Airtificial: Un tren supersónico con acento gaditano para hacer realidad el sueño de Elon Musk

La empresa gaditana Airtificial ha dado a luz la primera cápsula del Hyperloop, el proyecto de tren de alta velocidad supersónica ideado por Elon Musk. Para conocer los detalles, hablamos con sus protagonistas.

Airtificial Elon Musk
Esquire

Hemos querido saber qué vio Hyperloop Transportation Technologies (HTT) para centrar sus miradas en ella y cómo Airtificial sedujo a ese gigante norteamericano. Y se lo hemos preguntado a su Rafael Contreras, su presidente. ¿El resultado? Toda una ‘masterclass’ de cómo innovar sin complejos en un entorno altamente competitivo y global.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El pasado 2 de octubre el centro de producción de Airtificial en el Puerto de Santa María (Cádiz) fue centro de atención mundial con la presentación de la primera cápsula del Hyperloop, el tren de alta velocidad del futuro. Un emocionado Rafael Contreras, presidente de la compañía, iniciaba la cuenta atrás en inglés (Ciiiiinco) ante un nutrido grupo de invitados y medios de comunicación nacionales e internacionales. (Cuaaaatro). A su espalda, un gran telón de 40 metros de ancho ocultaba el trabajo de Airtificial (ex Carbures) durante estos tres últimos años. (Treeessss). En esa cuenta atrás, junto al presidente de Airtificial, las sonrisas también se dibujaban en las caras de Bibok Gresta y Dirk Alhborn, presidente y CEO de Hyperloop TT, respectivamente; Ramón Betolaza, director de fondo de private equity Black Toro Capital; Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, y de los miembros del equipo de Artificial que, para entregarlo a tiempo, incluso aceptaron quedarse sin vacaciones este año. (Uunooo). El telón caía dejando a la vista la primera cápsula, Quintero 01, del Hyperloop, el tren de alta velocidad que, según sus evangelizadores, está llamado a revolucionar el transporte.

Hyperloop nace de la mente de Elon Musk hace ocho años en su obsesión por innovar en el transporte de personas a través de un medio sin emisiones contaminantes y que, además, salvasen largas distancias en el menor tiempo posible. La solución: cápsulas que viajasen en un túnel al vacío a velocidades de hasta 1.200 kilómetros por hora, gracias a la levitación por magnetismo. Hablamos de velocidades supersónicas hasta ahora solo logradas en el aire. La tecnología e ingeniería de empresas como Carbures están convirtiendo esa idea disruptiva en una red de alta velocidad que se estrenará en Dubái, previsiblemente en 2019. El sueño de Elon Musk ha empezado a hacerse realidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para entender cómo una empresa gaditana se hace con el contrato de la construcción de la cápsula del Hyperloop, y posteriormente también de la del tubo por cuyo interior circulará, hay que bucear en los orígenes de la empresa. Y el embrión lo encontramos 18 años atrás en una spinoff de la Escuela de Química de la Universidad de Cádiz que puso a trabajar a un grupo de expertos académicos en materiales compuestos, a cuenta de Airbus (antes Casa), para resolver un problema con una pieza de avión fabricada con material compuesto. Entre esos pioneros estaba un joven Rafael Contreras, actual presidente de la compañía. Resolver ese primer reto tecnológico les dio alas y, como recuerda Contreras, “sigue marcando nuestra filosofía. De aquella spinoff queda la pasión por los retos y el trabajo en equipo”.

Si quieres crecer rápido, compra, asóciate y busca sinergias

Entre la spinoff puesta en marcha en 1999 y la Airtificial de 2018 ha habido un proceso de consolidación de la empresa a base de fusiones y adquisiciones de otras grandes, “pero sin perder nunca nuestro compromiso con la innovación”. En 2002 la spinoff universitaria pasó a convertirse en la empresa Easy Industrial Solutions que, tras su fusión con Atlantic Composites en 2011, cambió su nombre por el de Carbures. Esta operación permitió el desembarco en el mercado estadounidense bajo la marca Carbures USA, primero como fabricantes de piezas de fibra de carbono para autobuses eléctricos y luego diversificando en la industria aeroespacial y obra civil, dos de sus áreas de negocio estratégicas. Ese mismo año, Carbures mira hacia Asia y forma una joint venture con un socio chino para crear Carbures China (Harbin Guanglian Composite Aeronautic co.) dentro del área de los materiales compuestos (fibra de carbono), en lo que son especialistas. Era también el momento para salir a bolsa y el 23 de marzo de 2012 empezó a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). A partir de ahí se sucedieron nuevas adquisiciones para ganar tamaño y expandir el negocio: en 2014, con la compra de Mapro, empresa española que produce y comercializa líneas de montaje de fabricación de automóviles; Xcep, compañía alemana automovilística de ingeniería; Technical and Racing Composites (TRC), empresa de ingeniería catalana especializada en la producción de material compuesto; además de tres contratos con la empresa china Shenyang Hengrui para la comercialización de las líneas de montaje de fabricación de automóviles de piezas de fibra de carbono.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

