De emprendedora a directiva

Tras estudiar en Esade, Montserrat Maresch inició su andadura como emprendedora creando junto a otros compañeros de promoción una consultora de márketing. Allí, como ha repetido en muchas ocasiones, “invertí lo poco que tenía ahorrado y me acostumbré a trabajar con gente muy válida, dinámica y profesional”. También se acostumbró a buscar la forma en que el servicio o el producto podía cubrir las necesidades del cliente, “ya fuese un museo, un hospital o una línea de aviación”. Pronto fue captada por uno de los clientes de la consultora, Aviaco, que se la trajo a Madrid a dirigir su departamento de Márketing. De allí pasó a Iberia y después a Cortefiel, donde fue captada por un headhunter para Ikea. “El grupo acababa de instalarse en España, en Badalona, y a mí me encantaba, así que no lo dudé, sentí que era el proyecto de mi vida”. Empezó como directora de Márketing y luego marchó a Estados Unidos, donde dirigió durante tres años la tienda de Philadelphia. “ El trabajo de director de tienda es el más divertido, porque es muy dinámico, aprendes a hacer de todo y tienes muchísima responsabilidad”, comenta. Tres años después, regresó a España como directora adjunta. Y ahora se va a Suecia, como directora general de Márketing y Comunicación del grupo. Después, “todo se andará”.

LAS CLAVES DEL ÉXITO

En la piel del cliente. “Aunque nuestro público objetivo es muy variado, lo cierto es que el 60% de las usuarias de Ikea entran dentro de ese perfil. Yo me considero una cliente tipo: cada vez que voy a las tiendas me paro cada dos segundos para comprar algo”.

Me preguntaron qué quería ser. “A mí favor he tenido el no poner ningún obstáculo a la movilidad geográfica y el conocimiento del inglés. A mí me preguntaron a qué aspiraba en la compañía y yo dije que a directora general”.

Un 95% de trabajo. “Las oportunidades se las busca cada uno. Yo siempre he sido responsable de mi desarrollo, nunca me he quedado a esperar a que me llamen. Cuando he querido algo me he movido, he comentado, he llamado... En el éxito hay un 95% de trabajo y sólo un 5% de suerte”.

Lógica intuitiva. “Soy muy abierta a cualquier input que me dan, muy curiosa ante todo y especialmente de lo que no entiendo. No me gusta nada trabajar sola. Soy mucho de delegar y dejar que los demás asuman sus responsabilidades. Creo que ése es un rasgo muy de Ikea con el que yo estoy identificada”.

LA RECESIÓN DEJA HUELLA

La crisis también se ha dejado notar en el gigante sueco, donde este año las cifras de facturación se han reducido en un 3,3%. Aún así, la plantilla ha seguido creciendo y para este año aumentará aún más con la apertura de dos centros más en España y
uno en Portugal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes