Un emprendedor sin complejos

Cualquier empresario que contase con la posición de privilegio que él disfruta dentro de la lotería, se enrocaría bien en ella, buscando permanecer allí hasta los restos. Sin embargo, el creador de la bruja de Oro es un enemigo de la rutina: “Lo que me gusta es emprender. Me encanta el marketing y me da igual vender patatas que cuchillos de cocina o anuncios de TV”.

Con esa filosofía, antes de hacerse famoso a través de su administración de Lotería, ya había sido un precursor en la introducción de los deportes de aventura desde su comarca natal en los Pirineos. Sin embargo, ese negocio no fue más que el trampolín para ir saltando a otros adyacentes. En 1990 crea Expedur, dedicada a las expediciones internacionales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Múltiples vías de ingresos.Pensando en cómo poder hacer publicidad de su empresa sin ningún coste, consigue convencer a firmas como Sony para que escojan los parajes y actividades que él promociona para filmar sus spots de televisión. De esta forma, el anuncio de una novedosa cámara de fotos se convierte sin pretenderlo en la mejor publicidad para los deportes de aventura en los Pirineos.

El último de sus negocios es el lanzamiento de Numbair, una compañía de jets privados. A propósito de esto, Xavier confiesa que “en estos momentos pienso que, jugando con la divisa, comprar aviones puede ser mejor negocio que hacerlos volar”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes