La startup valenciana Flywire: tercer unicornio español

Con sede fiscal en Boston pero fundada en 2009 por el emprendedor valenciano Iker Marcaide, la startup Flywire se ha convertido en el tercer unicornio español, detrás de Cabify y Glovo.

 
iStock

En un principio la fundó bajo el nombre de peerTransfer, una solución fintech concebida por Iker Marcaide en sus tiempos de estudiante en EE.UU. para simplificar los pagos de las tasas universitarias de un país a otro y reducir las comisiones. En cuestión de horas Peertransfer resolvía un trámite que en la forma tradicional bancaria suponía una tortura.

Miles de estudiantes de todo el mundo empezaron a confiar en peerTransfer para efectuar sus pagos internacionales y en 2015 ya se hablaba de ella como una compañía consolidada, después de conseguir levantar varias rondas de financiación, como los 22 millones de dólares conseguidos en 2015. En ese momento el nombre de la compañía ya había sido sustituido por el de Flywire y también Marcaide se había desvinculado de ella, cediendo el control a un CEO más experimentado en grandes magnitudes empresariales.

A día de hoy Flywire sigue teniendo la sede fiscal en la capital de Massachusetts, que es donde nació, pero conserva una interesante oficina en Valencia donde trabajan más de cien personas. Cuenta también con oficinas en Chicago, Londres, Shanghái y Singapur.

Y si ya en 2018, hablábamos en emprendedores de la captación de 100 millones en una ronda serie D liderada por Temasek, el pasado mes de febrero se comunicó el cierre de otra ronda, esta vez de 120 millones de dólares, liderada por el grupo de inversión Goldman Sachs. Esta es la que ha permitido a Flywire superar la barrera de los 1.000 millones de dólares de valoración y convertirla en el tercer unicornio español, después del de Cabify y Glovo.

Actualmente, Flywire cuenta con más de 500 empleados, con ingresos que superan los 100 millones de dólares y mueve miles de millones de dólares en más de 200 países. La compañía ha desarrollado diversas verticales, pasando del mundo de la educación a otros sectores, como el sanitario, donde acaban de adquirir Simplee, una plataforma de tecnología de atención médica con la que quieren optimizar los pagos digitales y mejorar la experiencia del paciente en la atención médica y escalar sus servicios de pagos globales.

Por su parte, Iker Marcaide continúa con su empeño de hacer, en la medida de lo posible, un mundo mejor. Ahora lo hace desde su nuevo proyecto: Zubi Labs, una plataforma valenciana para la cocreación y financiación de empresas de impacto social y medioambiental. Suyos son proyectos como el de Barrio La Pinada que, a 8,6km de Valencia capital, se ha convertido en el primer eco-barrio diseñado a gusto de sus habitantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casos de éxito