Esta empresa tiene el remedio contra el hambre en el mundo

Vivimos en una sociedad opulenta, pero todavía hay casi 800 millones de personas con hambre en el mundo. La pobreza es la principal causa, aunque hay otras muchas más. Blendhub cree que el alimento en polvo ofrece una solución para este problema.

image
Blendhub

Si hablamos de erradicar el hambre en el mundo con ingredientes en polvo, es posible que más de uno levante una ceja con escepticismo. Este tipo de alimentos, de entrada, genera ciertas reticencias. Aunque no tendría por qué ser así, ya que la mayoría de las alimentos que comemos tienen una base de ingredientes en polvo, bien sea soluble -como un cacao o café instantáneo- o integrado en algún alimento. El ejemplo más claro es el pan, que no es más que una mezcla de harina y agua. Quizá no seamos demasiado conscientes, pero prácticamente todo lo que comemos tiene una base de polvo, ya sean salsas, bebidas, sopas, etc.

Blendhub piensa que el alimento en polvo puede contribuir a reducir el hambre en el mundo, ya que aminora el desperdicio de alimento y ayuda a mejorar la nutrición y la seguridad. La compañía es heredera de Premium Ingredients, creada hace 20 años por Henrik Stamm Kristensen, fundador y CEO de Blendhub. Antes de eso, el impulsor de este proyecto ya había trabajado en la industria alimentaria, en CP Kelco. Pero se enamoró de una murciana y decidió que esa región era un lugar tan bueno como cualquier otro (o mejor) para poner en marcha su empresa.

Premium Ingredients se dedicaba al diseño, fabricación y distribución de ingredientes customizados en polvo para la preparación de lácteos, quesos, panificados, bebidas, helados, cremas vegetales, salsas, carnes, aceites, azúcares y productos vegetales. Por ejemplo, sus ingredientes servían para realizar bebidas sustitutivas de la leche a base de almendra, arroz o soja, así como refrescos con stevia en lugar de azúcar. También era capaz de ofrecer algunos productos acabados, como quesos untables, yogures, flanes, postres, etc. Además, encontró una oportunidad en los postres para veganos, pudiendo formular ingredientes totalmente vegetales, destinados a la preparación de pudings, flanes, natillas, mousses, etc. Otra vertiente eran las bebidas vitamínicas, suplementos y nutrición personalizada. Desarrollaba sus mezclas y las fabricaba para sus clientes. Blendhub recoge toda esta experiencia, pero decidió dar un importante giro a su actividad.

CloudBlending y ‘fábricas portátiles’

En los últimos años, ya con la nueva denominación, Blendhub está afrontando una redefinición de su negocio, más allá de la simple fabricación de ingredientes para la industria alimentaria. Mientras que Premium Ingredients se basaba en el desarrollo de sus propias recetas, Blendhub recoge cualquier propuesta. “Hemos abierto la mano a cualquier receta con ingredientes en polvo. Podemos multilocalizar la producción en cualquier parte del mundo en menos de seis meses. Y hemos apostado por facilitar la producción de cualquier receta, con cualquier ingrediente y para cualquier marca. Pasamos de ser un modelo de producto a uno de servicio”, explica Henrik Stamm Kristensen. Este nuevo modelo se concreta en el denominado CloudBlending, una especie de nube de fábricas desplegada a lo largo y ancho del todo el planeta.

El catalizador del cambio ha sido el desarrollo de su concepto de hub. La compañía ha ideado las Portable Powder Blending (PPB), fábricas portátiles de mezcla que caben en un contenedor estándar de 40 pies y donde es posible realizar el mezclado, envase y control de calidad de alimento en una sola unidad. El hub completo es algo más grande, ya que incluye dos PPB, laboratorio, centro de validación, oficinas... Todo lo preciso para arrancar en menos de 72 horas. Y se pueden instalar en menos de seis meses en cualquier lugar del mundo. La inversión necesaria para la puesta en marcha de cada unidad se mueve entre 1 y 1,2 millones de euros. Cada PPB tiene capacidad para producir de 6.000 a 8.000 toneladas de mezclas al año. Y si se llega al máximo de su capacidad, se puede ampliar fácilmente, sólo con colocar otra unidad al lado, como si fueran piezas de Lego.