2015 es el año del proceso de consolidación y. en palabras de la compañía, “generación de sinergias” dentro de las empresas del grupo. Ese año baten récords de producción en la fabricación de piezas de avión y “damos los primeros pasos para la fabricación de estructuras en materiales compuestos para obra civil, concretamente para el sector del petróleo. La última fusión es la que se acaba de producir entre Carbures e Inypsa que ha dado como resultado Airtificial, presentada oficialmente durante la puesta de largo de la cápsula del Hyperloop el pasado 2 de octubre. Airtificial ha aportado al proyecto Hyperloop su conocimiento especializado en ingeniería y fabricación de estructuras de composites (fibra de carbono) sensorizadas. Un ‘capital’ que nos permitió ganar la confianza de Hyperloop”.

¿Quién ha dicho miedo?

Para Airtificial, no hay reto imposible. “Lo hicimos porque no sabíamos que era imposible” le gusta repetir a Rafael Contreras, consciente del hito que puede suponer el Hyperloop y también de que están formando parte de la vanguardia tecnológica. No falta cierta épica en esta parte del discurso. Como decía el día de la presentación, de un proyecto como este “me atrae la posibilidad de transformar la historia de la humanidad. Se me viene a la cabeza momentos que aceleraron el rumbo de la historia: aquel primer pie en la luna, aquel primer vuelo de los hermanos Wright, el primer ferrocarril transcontinental en Estados Unidos entre Omaha y Sacramento”.

Pero como en todos esos precedentes, aunque el papel lo aguanta todo, la realidad es otra. Y ahí los ingenieros hacen de aguafiestas: la cápsula del Hyperloop supuso para los ingenieros de Airtificial enfrentarse a algunos retos que superaron con esfuerzo, talento y horas de insomnio. Entre ellos, Rafael señala el morro invertido, los refuerzos estructurales de la cápsula para su posicionamiento y la sensorización. “Aunque al público en general un morro invertido le puede parecer algo menor, es un gran reto para las ingenierías porque de su correcto diseño depende la estabilidad de la cápsula. Tampoco fue algo menor el sistema de fuerzas. La cápsula, aparentemente, es como el fuselaje de un avión, pero se mueve por levitación magnética, por lo que fue necesario reformar la estructura en la parte de su posicionamiento en tierra. El tercer reto fue la sensorización de la cápsula, que era un tema de seguridad fundamental. Hyperloop Quintero lleva integrados en su estructura 72 sensores que permiten obtener información en tiempo real de su comportamiento”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Descubre aquello en lo que eres bueno

“Por nuestros orígenes como spinoff, somos muy buenos en los procesos de transferencia tecnológica, es decir, en llevar a una realidad industrial un proyecto tecnológico diseñado sobre un papel”. La construcción de la cápsula del Hyperloop lo confirma. Los primeros contactos con la multinacional estadounidense Hyperloop Transportation Technologies (HTT), que desarrolla el proyecto global, tuvieron lugar en la Semana Internacional de Carbures, celebrada en 2014. Para la empresa, esta cita es un punto de encuentro con empresas, proveedores y clientes. Uno de los invitados fue el director de Operaciones de Hyperloop. “Nos conocimos y nos empezó a contar el desarrollo que estaban haciendo”. Esta charla informal continuó, más informal si cabe, en una de las casetas de la Feria del Puerto de Santa María (Cádiz), que siempre coincide en fechas con la Semana Internacional de Carbures. Allí, enseñando a su huésped norteamericano un trocito de la cultura gaditana, alrededor de una mesa, y con el sonido de servilletas y flamenco de fondo, nació la colaboración de la entonces Carbures en el proyecto Hyperloop.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Nos expuso el proyecto, nos lo puso encima de la mesa, nosotros lo miramos un poco extrañados por el tema, pero conforme lo iba contando le dijimos que el proyecto de la cápsula tenía toda la visibilidad de ser de materiales compuestos y que nosotros lo podíamos fabricar”. A partir de ahí los ingenieros de uno y otro lado se pusieron en contacto. Rafael Contreras recuerda esos inicios: “Su equipo de diseño y desarrollo nos mandó el diseño de la cápsula, que ¡era un boceto, un dibujo muy futurista¡, pero que cuando empezamos a abordarlo desde el punto de vista de la ingeniería tenía bastantes elementos que convertir para llevarlo a una realidad industrial”. El autor del dibujo futurista del Hyperloop era Paul Priestman, creador de una de las empresas de diseño más cotizadas del mundo. Un año y medio después de ese encuentro ferial, Carbures presentó su propuesta final que incluía pequeñas modificaciones para poder llevar a cabo la industrialización. Empezaba así la construcción del Hyperloop Quintero One.

