“Estamos apostando por el mercado offline porque es mucho más grande”

La visión sin complejos de Ulric Jerome sobre el comercio electrónico ha transformado una tienda especializada en electrónica en una megaplataforma con más de 30 categorías de productos, incluido el lujo. Ahora sale a la calle para competir con las tiendas físicas.

image
Ulric Jerome cree que el futuro del 'ecommerce' pasa por una estrategia mixta, online y offline.

Ulric Jerome responde a la perfección al estereotipo de CEO de una gran empresa de Internet: jovencísimo, arreglado pero informal, afable en el trato y de una sencillez pasmosa para tratarse del máximo responsable de un grupo que factura 900 millones de euros y de uno de los solteros de oro de Francia. Desde allí dirige desde hace 10 años Grupo Pixmanía, una firma que se estrenó como tienda especializada en electrónica de consumo a buen precio y que él ha transformado en un megacomercio con más de 30 categorías de productos y 1.400.000 referencias. Conoce bien el pasado, el presente y el futuro del negocio del e-commerce y lo demuestra respaldando con todo tipo de cifras sus respuestas a nuestras preguntas.

EMPRENDEDORES: Hablemos de presente y de futuro. ¿Qué oportunidades de negocio ves en el mercado español del comercio electrónico?

ULRIC JEROME: “Muchas. Hay oportunidades en cualquier tipo de producto, lo importante es que tenga un buen servicio al cliente. España es un gran país y todavía ofrece muchas oportunidades, por eso para nosotros se ha convertido en un mercado estratégico. En España se gastaron 10.000 millones de euros online en 2011, un incremento del 15% respecto al año anterior. Hay 46 millones de españoles; 25 millones están conectados a Internet. Es sólo el 55% de la población. Si miramos Reino Unido o Francia, los usuarios de Internet son el 75%. Además, en España, de los 25 millones de usuarios de Internet sólo el 11% son compradores online. Menos del 50% de los internautas son compradores. En Reino Unido, Francia y Escandinavia son más del 80%. Vemos claramente que hay una oportunidad aquí. Con el tiempo más gente se va a conectar y con el aumento de usuarios aumentarán los compradores. Otro dato, los compradores de Internet en España gastan 800 euros al año, en los otros países está entre 1.500 y 2.000 euros. El mercado tiene mucho margen para crecer. Esa es la razón por la que estamos invirtiendo más en España; en los dos canales. Es el país donde hemos abierto más tiendas.

EMP. Abrir tiendas físicas os obliga a competir también con los comercios tradicionales. ¿Por qué entráis en un mercado que complica la estrategia online de cualquier e-commerce?

U. J. Porque la cuota de mercado del comercio online es sólo del 15% de todo el retail. Significa que más de un 80% de los productos que forman parte de nuestra cartera se venden todavía en tiendas tradicionales. ¿Qué podemos hacer? ¿Permanecer en el mercado online, que sólo es el 15% o salir a coger el grande, que es del 85%? Y hay otra realidad, la competencia de un comercio online hace cinco años era sólo las empresas que vendían por Internet, que no eran muchas. Ahora, tenemos que competir con tiendas tradicionales que también venden por la Red. Todos están compitiendo por ese 15% del mercado. Si nos mantenemos sólo en el entorno online el negocio se va a reducir, por eso abrimos tiendas.

EMP. Pero abrir tiendas físicas afecta a la estructura de costes fijos de la empresa. ¿Cómo vais a mantener el margen de beneficio?

U. J. Buena pregunta. Sabemos que para operar en las tiendas sólo podemos hacerlo con formatos pequeños, tiendas de menos de 150 metros cuadrados que nos permitan mantener los mismos precios de Internet. Con estructuras más grandes, con más empleados, sería imposible. El futuro del e-commerce es una combinación de lo físico y lo virtual. Combinar las dos formas de comprar para llegar a todos los clientes. Y en cinco años creemos que el 50% de nuestros clientes comprará online y el otro 50% lo hará en las tiendas físicas; éstas últimas ahora sólo representan un 20%. Es un reto, pero es posible.

EMP. Ahora acabáis de entrar también en el mercado del lujo. ¿Tiene sentido que una empresa basada en buen precio entre en el mundo del lujo?

U. J. Tiene todo el sentido porque está en la línea que siempre hemos seguido de diversificar al máximo nuestro catálogo. Y el lujo es un mercado que está creciendo de forma significativa. En Estados Unidos, la venta de joyas online está en torno al 8%, en Europa es menos del 2%. Esa es la razón por la que lanzamos las joyas en febrero, queríamos ser los primeros en hacerlo. Y hacerlo a gran escala.

EMP. Vender joyas online en un momento de crisis en toda Europa y en plena efervescencia de las webs de precios chollo suena arriesgado...

U.J. Es cierto. El consumo está cayendo por la crisis. Pero es una buena idea vender joyas de alta calidad si eres capaz de ofrecerlas un 60% más baratas que los joyeros tradicionales. Es claramente un buen negocio, muy excitante y nos está yendo muy bien.

EMP. ¿Cómo conseguís ajustar de esa forma los precios también en joyería, un mercado en el que sois unos principiantes?

U.J. Como hacemos siempre que lanzamos una nueva categoría. Reclutamos expertos con 15 o 20 años de experiencia en esos negocios específicos. Para la joyería, hemos creado nuestra marca Rose&Kara; y hemos consultado a más de 20 expertos para crear nuestra colección y construir toda la cadena de suministro. Eso nos permite ofrecer un precio un 60% más barato, con la mejor calidad de joyería. Siempre nos hacemos especialistas de cada nueva categoría.

EMP. Dime un producto que no tenga cabida en vuestra cartera...

U.J. Ninguno. Podemos vender de todo, por eso creamos el marketplace, donde cualquiera puede vender sus productos. Los únicos límites que puede tener nuestra oferta son los legales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tecnología