Revolución en la producción

Blendhub pretende cambiar así el modelo productivo de las marcas de alimentación. “Tanto las pymes como las grandes empresas tienen la necesidad de multilocalizar la producción. Hasta ahora, la globalización consiste en grandes fábricas que centralizan la producción en determinados lugares del mundo, mandando sus productos desde allí a los mercados locales”, comenta el CEO. Asegura que “la multilocalización ofrece muchas oportunidades, como tiempos de respuesta más rápidos, más seguridad y ahorro de costes”, ya que se puede usar materia prima y mano de obra local, además de estar mucho más cerca de los clientes finales.

La compañía ofrece dos maneras de acceder a sus servicios. La primera es mediante pago por uso, permitiendo que cualquier empresa, incluso startups y pymes, desarrollen una receta y la fabriquen en cualquier parte del mundo donde Blendhub tenga una de sus ‘fábricas portátiles’. También permite que sus clientes se reserven líneas de producción para atender posibles picos de producción.

La segunda opción es mediante un modelo de licencia, que exige una mayor implicación. El cliente que esté interesado puede solicitar el despliegue de un hub para usarlo de forma exclusiva durante un periodo determinado, que normalmente no baja de los cinco años. Blendhub ofrece a esas empresas la posibilidad de integrar en su nube la capacidad productiva no explotada de esos hubs si su cliente no la usa al 100%. De hecho, planea ofrecer la posibilidad de que cualquier compañía incluya sus ‘fábricas estáticas’ en esta red, con el fin de aprovechar la capacidad productiva no utilizada.

Actualmente, cuenta con hubs en España, India (2 centros), México y Colombia, además de una planta operada por un cliente en Tailandia. Y las negociaciones están muy avanzadas para instalarse en otros países, como Singapur, Nigeria, China o Estados Unidos. En total, tiene cerca de 40 proyectos en marcha. Su objetivo es llegar hasta los 50 hubs en diez años.

Otro aspecto innovador de Blendhub es que apuesta por la creación de una red de formuladores freelance, que desarrollen nuevas recetas y las pongan a disposición de cualquier marca que quiera fabricarlas en cualquier lugar del mundo. Alrededor de 1.000 desarrolladores forman ya parte de esta comunidad.

Las ventajas de los alimentos en polvo

Al margen de la percepción que cada uno pueda tener de ellos, lo cierto es que este tipo de ingredientes presenta múltiples ventajas. Algunas de ellas son fundamentales si nos planteamos el objetivo de reducir el hambre.

Menor desperdicio. El desperdicio es uno de los grandes problemas que tenemos. Blendhub señala que se tira alrededor de un tercio de la comida que se produce en el mundo. El alimento en polvo es mucho más fácil de transportar y almacenar, además de ser menos perecedero, evitando que se deteriore y que haya que tirarlo.

Mejor nutrición. Los países que sufren hambrunas se enfrentan en ocasiones a problemas de desnutrición por la pobreza de los alimentos a los que tienen acceso. Los ingredientes en polvo pueden modificar su valor nutricional para solventar determinadas carencias.

Más seguridad. La seguridad alimentaria muchas veces no está garantizada en algunos países. El proceso de producción industrializado de los ingredientes en polvo y los controles de calidad y uniformidad a los que se someten eliminan este problema.

Sostenibilidad. Los hubs desarrollados por la compañía se pueden instalar en apenas unas horas en cualquier lugar del mundo. Esto permite que el proceso productivo se pueda llevar a cabo in situ, e incluso con materias primas locales. Esto reduce los desplazamientos, tanto de producto acabado como de materias primas. También genera empleo local.

Personalización total. Además de los beneficios en la lucha contra el hambre, los alimentos en polvo ofrecen ventajas más ligadas al ‘primer mundo’. Por ejemplo, se pueden formular mezclas de ingredientes o recetas que respondan a las necesidades de veganos o alérgicos a determinados alimentos, elaborar productos sin azúcar o sin lactosa, etc.

Versatilidad de las máquinas. Otra gran ventaja es que una misma máquina sirve para producir diferentes tipos de mezclas, ya sea leche de almendra, yogures, cremas, salsas... Sólo es preciso limpiarla entre los diferentes usos.

AJUSTES EN LA MÁQUINA PARA ALIMENTAR LAS VENTAS

Blendhub dio un giro a su negocio en 2017, orientándose hacia el CloudBlending, basado en la multilocalización, el pago por uso y la licencia de sus hubs portátiles. La empresa, que factura ya 32 millones de euros, confía en que este cambio servirá para impulsar su crecimiento en la próxima década, a medida que vaya aumentando el número de hubs en su red. De hecho, espera que su facturación se sitúe en torno a 450 millones de euros en 2028, asentada sobre una nube de medio centenar de centros de producción repartidos por todo el mundo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes