Bezos, Elon Musk, Branson… pioneros del turismo espacial: estos son sus proyectos

Estos multimillonarios están invirtiendo grandes sumas de dinero en proyectos espaciales que pretenden revolucionar el mundo como lo conocemos.

image
Getty Images

Han pasado casi 70 años desde que en Cabo Cañaveral despegara el primer cohete espacial. Desde entonces han sido muchos los científicos que se han propuesto desafiar las leyes de la gravedad y poner rumbo al espacio.

Hasta ahora todos los lanzamientos habían sido con fines científicos o armamentísticos, pero la industria del turismo podría recibir una nueva fuente de ingresos. Gracias a empresas privadas impulsadas por multimillonarios, los sueños de muchos aficionados al desconocido espacio se quieren hacer realidad.

Emprendedores del espacio

Jeff Bezos, la persona más rica del mundo, observa el cielo con la certeza de que algún día habrá turistas surcando el espacio. No sólo eso, sino que mira más allá: “Los humanos vivirán en colonias espaciales”, dijo Bezos en el Yale Club en la ciudad de Nueva York el pasado febrero, según el diario estadounidense Business Insider.

¿Qué piensas sobre estas palabras? ¿Cuánto de cordura hay en todo esto? La trayectoria profesional de Bezos es incuestionable, nadie pensaba que el envío de paquetes a domicilio iba a funcionar, y mira ahora, 25 años después de la creación de Amazon, Bezos es el hombre más rico de la Tierra, pero, ¿hasta dónde quiere llegar?

Bezos ha hecho cálculos: “Actualmente hay más de 7.6 billones de personas en la tierra, pero si el espacio se convierte en un lugar viable para que vivan los humanos, el sistema solar cuenta con recursos suficientes para apoyar a 1 billón de humanos. Entonces tendríamos 1,000 Mozarts y 1,000 Einsteins. Piensa cuán increíble y dinámica será esa civilización".

De momento Bezos ha fundado su propia compañía aeroespacial, Blue Origins, con la que pretende llevar turistas al espacio. Aunque todavía no se sabe la fecha exacta de estos lanzamientos turísticos, todo apunta a que podrían ser más pronto que tarde.

Eso sí, el coste de viajar al espacio rondará los 200.000 dólares, según un reportaje de Wired, en otras palabras, o eres Cristiano Ronaldo, Mark Zuckerberg o similares, o de momento tendrás que ver el espacio desde la ventana. Aunque una de las metas de Blue Origins es, precisamente esa, lograr abaratar los viajes espaciales de humanos a través de empresas privada.

La compañía de los viajes a Marte

Elon Muks, recientemente relevado de su puesto al frente de Tesla, es otro de los multimillonarios que quiere emprender en el turismo espacial. Su empresa aeroespacial, SpaceX, fue fundado en 2002 para revolucionar la tecnología espacial, con el objetivo final de permitir que las personas vivan en otros planetas. El pasado 9 de marzo la cápsula Crew Dragon aterrizó en el Atlántico después de 6 días de pruebas por el espacio. Se trata de la primera expedición de prueba después de años trabajando en este proyecto.

Al contrario que Bezos, Elon Musk quiere llevar a los humanos a Marte y otros lugares del sistema solar. Se espera que el primer viaje de SpaceX al planeta rojo se realice antes de 2023, aunque todavía sin tripulación. De momento el precio oscilará entre el medio millón de dólares, dependiendo del volumen de personas que viaje. Musk estima que esa cantidad acabará descendiendo a menos de 100.000 dólares, un precio mucho más “asequible” para cualquier bolsillo.

El expresidente de Tesla tiene la intención de preservar la civilización humana si la vida en la Tierra se termina. "Queremos asegurarnos de que haya suficiente semilla de civilización humana en otro lugar para devolver la civilización ", explicó el pasado año en el festival de cultura y tecnología South by Southwest en Austin, Texas.

Richard Branson, conocido por su marca de conglomerados Virgin, también se ha lanzado a la carrera por conquistar el espacio a través de su empresa Virgin Galactic. Su objetivo es desarrollar una nueva generación de vehículos espacial para abrir el espacio a todos. Branson es el primero de los tres magnates que ha logrado llevar astronautas fuera del globo terráqueo, eso sí, hay discrepancias entre los multimillonarios por establecer cuál es la altitud mínima que indica el principio del espacio.

Los cohetes de Branson vuelan a una altitud de casi 83 kilómetros. La NASA considera “astronautas” a los pilotos a bordo de la nave, ya que sobrepasaron los 80 kilómetros de altitud. Pero Bezos no está de acuerdo con esta valoración. El cohete de Bezos vuela por encima de la línea de Kármar, a 100 km de la superficie terrestre, límite consensuado que separa la atmósfera del espacio exterior.

La competencia entre las distintas compañías es máxima, unos pretenden construir bases sostenibles en el espacio, y otros colonizar Marte. ¿Quién ganará la partida en esta lucha por el dominio del espacio?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casos de éxito