Refix lanza una bebida anti-resaca con agua de Costa da Morte

Refix ha creado una bebida isotónica ideal para recuperarse tras hacer deporte o después de una noche de excesos con el alcohol. Agua de mar, agua de manantial, zumo de limón y estevia. Eso son los ingredientes del éxito de esta bebida ‘milagrosa’.

image
Raúl Anta

No nos engañemos. Sólo hay una manera 100% fiable de no tener resaca y es no abusar del alcohol. Sin embargo, el mercado se muestra muy receptivo ante cualquier remedio ‘milagroso’ que ayude a pasar el trance con menor padecimiento. En realidad, el único milagro que hay detrás de Refix es la química. “Es una bebida natural que lleva un 20% de agua de mar, mezclada con limón, estevia -un edulcorante natural- y agua de manantial. La razón por la que usamos agua de mar es porque tiene prácticamente los mismos minerales que el cuerpo humano y prácticamente en las mismas proporciones, sólo que muy concentrados”, explica Raúl Anta, cofundador y gerente de la compañía.

“Mezclamos una parte de agua de mar con cuatro partes de agua dulce, de modo que se iguala a las concentraciones de nuestro plasma y se convierte en una bebida isotónica natural y saludable. Es como una copia casi idéntica de nuestro medio interno”, detalla. Esa es la clave: devolver al organismo a un estado óptimo después de que éste se vea alterado, ya sea por realizar un ejercicio intenso, sufrir una gastroenteritis o consumir alcohol.

Aunque Refix no se creó contra la resaca, dicha cualidad ha hecho que cobre popularidad. “Al beber alcohol, orinas mucho, perdiendo sales minerales. Con una bebida como ésta, recuperas exactamente las mismas concentraciones de agua y sales que has perdido durante la noche anterior. No sólo te hidratas, como con el agua, sino que también recuperas un montón de sales minerales. Lo ideal sería beberse dos botellas antes de ir a dormir, no la mañana siguiente”, precisa.

En otros países, como en EE.UU., Refix es más conocida como bebida deportiva. “Tiene más de 80 sales minerales. Por ejemplo, tiene un 15% del valor diario recomendado de magnesio, cuya ausencia provoca fatiga, calambres e incluso ataques cardíacos. No hay ningún producto en el mercado que pueda proveer magnesio natural, si no es en comprimidos o añadido. En Refix es totalmente orgánico, procedente del agua de mar”, especifica Anta.

Además, a diferencia de otras bebidas isotónicas, no lleva azúcar y apenas tiene tres calorías, ya que se endulza con estevia, un edulcorante natural procedente de una planta. “Refix es apta para diabéticos y para todo tipo de consumidores. Y sabe parecida a un Aquarius, aunque con un toque salino”, añade el fundador.

Del aula a la tienda

Anta vio la oportunidad de crear esta bebida cuando todavía estaba en la facultad de Biología. “Estaba estudiando las propiedades del agua de mar y me di cuenta de que no había un producto como éste”, indica. Además, realizó un master de conservación ambiental, cuyo proyecto final consistía en el desarrollo de una actividad económica dentro de un espacio protegido, de forma sostenible y que no generase un impacto medioambiental negativo. La combinación de ambas cosas dio lugar a Refix, ya que la empresa utiliza el agua de Costa da Morte, que es un espacio protegido. “Optamos por extraer el agua de Costa da Morte porque tiene una de las calidades más altas de la costa europea, según las analíticas de la Xunta, de Augas de Galicia y de otras entidades privadas que así lo certifican. Y decidimos extraer el agua de un espacio como éste, protegido por la Red Natura 2000, porque potenciamos el uso de recursos naturales en un espacio protegido”, indica.

Al proyecto se unió después su hermano, que se encarga de los asuntos de imagen, comunicación, etc. Y también se agregó otro socio, que llevan los temas relacionados con la gestión empresarial.

La bebida se presentó en septiembre de 2017, después de dos años de planificación, desarrollo del producto, diseño de imagen, etc. “Nuestra idea inicial era tener planta propia de embotellado, pero al final decidimos alquilar máquinas de otras compañías porque era muy costoso. Llegamos a un acuerdo con Hijos de Rivera -propietario de la cerveza Estrella Galicia o el agua Cabreiroá, por ejemplo-. Es una buena forma de poder suministrar a cualquier parte del mundo desde una única planta embotelladora”, asegura.

