Family marketing

Una de las claves del éxito de la empresa han sido sus campañas de márketing. Como todas las cosas importantes en la empresa, las cosas se hablan en familia. Fue en una reunión de familia en la que a las mujeres se les ocurrió por ejemplo, la idea novedosa de una botella blanca esmerilada y posteriormente una negra. La creación de esa marca–envase, que se diferenciaba del resto de la competencia, fue parte de la base del despegue de la compañía. Así nació Carta Nevada y Cordón Negro.

Con la publicidad ocurre lo mismo. En el mes de enero de todos los años se reúne la familia (actualmente son los 4 hermanos, hijos de los fundadores, y 6 de los sobrinos), analizan sus campañas de publicidad y marcan la estrategia para ese año. En una de esas reuniones alguien pensó hace casi 30 años realizar sólo en el mercado español una campaña de notoriedad con alguna gran figura internacional. Así nació uno de los iconos publicitarios de la Navidad.

En 1977, Liza Minelli bailó como una de las burbujas que habían nacido apenas cinco años antes. Cada año la empresa nos regalaba un poco más hasta que hace dos años decidieron cambiar. En lugar de una cara de lujo, se contrataría un director de lujo para hacer un corto también de lujo. El primer año fue Martin Scorsese y el pasado Howard Greenhalalgh que con el equipo español de natación sincronizada creó el spot televisivo mejor valorado en la historia de la compañía.

“Cuando nos reunimos este año vimos que la crisis obligaba a una campaña diferente. Sabíamos que no podíamos dejar de hacer publicidad, pero frente a la situación del país, fue ganando la idea de repetir un anuncio. El mundo publicitario lo considera un error, pero...”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes