La empresa que hace crecer el césped en el desierto

Royalverd instalará el césped en varios de los estadios en los que se disputará la Copa Mundial de Fútbol de Catar en 2022. Está avalada por su experiencia, ya que también puso el tapete verde en siete de los campos en los que se jugó el Mundial de Brasil en 2014. Además, es líder en España, ya que ha colocado o lleva el mantenimiento del terreno de juego de la mitad de los equipos de Primera División.

Eudald Morera
César Nunez

Royalverd llegó al mundo del fútbol casi por casualidad. La empresa pertenece a Grupo Morera , creado en 1955 y vinculado tradicionalmente al sector primario, principalmente a la venta de semillas y productos para el campo. En la década de los noventa, se encargó de suministrar el césped cuando el FC Barcelona rebajó el nivel del terreno de juego del Camp Nou. “Viendo la implicación personal que tuve en ese proyecto, el club decidió que continuase con el asesoramiento. Estando como asesor del FC Barcelona aprendí mucho y conocí la importancia que tienen el césped en el mundo del fútbol. En 2003, pensé que era necesario organizar y segregar la actividad y fundar una empresa solamente para césped de futbol. Era casi una utopía, porque los campos eran praderas y los clubes no tenían nada de cultura sobre el césped. Fue una apuesta arriesgada pero el tiempo me ha dado la razón porque el césped es algo imprescindible y de alta tecnología en el fútbol de hoy”, declara Eudald Morera, director general de la compañía.

Después fueron llegando otros clientes, como el Real Zaragoza o el Villarreal CF, por ejemplo. Poco a poco, fue haciéndose un hueco en este ámbito, aunque moviéndose casi siempre en un radio de acción limitado, en torno a Cataluña y la costa levantina. Pero entonces llegó la crisis al fútbol español, que segó su crecimiento. Los clubes tuvieron muchos problemas de solvencia y algunos se vieron abocados a la desaparición. Y la empresa, que llegó a facturar 7-8 millones de euros en los años 2007-2008, vio caer sus ventas por debajo de los 3 millones en 2013. Su cartera de clientes se redujo, manteniendo aún clubes como FC Barcelona, Villareal CF o UD Almería.

Triunfando en Maracaná

Lejos de quedarse parado y lamiendo sus heridas, Morera hizo la maleta y se fue a Brasil, donde iba a celebrarse la Copa Mundial de fútbol de 2014. Allí encontró un socio local con el que consiguió acceder al contrato para instalar el césped de Maracaná. De hecho, pudieron colocar el tapete en el emblemático estadio porque falló el proveedor que iba a hacerlo inicialmente. Quedaron tan satisfechos con el desempeño de Royalverd que le encargaron otros 7 terrenos de juego de los 12 en los que se disputaría el Mundial, así como el césped de 13 de las 35 ciudades deportivas donde entrenarían las selecciones nacionales.

“Fue un trabajo enorme, pero tuvo una gran repercusión. No tanto por el beneficio, sino por otros motivos. En primer lugar, los técnicos que se desplazaron a Brasil, 36 operarios, entendieron que eran mejores de lo que se pensaban. Pasaron de ser trabajadores a convertirse en profesores que enseñaban a otros, con el fin de hacer posible un Mundial. Esto mejoró su nivel, sus conocimientos y su implicación. Y también nos dimos cuenta de que, si podíamos gestionar este trabajo estando a 8.000 km, también podíamos hacerlo a 1.200 km, porque hasta ese momento trabajábamos esencialmente en Cataluña y el Levante español. Cuando acabamos de hacer el Mundial de Brasil teníamos claro que queríamos expandirnos por España”, declara Morera.

Líder en España

Ese fue el punto de inflexión. Royalverd es hoy líder en la instalación y mantenimiento de césped en España. Es responsable del cuidado de casi la mitad de los equipos de Primera División -Atlético de Madrid, Real Betis, RCD Espanyol, Getafe CD…- y de otros muchos de Segunda División. Además, ha instalado el césped de otros equipos -FC Barcelona o Villarreal CF, por ejemplo-, aunque actualmente no se haga cargo de su cuidado.

