Papa John´s ficha a O´Neal: ¿Qué buscan las grandes empresas en los astros del deporte?

Shaquille O’Neal, Marc Márquez, María Sharapova...Los valores que promueve el deporte ha llevado a que estos atletas sean embajadores de las firmas más grandes del mundo

image
Shaquille O'NealTwitter

La leyenda de la NBA, Saquille O´Neal, tiene otras virtudes además de saber jugar al baloncesto, también es un gran empresario. No lo decimos nosotros, sino los numerosos negocios que lidera. Actualmente es franquiciado de un restaurante de la cadena Krispy Kreme Doughnuts. También es fundador y dueño de Big Chicken, un restaurante de comida rápida ubicado en Las Vegas, además de tener otro restaurante en Los Ángeles llamado Shaquille's. Anteriormente gestionó hasta 27 franquicias de Five Guys, las míticas hamburguesas que más le gustan a Obama.

Con este destacable curriculum vitae fuera de las canchas, Papa John´s ha puesto los ojos en este astro del deporte. El ex pívot de los Angeles Lakers se ha incorporado al consejo de administración de la cadena estadounidense tras realizar una inversión en nueve restaurantes de Atlanta. Las acciones de la compañía el día del anuncio subieron un 6% durante la mañana.

"Estoy impaciente por trabajar con mis colegas en el consejo y utilizar mi experiencia en negocios y en la comunidad para ampliar el progreso que se está logrando en Papa John's”, explica Shaquille O’Neal en un comunicado.

Pero la compañía espera que Shaq pueda ayudar a Papa John's más allá de formar parte de la junta directiva. Así O´Neal ha llegado a un acuerdo de marketing con la franquicia para convertirse en embajador de la firma a nivel global. La marca pagará a O'Neal 8.25 millones de dólares durante tres años por el acuerdo de aprobación, según informa la CNN.

El deporte: Un foco para empresas

Cada vez son más las empresas que están ligando deportistas de clase mundial con sus negocios. ¿Por qué es un incentivo tener a un deportista embajador tu marca? Para empezar porque es un reclamo de visibilidad. Las personas sentimos simpatía por los deportistas y, más si cabe, cuando cuentan con un amplio palmarés.

Las grandes compañías no solo buscan atletas con una vitrina repleta de trofeos, sino que esos deportistas representen unos valores que se asemejen a los promovidos también por la marca. Por ejemplo María Sharapova fue embajadora de la marca vehículos Porsche durante tres años. "Maria Sharapova es una atleta excepcional. Combina el mejor rendimiento en su deporte con elegancia y potencia. Estas son precisamente las cualidades que se ven envueltas en nuestros coches deportivos", explicó Matthias Mueller, CEO de Porsche en la presentación del acuerdo.

Otro caso es el de la nadadora española Mireia Belmonte, embajadora de Hyundai. La llegada de la campeona Olímpica a la marca de coches coincidió con el lanzamiento del nuevo SUV-B, el KONA, un modelo que representa los mismos valores que la nadadora: superación, compromiso y liderazgo.

image
Hyundai y Mireia BelmonteGetty Images

Las grandes marcas mundiales encuentran en el deporte unos valores dignos en los que reflejarse: sacrificio, constancia, compañerismo, respeto… Por eso hay firmas que apuestan directamente por promocionarse en disciplinas concretas, con las que comparten filosofías parejas.

Tissot es el cronometrador oficial de MotoGP. “La asociación de Tissot con los prestigiosos eventos del tecnológico mundo del motociclismo refleja la naturaleza de la firma y sus productos, la técnica tras sus movimientos y su deseo, y el de los participantes en estos campeonatos, de rebasar los límites en todo lo que hacen”, explica la propia empresa de relojes en su página web. La firma apuesta también por contar con un embajador de la marca en consonancia con sus valores: Marc Márquez.

La información corporativa ha pasado a mejor vida. Las personas de carne y hueso que manifiestan un verdadero compromiso con los servicios y productos ofrecidos por la empresa han ganado protagonismo. Shaquille O’Neal es una buena prueba de ello.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casos de éxito