Ernesto Valverde: lecciones de gestión para ‘emprendedores tranquilos’

El entrenador del Barcelona, apodado el ‘txingurri’ (hormiga), dirige al equipo hacia éxito sin hacer ruido

image
Getty Images

"Ganar el título con distancia y margen creo que son cosas que con los competidores que tenemos es difícil. Estamos contentos, es un orgullo para todos", dijo Ernesto Valverde a Movistar +, tras conseguir su segunda liga al frente del conjunto azulgrana.

Valverde ha sabido manejar a un equipo desde la tranquilidad y la templanza, cualidades muy demandadas en el ámbito empresarial. Sobre estas líneas, te mostramos que puedes aprender del entrenador del Barcelona sobre el mundo empresarial y emprendedor.

El perfil del trabajador hormiga

"La Liga es el día a día, es empezar a machacarte en agosto y llegar a mayo en la misma situación. Lo hemos conseguido así. Es algo que los entrenadores valoramos mucho ", ha asegurado. Valverde basa su método de trabajo en la constancia, la perseverancia y el trabajo en equipo. Es lo que se conoce como el trabajador hormiga, un perfil muy interesante para resolver conflictos de larga duración y de extrema dificultad.

“El ‘txingurri’ (hormiga), como le calificó Javier Clemente (que fue su entrenador en el Espanyol y en el Athletic) es precisamente eso: una hormiga. Sosegado, voluntarioso, con un indomable espíritu de equipo. Ante todo, mucha calma”, explica Juan Carlos Cubeiro, experto en liderazgo y responsable de talento de ManpowerGroup.

El hombre tranquilo

Valverde no siempre ha pasado por etapas de bonanza. Cuando era entrenador del Athletic de Bilbao tuvo serios problemas con el equipo. Las cosas no marchaban bien y el club estaba al borde del descenso. “Valverde mostró su serenidad característica, tomó nota de las sugerencias y los leones consiguieron remontar el vuelo”, explica Cubeiro. Es primordial tener una persona con entereza ante las dificultades, que no se arruga y trata sacar la empresa adelante.

El jefe y el líder: dos figuras diferenciadas

Cualquier entrenador que se siente en el banquillo del Barça debe saber una cosa: Messi no es un jugador más, sino un líder dentro y fuera del campo, posiblemente sus palabras tengan incluso más eco y fuerza que la del propio entrenador. La relación del jefe con el líder debe ser un matrimonio en perfecta sintonía, la de Valverde con Messi lo es. Y no puede ser de otra forma si se quiere llegar a buen puerto.

Si eres el jefe de una empresa, pero sabes que hay personas que son líderes de opinión, acércate a ellos, trata de entender sus necesidades y adaptar tus objetivos en función de las demandas de ambos. Eso sí, al final cada uno tiene su papel en la empresa.

Gestionar los egos

Los jugadores del Barcelona lo han ganado prácticamente todo, incluso antes de venir al club ya eran estrellas consolidadas en sus anteriores equipos. Los egos de estos futbolistas suelen ser altos y gestionarlos es vital si se quiere llevar al equipo al éxito.

Entrenadores como Luis Enrique tuvieron más problemas que Valverde para gestionar los egos, ya que era un entrenador más autoritario y menos permisivo con sus jugadores. El Txingurri ha sabido resolver esto con trabajo y respeto, consiguiendo el apoyo incondicional del Barça.

Llegar a un equipo ganador como el Barcelona no es difícil ganar títulos, sino hacerlo con todos los jugadores del lado del entrenador, sin tener problemas con ellos. Este tipo de gestiones son muy valoradas, tanto en el fútbol como en la vida empresarial.

Amigo de los medios

Los medios de comunicación deportivos son a veces el altavoz de críticas y malas acciones de los técnicos y jugadores. Mourinho, que nunca ha sido amigo de todo el mundo, tuvo multitud de problemas con los medios, él atacaba a los periodistas y viceversa.

Al contrario que el portugués, Valverde adopta una posición más estable con los medios. Sus ruedas de prensa son tranquilas, sin sobresaltos y a nadie le cae mal el entrenador extremeño. Esto provoca que la prensa le critique pocas veces por sus acciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casos de éxito