Aporta valor/innovación a los proyectos

En esta competición por la fabricación de la cápsula del Hyperloop, tres argumentos permitieron a Carbures seducir a Hyperloop TT: la experiencia en la fabricación de estructuras aeroespaciales, la especialización en la fibra de carbono y la sensorización de estructuras. Las propuestas de otros competidores utilizaban materiales como el aluminio y el acero, con el incremento de peso que eso supone. La fibra de carbono –y recordemos que el 90% de la cápsula está construida con ese material– reducía considerablemente el peso hasta las cinco toneladas, que es el peso de la cápsula presentada el pasado 2 de octubre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además, recuerda Rafael, “otro de nuestros fuertes, la sensorización, resultó definitiva para ganar el contrato, ya que hablamos de una estructura más ligera e inteligente que permite monitorizar cualquier incidencia en tiempo real”. Hyperloop Quintero tiene 72 sensores repartidos en su estructura de fibra de carbono. “La seguridad en un proyecto como este es clave”, añade.

Ingeniería colaborativa: todos para uno y uno para todos

Esta es una estrategia que se alimenta de la metodología lean aplicada por Airtificial para desarrollar su proyecto: “Ha habido ingeniería colaborativa con China y la India y tenido reuniones técnicas en todas las partes del mundo, Londres, Toulosse, Estados Unidos”. Con esta estrategia siguen los pasos del proceso colaborativo que está impulsando el proyecto ideado por Elon Musk, en el que están implicados un gran elenco de empresas, investigadores e inversores (la última incorporación es la de Richard Branson) bajo el objetivo común de hacer realidad Hyperloop.

La historia de Airtificial (ex Carbures) es también la recompensa a la perseverancia de su equipo directivo y a la visión de negocio al largo plazo. Una estrategia que no ha cambiado desde sus orígenes. La fusión de Carbures con Inypsa cuya resultante es Artificial mantiene esa estrategia. “El propio Rafael Contreras repasa la trayectoria de Carbures: “Hemos sido family and friend, capital riesgo, etc. Con Inypsa tenemos un compañero de viaje que nos da estabilidad en la etapa de crecimiento en la que estamos inmersos“.

Ponle pasión a los negocios

Le hemos preguntado al presidente de Airtificial que queda de la spinoff, de la semilla de la que germina Carbures, en ese paso de gigantes que han dado de spinoff a pequeña multinacional. A una breve pausa de reflexión le sigue una sentencia que repite varias veces en esta entrevista. “La pasión con la que nacimos está muy viva”, como también una idea inspiradora que Rafael Contreras ha acabado convirtiendo en un mantra (“Lo hicimos porque no sabíamos que era imposible”) y que define la actitud innovadora de esta compañía que la lleva a aceptar retos disruptivos como el de Hyperloop. Un proyecto que, puertas adentro, “ha servido para mostrar a mi propia gente que la compañía sigue buscando el reto tecnológico, sigue buscando estar en la vanguardia. Mientras yo esté al frente y la siga liderando ese será el espíritu: vamos a seguir trabajando pensando que nada es imposible”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si convences una vez, puedes convencer dos… y hasta tres

Primero, fue el contrato de la fabricación de la cápsula, después, marzo de 2018, la firma de un segundo contrato para desarrollar el tubo en cuyo interior circulará la cápsula del Hyperloop. Y por aquello de que no hay dos sin tres, en la actualidad Airtificial también está trabajando en la virtualización del interior de la cápsula a través de realidad aumentada, cuyo contrato también espera obtener. Rafael Contreras nos adelanta su diseño: “La idea es que los viajeros tengan una experiencia de usuario parecida a la de viajar en tren. Para ello utilizaremos realidad aumentada que nos va a permitir simular el paisaje exterior”. Mientras tanto, la carrera contrarreloj continúa. El próximo telón que HTT y Airtificial quieren bajar será para celebrar la inauguración del Hyperloop que recorrerá Dubái hasta Abu Dabhi. Y ya tiene puesta una fecha: 2019. Empieza otra cuenta atrás.

Un crecimiento acelerado

El 95% del negocio de Airtificial procede de clientes internacionales. En la actualidad, Airtificial cuenta, a través de Carbures, con 11 plantas de fabricación e ingeniería, seis en España (Jerez de la Frontera, Puerto de Santa María, Sevilla, El Burgo de Osma y Barcelona e Illescas) y cinco en el extranjero: Tichy (Polonia), Harbin (China), Greenville (Carolina del Sur), Querétaro (México) y México D.C. “Nuestro propósito es consolidar nuestro posicionamiento en Sudamérica con la incorporación de nuevos productos, y seguir creciendo en el mercado estadounidense. En Asia ya lo estamos haciendo de forma natural y respondiendo a la demanda de un servicio cercano gracias a la apertura de la planta en China”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casos de éxito