Refix se puede adquirir a través de su web, en El Club del Gourmet de El Corte Inglés, en los supermercados ecológicos Naturitas, en la cadena de tiendas O Graneiro de Amelia y en pequeños comercios locales. Pero el canal más importante es Amazon. “Solemos estar entre el puesto número 1 y 7 en ventas nacionales de bebidas de recuperación en Amazon”, comenta.

En las tiendas físicas es posible comprar sus botellas de 0,25 l individualmente, pero online se venden en packs de 6 ó 24 botellas, por 11,40 y 43,20 euros, respectivamente. Actualmente, es su único formato, pero está estudiando el lanzamiento de una botella de 0,5 l. “Estamos analizando el mercado y pidiendo tarifas a los proveedores porque abarataría el precio. Además, es lo que se lleva en el mercado estadounidense”, reconoce. Hay que tener en cuenta que aquel país acaparó casi la mitad de las 100.000 botellas comercializadas el año pasado.

Nadando en aguas internacionales

La exportación es fundamental para Refix. Ya supone alrededor del 70% de sus ventas. Y como sucede en muchas ocasiones, comenzó casi por casualidad. “Nuestro exportador nos oyó hablar en la radio, en la Cope. Es colombiano, pero vive en Nueva York y le gusta el fútbol español y otras cosas de nuestro país. Pensó que el producto tenía futuro y vino a vernos tres semanas después. Le enseñamos la fábrica, la reserva marina de donde se coge el agua, vino a comer a nuestra casa… Estuvimos varios meses negociando hasta que dio el paso. Está metiéndole ‘mucha caña’, más incluso que nosotros aquí”, señala.

A finales de 2018 surgió otra oportunidad a través de una empresa eslovena, que importa su producto y lo distribuye a toda la Europa del Este. “Tiene un contrato de distribución para Polonia, República Checa, Eslovaquia, Suiza, Austria, Eslovenia, Croacia, Hungría, Rumanía, Bulgaria, Serbia, Bosnia, Kosovo, Macedonia, Montenegro, Albania y Grecia”, desgrana Anta. La compañía espera vender alrededor de 40.000 unidades en estos mercados en el presente ejercicio. Además, este distribuidor tiene clientes en países como Alemania o Reino Unido, pudiendo abrirle estos mercados. En cualquier caso, Refix también vende fuera de nuestro país a través de su web y de Amazon. Llegan pedidos de Suiza, Austria, Alemania, Francia, Italia, Portugal, etc.

También está tratando de introducirse en Asia. “Ya tenemos la etiqueta en chino y hemos registrado la marca allí. Hay una persona moviendo nuestro producto y estamos cerca de cerrar algunos acuerdos con pequeños distribuidores”, adelanta.

Target: deportistas y trendies

“El objetivo inicial siempre fueron los deportistas que se preocupan por la salud. Después, personas que prestan atención a su propia salud y a lo que comen y beben, que compran comida ecológica, etc. El tercer sector sería el público interesado en las últimas tendencias. Por eso, hacemos hincapié en una imagen lifestyle. Y lo último que pensamos es que la gente que bebía alcohol también iba a ser nuestro objetivo”, apunta.

La compañía apuesta por los deportistas en su comunicación. “No tenemos ningún acuerdo. Simplemente, les escribimos y les contamos qué es Refix. Si les gusta, mandamos unas cuantas botellas como regalo”, aclara Anta. Así llegaron a los futbolistas Álvaro Morata y Roque Mesa, por ejemplo. El gimnasta Rubén López ‘Xinso’ también consume Refix y hace posts sobre ello. Además, la empresa que distribuye la marca en Estados Unidos ha firmado un contrato de patrocinio con el kickboxer Joe Schilling, luciendo su logo en el calzón desde marzo. Y está negociando otro contrato con un jugador profesional de voleibol.

También han promocionado su marca artistas como Bruno Freshco o Kaixo Samo, e influencers como Ana Sotillo, Paula Caryatides o Amor Romeira. “Ese es nuestro mayor tirón, conseguir de manera gratuita que gente influyente pruebe el producto y hable sobre nosotros”, afirma.

Una marea imparable

Refix facturó 100.000 euros en 2018. Este año espera crecer un 150%, alcanzando unas ventas de 250.000 euros. Quizá parezcan unas cifras modestas, pero hay que tener en cuenta que sólo vende esta bebida y que cada botella tiene un precio de venta al público de menos de dos euros. Hay que vender mucha agua para lograr estos registros. Actualmente, embotella unas 25.000 unidades al mes, aunque el reciente acuerdo con un distribuidor está disparando sus ventas en la Europa del Este.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casos de éxito