Hay que señalar que el terreno de juego de muchos campos de fútbol se replanta cada año. Estadios como el Metropolitano del Atlético de Madrid, por ejemplo, se han convertido en espacios multiusos que acogen conciertos y otros eventos en verano, obteniendo así beneficios. Cuando el balón deja de rodar, el césped se quita y se planta un nuevo pasto a finales de julio. Un cambio completo del tapete puede costar de 300.000 a 500.000 euros.

Rumbo a Catar

Su próximo reto es el Mundial de Catar, que tendrá lugar en 2022. Será la primera edición que se celebre durante los meses de noviembre y diciembre, en vez de disputarse en junio y julio, debido a las altas temperaturas que se registran en verano en aquel país. Mantener el césped en perfecto estado en esas condiciones será un desafío. Esta oportunidad surgió a través de su socio brasileño, tras la exitosa experiencia en el Mundial de 2014. Royalverd ya ha colocado la hierba en dos campos y tiene otros tres contratados. “Utilizamos especies de césped muy concretas, resistentes a altas temperaturas. Los estadios disponen de todas las condiciones para tener el terreno en óptimas condiciones y nosotros contamos con todos los medios”, asegura.

Césped de alta tecnología

La compañía no se limita sólo a instalar el verde, sino que se puede ocupar de toda la construcción del terreno de juego: drenajes, sustrato, calefacción, sistema de riego, etc. Y también se encarga del mantenimiento. La tecnología juega un papel muy importante.

Césped híbrido. Royalverd está apostando por este tipo de soluciones, que combinan césped natural y artificial -alrededor del 3% de la superficie total-. Se puede hacer mediante ‘cosido’, infiltrando hierba sintética en el terreno de juego; o haciendo crecer la hierba sobre una malla de césped artificial, entretejiéndose al brotar. En este caso, se hace casi a medida. “Lo producimos en nuestras instalaciones en Gerona, donde también tenemos centro de formación, de producción y de investigación”, detalla Morera. Después, el tapete se extrae mecánicamente, se enrolla, se traslada y se instala en el campo.

Drones. “Antes se decía que el campo estaba duro, que estaba mal… pero con valores muy subjetivos. Nosotros intentamos ser objetivos y parametrizar. Con los drones conseguimos 650 fotografías que microparcelan el estadio. Comparamos esas imágenes con una tecnología que hemos desarrollado con el CSIC para cuantificar el estrés de la planta, la evolución del desgaste, etc.”, explica el director general.

Smart Turf. Se trata de una estación meteorológica que trabaja con Big Data, tomando los registros históricos de humedad, temperatura, viento, radiación solar, etc. “Nos da una información privilegiada para anticiparnos a cualquier anomalía”, especifica. El uso combinado de drones y Smart Turf permite ajustar dinámicamente riego, luz, fertilizantes, etc. Esto no sólo se traduce en una mejora del estado del tapete, sino que también contribuye a optimizar los costes de mantenimiento, ajustando los consumos.

Luminoterapia y refrigeración. La mayoría de los estadios actuales son muy cerrados, por lo que las tribunas dejan en sombra buena parte del césped, especialmente durante el invierno, cuando el sol está más bajo. Esto se soluciona mediante lámparas de luminoterapia, creando una especie de solárium para favorecer la fotosíntesis del pasto. La compañía también cuenta con sistemas de refrigeración y aireación para mantener el césped siempre en óptimas condiciones.

Crecimiento sano y vigoroso. La crisis del fútbol español golpeó con fuerza a Royalverd, que vio caer su facturación hasta 2,9 millones de 2013. El Mundial de Brasil fue la ventana por la que salió la empresa para sembrar su futuro. En el último lustro, su facturación ha ido aumentando alrededor de 2 millones cada año, cerrando el pasado ejercicio con unas ventas de 11,1 millones. Y es líder indiscutible en España. Además, participa en varias sociedades en Brasil y Panamá, que facturaron más de 14 millones de euros en 2018. La compañía completa su negocio con otras actividades tangenciales, desarrolladas por Sitoflor (césped para jardinería y campos de fútbol en el sur de Europa), Solutioma (soluciones de control erosión en taludes de autopistas, vías férreas, etc.) o Greenleaf (césped para campos de golf en Brasil).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes