¿Cómo es de rico Bezos comparado con los poderosos de otras épocas?

John D.Rockefeller, Craso o John Jacob Astor también alcanzaron fortunas a la altura del fundador de Amazon

image
Getty Images

¿Es Jeff Bezos el magnate más poderoso de todos los tiempos? Según The Bloomberg Billionaires Index, atesora una fortuna de 109.000 millones de dólares, posicionándose como la persona más rica en la actualidad. Pero hubo otros personajes a lo largo de la historia que fueron tan o igual de ricos como él, teniendo en cuenta, eso sí, el nivel de riqueza de la época. A continuación te mostramos los más reseñables:


Andrew Carnegie (1835 – 1919): Magnate del acero

image
Wikimedia Commons

Este escocés de nacimiento pasó su vida profesional dedicada a la industria del acero. Promulgaba siempre emplear la riqueza para mejorar la sociedad y estimular la filantropía. Durante los últimos 18 años de su vida donó 350 millones de dólares a caridad, fundaciones y universidades.

Carnegie emigró con sus padres a Estados Unidos a los 12 años. Comenzó a trabajar como telegrafista, y en la década de 1860 invirtió en ferrocarriles, puentes y máquinas de perforación de petróleo. Siguió acumulando riqueza como vendedor de bonos, recaudando dinero para empresas estadounidenses en Europa.

Su cuenta bancaria empezó a crecer como la espuma y fundó la Carnegie Steel Company de Pittsburgh, que, posteriormente, vendió a JP Morgan en 1901 por 303 millones de dólares. Después de vender su empresa, superó por un tiempo a John D. Rockefeller como el estadounidense más rico y su fortuna se estima en 321.000 millones de dólares.

John D.Rockefeller(1839 – 1937): Magnate del petróleo

image
Getty Images

Considerado la persona más rica del mundo moderno y el primer billonario del mundo. La mayor parte de su capital proviene de la industria del petróleo.

La riqueza de Rockefeller se disparó a medida que el queroseno y la gasolina crecieron en importancia, y se convirtió en la persona más rica del país, controlando el 90% de todo el petróleo en los Estados Unidos. Standard Oil, la empresa petrolera que fundó, fue la primera gran empresa en los Estados Unidos.

“Al principio me enseñaron a trabajar y jugar, mi vida ha sido una larga y feliz fiesta; llena de trabajo y de juego, dejé la preocupación en el camino, y Dios fue bueno conmigo todos los días”, así resumió su vida el que fue el hombre más rico del mundo, cuyo capital alcanzó los 331.000 millones de dólares.

Cornelius Vanderbilt (1794 1877): Magnate del transporte ferroviario

image
Wikimedia Commons

Apodado el Comodoro, es conocido por ser el propietario de la Estación Central de Ferrocarril de Nueva York. Fue el verdadero arquitecto de las primeras líneas de comunicación de Estados Unidos. Cualquier construcción ferrovial que se realizara en el nuevo continente llevaba su sello.

A él se le debe también la adopción de nuevas tecnologías y nuevas formas de organización empresarial. Vanderbilt es uno de los pioneros en crear la economía corporativa que marcaría el camino de Estados Unidos en el siglo XIX.

Pero, ¿por qué se le conoce con el sobre nombre de Comodoro? Además de sus negocios ferroviarios, Vanderbilt también tenía un importante monopolio en el sector de los barcos de vapor. En un principio, se encargó de establecer líneas en la ciudad de Nueva York, pero con el comienzo de la fiebre del oro en California, Vanderbilt cambió las líneas regionales de barcos vapor por barcos de vapor oceánicos. Este magnate transportaba emigrantes desde el centro de América hasta California. Es considerado uno de los hombres más rico de su época y su fortuna alcanzó los 238.000 millones de dólares.

John Jacob Astor (1763 1848): Hombre de negocios del sector inmobiliario

image
Wikimedia Commons

Este aristócrata germano-americano del siglo XIX fue un reputado hombre de negocios, que consiguió su fortuna gracias al sector inmobiliario. Sí, en esta época ya existía el negocio de la compra-venta y alquiler de viviendas, más aún si residías como Astor, en Nueva York, una ciudad en pleno crecimiento.

