Sergio Scariolo: el hombre anticrisis que necesitas en tu empresa

Las claves de liderazgo del seleccionador nacional de baloncesto que ha llevado al equipo a la final del Mundial

Spain v Italy: Group J - FIBA World Cup 2019
VCGGetty Images

Las caras estaban largas, los nervios a flor de piel, la selección española de Baloncesto continuaba sin dar con la tecla para superar a los australianos. Cuarto tras cuarto, la situación no cambiaba, los australianos habían cogido la medida a España, tanto técnicamente como en jugadas individuales.

El partido no solo se jugó en la cancha, sino también entre los entrenadores y su pizarra, una pizarra que Sergio Scariolo no lograba convertir en algo fructífero para sus jugadores. Pero los partidos se juegan hasta el final y la concentración debe ser máxima en todos los momentos del partido.

La selección española logró ser decisiva en los momentos importantes. Tras dos prórrogas agónicas, el conjunto supo mantener la cabeza fría y darle la vuelta al resultado que se preveía muy de cara para España. Detrás de todo este esfuerzo se encuentra Sergio Scariolo, el artífice de la gesta, que para nada ha sido fruto de la suerte o del azar. Sobre estas líneas, te mostramos las claves de liderazgo, gestión empresarial y team building que nos ha enseñado el seleccionador de la selección española.

Sé resolutivo en los momentos clave

Cuándo nos encontramos ante una crisis de dimensiones portentosas es importante la figura de un líder que coja las riendas de la situación para encaminar el asunto a buen puerto. Sergio Scariolo se vio sobrepasado por el entrenador de Australia, tanto su defensa como su ataque fueron mejor planteadas. Pero Scariolo no perdió los nervios y esperó paciente su momento para darle la vuelta al partido. Tener sangre fría y la confianza en tu equipo en los momentos más determinantes es clave para revertir un conflicto.

“Cuando crees en tus posibilidades los éxitos llegan porque al final siempre se premia a los que trabajan. Pasan cosas en la vida, mil lesiones, mil derrotas, pero al final, si sigues creyendo, la pelota entra”, tuiteó Ricky Rubio, jugador de la selección española.

Preocúpate por los demás

El jefe del proyecto tiene que actuar también como líder emocional, es decir, los demás empleados pueden verse desanimados en las distintas fases del proyecto y un apoyo emocional es clave para reconducir ese estado de ánimo.

“Hay que preocuparse por los demás en vez de ejercer una autoridad”, dijo Sergio Scariolo en una charla TED. Los entrenadores no cambian la mente de los jugadores cuando las cosas se tuercen, “eso es ficción”, explica. Para poder tomar decisiones de la organización hace falta una jerarquía, donde la última palabra la tiene el jefe de ese equipo. “Pero este liderazgo ocurre solo al principio, luego tienes que ganarte la credibilidad de los miembros del equipo para que siga funcionando”, añade.

Predica con el ejemplo

De poco vale una arenga, unas palabras de ánimo o una reprimenda si no están acompañadas con el ejemplo. Scariolo lo explica así: "Mi padre me dio muchas charlas sobre cómo tenía que actuar en la vida. Lo cierto es que no me acuerdo de ninguna. Lo que sí me acuerdo es que cuando me levantaba a las 3 de la madrugada para ir al baño, veía a mi padre en su escritorio trabajando. Esa imagen sí la tengo muy clara".

Separa tu vida personal de la profesional

No todos los días son buenos días. Podemos haber tenido una discusión en casa, un problema personal que nos quita el sueño o simplemente una situación particular que nos impida ejercer nuestro trabajo de forma correcta. El problema surge cuando exigimos a nuestros empleados el máximo potencial y nosotros no estamos a la altura.

“En este caso debemos refrescar nuestras motivaciones, saber por qué estamos aquí y hacia dónde queremos llegar. Mi lenguaje corporal y la forma de relacionarme con mis jugadores debe ser contagiosamente positiva. Esta es la única forma de que el equipo no se vea afectado por un mal día del jefe”, explica Scariolo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casos de éxito