañía.

Solución ERP de Sage 200 para la gestión y control de los servicios generales y los mantenimientos industriales

Lo mejor del ERP personalizado y el estándar en una única herramienta para los Servicios Generales

La buena noticia es que ya se están diseñando soluciones que permiten añadir o quitar extensiones. Podríamos hablar de una especie de ERP híbrido que incluye lo mejor de los dos mundos. Pero ¿qué ventajas aporta para el Sector Servicios una solución estándar pero flexible?

Estimula el crecimiento

Hablamos de un ERP estándar con posibilidad de añadir o quitar extensiones. La diferencia respecto al estándar tradicional es que las soluciones que se van incorporando permanecen interconectadas, lo que permite a la empresa crecer de forma eficaz, flexible e integrada. 

Mejora el rendimiento del día a día

Las más punteras funcionan sin menús, otra de las diferencias respecto al ERP estándar clásico. En este sentido, mejora el rendimiento y la productividad del día a día. Hablamos, en definitiva, de un funcionamiento mucho más intuitivo y amigable

Se reducen los costes de toda la cadena de suministros

Los beneficios del funcionamiento intuitivo se potencian aún más dentro del sector servicios, cuyos objetivos prioritarios son la reducción de costes de la cadena de suministro y la optimización de las gestiones relacionadas. 

• El ERP personalizado automatiza las tareas 

El ERP personalizado abarca una gran variedad de tareas automatizadas, ayudando a las empresas al ahorro en tiempo y costes de todos sus procesos. Además, como funcionan con Business Intelligence, siempre se trabaja de acuerdo con la normativa técnica y legal vigente. 

• Va más allá del mantenimiento preventivo 

En última instancia, la accesibilidad a datos relevantes y siempre actualizados mejora el control y la visibilidad del negocio, lo que garantiza la toma de decisiones eficaz, sobre todo a la hora de evitar o prever incidencias. En definitiva, no solo se encarga del mantenimiento preventivo, también del predictivo. 

El Facility Manager necesita desarrollar planes de mejora en el control y la visibilidad del negocio, dada su creciente importancia y teniendo en cuenta que su objetivo principal es el liderazgo de los costes. 

Por lo tanto, no solo basta con contratar una solución que se limite a cubrir las necesidades del momento, sino que debe hacerlo con garantías a futuro. Un ejemplo de este tipo de herramientas sería Sage 200, la opción perfecta para cumplir con todos los requisitos que el sector servicios necesita.