Pero antes de alcanzar el éxito, Aston trabajó en su juventud ayudando a su padre en la carnicería y vendiendo el periódico diario. El alemán emigró a Estados Unidos y allí comenzó su montaña de oro. Precisamente fue oro lo que empezó comprando a los nativos americanos, para después, revenderlo en Londres a un alto coste, consiguiendo un amplio beneficio.

Aston decidió abrir su propia tienda de pieles, un negocio que marcaría el principio de su fortuna. Importaba las pieles desde Montreal para transportarlas hasta Nueva York y luego exportar esas mercancías a China y a Europa. Con un colchón de dinero bastante amplio, empezó a comprar propiedades en Nueva York, convirtiéndose en el hombre más sistemático, ambicioso y calculador para realizar inversiones en inmuebles en Nueva York. Se estima que ganó una fortuna de 169.000 millones de dólares, según Bloomberg Billionaires Index.

James Brydges (1673 – 1744): Político inglés

image
Wikimedia Commons

Terrateniente y político británico que se sentó en la Cámara de los Comunes inglesa desde 1698 hasta 1714. Brydges acumuló una gran riqueza a través de su cargo público. ¿A qué os suena esto? La corrupción es algo tan antiguo como el hombre. Aunque la ética de sus operaciones financieras se puso en tela de juicio, en general se aceptaba que las personas pudieran beneficiarse de los cargos públicos.

Después de ser nombrado duque de Chandos en 1719, participó en inversiones especulativas perdiendo gran parte de su dinero. Según Bloomberg Billionaires Index, Brydges acumuló una fortuna de 41.000 millones de dólares.

Eleanor of Aquitaine (1122 – 1204): Reina consorte de dos reyes

image
Getty Images

Su patrimonio se estima en 25.000 millones de dólares. Eleanor de Aquitaine fue reina consorte de Francia y de Inglaterra, siendo una de las mujeres más poderosas en Europa durante la Alta Edad Media. Su pasión por el arte le animó a que fuera mecenas de figuras literarias como Wace, Benoît de Sainte-Maure y Bernart de Ventadorn. Pero su poder no se limitaba únicamente a la vida cultural, sino que también lideró ejércitos y se encargó de dirigir la Segunda Cruzada, cuyo final resultó ser un fracaso.


Gaius Appuleius Diocles(104 d.c – 146 d.c): Auriga romano

image
Wikimedia Commons

Junto a la lucha de gladiadores, las carreras de cuadrigas eran uno de los deportes más populares de la antigua Grecia y Roma. Los patricios apostaban a los aurigas más famosos, y entre ellos sobresalió uno: Gaius Appuleius Diocles. Este famoso auriga alcanzó la fama y la gloria gracias a sus victorias en las carreras. Es considerado el atleta mejor pagado de todos los tiempos, el Cristiano Ronaldo del mundo antiguo.

Algunas fuentes citan que con su riqueza hubiera podido financiar a todo el ejército romano durante más de dos meses. No solo eso, sino que él solo podría suministrar de grano durante un año a toda la ciudad de Roma. Bloomberg estima sus ganancias en 25.000 millones de dólares.

Marco Licinio Craso(115 a.c. – 53 a.c): Aristócrata romano

image
Wikimedia Commons

Craso consiguió ser el hombre más rico del Imperio Romano, pero su ambición superó con creces sus ingresos hasta tal punto que acabó con su vida. Las ganas de conseguir más tesoros empujaron a Craso a la conquista de Persia, pero los aguerridos guerreros persas fueron mortales en el campo abierto y aniquilaron al ejército de Craso, decapitándolo a éste, y matando también a su hijo.

Este político romano amasó una fortuna valorada en 210.000 millones de dólares. Este capital lo consiguió, en su mayoría, de manera fraudulenta: rentas de sus muchas propiedades, empresas ilegales y entrenamiento de gladiadores. También fue propietario de minas de plata y de miles de esclavos. Lástima que un Craso error le llevara a la ruina absoluta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casos de éxito