La bebida de los samurais que fabrican en Extremadura y consumen en Zarzuela

Cuentan con miles de clientes, dentro y fuera de España, pero entre los más conocidos figuran la Reina Letizia, amante de esta bebida que se produce en Extremadura pero cuyos orígenes se remontan a la época de los samurais.

Fundadoras de Komvida 
Komvida

La Kombucha es una bebida milenaria, tanto que muchos relacionan su consumo con los antiguos guerreros japoneses, los samurais. Y parece que conserva su atractivo para las elites porque también la Reina Letizia figura entre las incondicionales de este té fermentado junto a una larga lista de celebrities y afiliados entre los que se encuentran Ignatius, el equipo de Realfooding, el equipo de El Hormiguero, Paddy, Azahara Luque…

La Kombucha que ellos consumen es la que fabrican en Komvida, una empresa fundada por dos mujeres: Nuria Morales Álvarez y Beatriz Magro Nogales, amigas desde la infancia y compañeras en el colegio de Fregenal de la Sierra, un pueblo de Badajoz de 5.000 habitantes que actualmente acoge la fábrica de elaboración de la Kombucha y que da trabajo ya a 21 personas de la zona, en su mayoría mujeres. Desde aquí luchan por alinear el negocio con sostenibilidad.

“Ya hacía tiempo que teníamos la idea de crear algo juntas que tuviera verdadero significado para nosotras; algo que nos permitiera poner nuestro talento al servicio de los demás. Cuando la kombucha se cruzó en mi camino durante un viaje que hice alrededor del mundo, no lo dudé, se lo dije a Nuria y ambas decidimos elaborar nuestra propia kombucha. Y así surgió, en marzo de 2017, Komvida”, cuenta Beatriz Magro.

Actualmente, Komvida se posiciona como una empresa especializada en la elaboración y comercialización de kombucha, “una bebida orgánica saludable que se presenta como alternativa a todos los refrescos tradicionales, carbonatados y azucarados”. El mérito principal de estas emprendedoras sería elaborar “la primera kombucha premium de España”.

Pero no debió de ser fácil. “Tras muchos y muchos litros de kombucha fallidos” dieron con una primera versión que no les pareció “perfecta”. Así que el siguiente paso, fue trasladarse a la ‘meca’ actual de la kombucha, que ya no está en Japón sino en California (EE.UU.), país donde el producto ha llegado a facturar 800 millones de dólares. Aquí aprendieron de todos los grandes maestros kombucheros del momento y, especialmente, de Hannah Crum, la gurú mundial de la kombucha. “Regresamos a Fregenal de la Sierra con muchas ideas nuevas y creamos la primera Komvida”.

Entre la tradición y la innovación

La fórmula de elaboración no parece tener mayor misterio. “Somos fieles a la fórmula tradicional de la kombucha (que incluye té verde, agua, azúcar de caña y scoby), pero al mismo tiempo hemos introducido nuevas combinaciones de sabores”. Los productos de Komvida no contienen gas ni azúcares añadidos, presentan el sello ecológico europeo, de seguridad alimentaria -“somos la única kombucha en Europa que dispone de la acreditación IFS”- y envasan en vidrio.

Otra dificultad añadida que encontraron en el camino tiene que ver con la renuncia a pasteurizar el producto y la necesidad de preservar la cadena de frío. La barrera la han superado y, a día de hoy, son capaces de servir en 48 horas, tanto en pequeñas tiendas de barrio y herbolarios como en grandes superficies y en el canal Horeca. De esta forma, su Kombucha puede adquirirse en 3.000 puntos de venta en España, desde grandes superficies (Carrefour, Hipercor, Alcampo, Ahorra más, Starbucks…) hasta pequeñas tiendas de alimentación y restauración. Disponen también de canal online para la venta. “Nunca una kombucha había llegado tan lejos”, dicen.

Komvida está disponible en una gama de 7 sabores diferentes, 100 % naturales y adaptados a la nuevas tendencias. “Packaging exclusivo e innovador con tres formatos disponibles a la venta: 250 ml, 500 ml y 1000ml. Es una bebida con beneficios diferenciales para el organismo, ya que al no estar pasteurizada, presenta microorganismos vivos muy beneficiosos para nuestra salud”, afirman.

La última novedad, a la que se refieren como “la más rompedora”, ha sido “incorporar la primera receta de kombucha realizada por un gran chef español: Komvida by Mario Sandoval que incorpora frambuesa, pétalos de rosa y flor de caléndula.

Dos mujeres que saben adónde van

El siguiente reto, al que están ya haciendo frente, es el de la internacionalización. “Poder lleva nuestra Kombucha desde Extremadura a cualquier parte del mundo sin romper la cadena de frío con plazos y costes razonables”. Además de en España, ya se pueden adquirir sus productos en Portugal, Estados Unidos y Panamá. “Pero Komvida no conoce fronteras ni límites”, declaran. “Nuestra intención es llevarla a cada rincón del mundo para que nadie deje de probarlo”. Con esta intención están dando los primeros pasos para abrir distribución en Europa del Este, Reino Unido, Países Nórdicos, Francia y Alemania.

Además de la fábrica de Fregenal de la Sierra, la empresa cuenta con oficinas en Madrid, donde trabaja otro equipo de 6 personas responsables de los departamentos de Distribución y Ventas.

“Poco a poco, y entre todos los que formamos parte de esta batalla de ‘David contra Goliat’, es decir, los intereses de la industria alimentaria versus lo que de verdad necesita el consumidor y favorece su organismo y su salud, parece que estamos consiguiendo que, al menos, las personas se informen y sepan elegir lo que les conviene. Vamos en buena dirección pero aún tenemos mucho que hacer”.

Que van por el buen camino lo ratifica, imaginamos, las cifras -de las que prefieren no hablar- pero también los numerosos premios cosechados hasta ahora tales como el Premio a la Innovación Alimentaria en FIAL; la Inclusión en Ranking CHOISEUL 100 España 2019 ‘Los líderes económicos del mañana’ o ‘Premio Empresarios de Badajoz 2019’, entre otros. Ya lo dicen ellas: “Siempre hemos tenido claro cómo queríamos hacer las cosas y si, como dice Antoine de Saint Exupery, “el mundo entero se aparta ante un hombre que sabe adónde va”... ¡Imagínate ante dos mujeres!”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casos de éxito