El franquiciado que enseñó a vender a los fundadores

Hace siete años, Benjamin John May era carpintero. Compró una licencia para crear tiendas con los zapatos MBT en España, las primeras del mundo, y ahora forma parte del equipo directivo de la compañía, que le recompró el negocio al ver el éxito del producto.

Lo habitual en el sistema de franquicia es que uno pague por una marca y el know how de la empresa. Pero en el caso de Benjamin John May, la historia fue justamente al revés. Es él quien ha enseñado a vender estos zapatos a los propietarios del negocio, la firma suiza Masai Group International, y ha convertido el mercado español en el referente a la hora de desarrollar la marca: “Estados Unidos puede ser el mercado de mayor crecimiento internacional. Pero ahora también estamos entrando en México, Brasil, China y Japón. Los distribuidores en estos países han venido a España para analizar nuestro modelo aquí y adaptarlo en estos mercados”.

Unas MBT en cada armario

Este emprendedor irlandés ve todavía muchas oportunidades de crecimiento en nuestro mercado. “Mi filosofía personal, compartida por los directores de otros países, es que queremos que todo el público, en general, tenga unas MBT en su armario, porque los beneficios los puede aprovechar cualquier persona. Oportunidades de crecimiento en España hay todavía muchas. Si miramos al cliente potencial, estamos hablando del 80% de la población, el porcentaje que tiene problemas de espalda”.

Un producto que se anticipó al mercado

“Lo más difícil ha sido cambiar la mentalidad de muchas personas, que no creían en el éxito del negocio. Ha sido lo más complicado, pero también lo más divertido. Hablando con muchos zapateros en 2005 y hablando ahora, nos damos cuenta de que muchos no podían ni imaginar que pudiéramos haber creado un nuevo segmento en el mercado del calzado a nivel internacional. En la actualidad hay 168 marcas diferentes, también las hay españolas, fabricando una suela redonda que han creado colecciones de este tipo como complemento a su oferta”.

La ventaja de tener una marca fuerte

Benjamin asegura que la crisis les favorece frente a la competencia, porque “los clientes ahora piensan más las cosas antes de tomar una decisión de compra y quieren asegurarse de que los beneficios son reales. Esto para nosotros es una ventaja, porque otras marcas no tienen el respaldo que tiene MBT”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes